Público
Público

El PP se prepara para una campaña "incómoda" pero sin coste electoral

La cúpula nacional, que esperaba la noticia, enmudece y se remite a la formación regional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, jamás se pronuncia sobre un tema en caliente. Siempre deja que transcurran varios días para que se aplaque la polémica y, entonces, emite su opinión. Sin embargo, en este caso, nadie en su partido espera que sostenga algo distinto de lo que ha venido diciendo durante todo este tiempo. Desde el día en que aceptó que Francisco Camps volviese a ser candidato para la presidencia de la Generalitat, todos sus colaboradores asumieron que lo iba a respaldar fuera cual fuera su destino judicial.

Rajoy ayer no tenía ningún acto público y no habló de Camps, aunque desde varias formaciones políticas le pedían una explicación tras conocerse la apertura de juicio oral contra el jefe del Consell por el caso de los trajes que le regaló la trama Gürtel. Camps se puso en contacto con él y con el responsable de Justicia del PP, Federico Trillo, para valorar la situación. Pero todos guardaron silencio.

Fue curioso que, desde la dirección nacional, no salieran a dar la cara por él. De hecho cuando se preguntó por ello al portavoz en Europa, Jaime Mayor Oreja, y al líder del PP de Andalucía, Javier Arenas, ambos se ampararon en la prudencia para no responder. El mutismo se extendió ante un auto que ya esperaban. Hasta Rajoy, aseguran los que le rodean, daba por hecho que llegaría este momento. Pero, no por sabida, la noticia dejó de afectar a muchos en el PP. En la sede nacional remitían a la formación regional. “Están estudiando el auto a fondo”, contaban. Se le buscaba una respuesta jurídica. Pero no política.

Los conservadores esperaban el auto pero no por ello dejó de afectarlesEsta, por el momento, no ha variado. Desde el partido no se le va a exigir que dimita y él no va a dar ese paso. La mayoría del PP cree que Camps pagará la multa y seguirá en el cargo. Pero algunos resaltan que con ello estaría reconociendo su culpa después de llevar mucho tiempo proclamando su inocencia. Lo ven complicado. De la financiación ilegal del PP valenciano mejor ni hablar. En cuanto se menciona, recuerdan que su nombre no figura en los informes policiales y dan por hecho que no asumirá responsabilidades políticas aunque se impute a su equipo. El código ético y el manifiesto por la regeneración y transparencia que firmó Camps en Baleares en marzo pasado es papel mojado.

Hay dirigentes conservadores a los que les sigue preocupando lo que ocurra en los próximos meses. Temen que la foto de Camps en el banquillo haga que la campaña de Rajoy para las generales se vuelva bastante “incómoda” pero no creen que vaya a tener ningún coste electoral. La derecha ha comprobado que los escándalos de corrupción no le pasan factura y están convencidos de que la ola de cambio es más fuerte que nunca y que la crisis económica arrastrará al Gobierno socialista.

En el partido creen que Camps pagará la multa y seguirá en el cargoHace unos días cuando se conoció el giro de estrategia de la defensa de Camps, se comentó que la cúpula estaba preocupada porque no entendía muy bien que ahora se admitiese que podía haber recibido regalos por amistad y en condición de presidente del PP. Los que rodean a Rajoy aseguran que Camps es tema secundario y que están más centrados en el caso Faisán, el arma con la que han dado para enredarse en el bucle del “y tú más”. Aunque a partir de ahora es más difícil que lo sostengan si no terminan por aplicar en sus propias filas lo que exigen a los demás.

En contraste con la sede nacional, en Valencia se sucedieron las muestras de aliento a su jefe. El alcalde de Castellón, Alberto Fabra, que ratificó su confianza en el president, dijo que no compartía el auto del juez. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, también le mostró “su apoyo incondicional” y salió a defender su “honorabilidad, honestidad y honradez”. En rueda de prensa, Barberá se mostró segura de que Camps “ni consciente ni inconscientemente” había cometido “ningún delito”.

Además mostró su “disgusto” y “tristeza” por una resolución que “se veía venir” y que llega tras “dos años y medio de sufrimiento” que se ha inferido a una persona “por haber recibido unos regalos en su condición de político”. “Habrá que plantearse que tire la primera piedra el político que no haya recibido ningún regalo, lo dije en su momento y lo repito”, señaló.

'Contento no está', reconoce Rita Barberá tras hablar con élBarberá comentó que había hablado con él y reconoció que le había notado afectado: “Contento no está”. Ella se confesó “absolutamente perpleja” de ver que “mientras unos quieren sacar a Camps de la política a fuerza de banquillo, otros de la misma profesión abren la puerta de la política para que entre Bildu”. “Mientras tanto, el fiscal general del Estado lanza una circular para exonerar a los procesados de la cúpula de interior por el caso Faisán’”, denunció. “Esta es la situación actual de hoy en derecho comparado”, zanjó.

También el presidente provincial del PP en Castellón, Carlos Fabra, destacó que Camps seguía teniendo “toda” su confianza y que la apertura de juicio oral “no implica absolutamente nada”. Para él, este tema fue desde el principio “una payasada” y, a su juicio, no debería dimitir porque “los ciudadanos le han dado más apoyo que nunca y eso es suficiente”. Los suyos siempre han dicho que Camps fue legitimado y exculpado por las urnas el pasado 22M.