Público
Público

El PP presiona a López por la oferta de Zapatero al PNV

"Puede poner en riesgo el cambio en Euskadi", advierte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP vasco advirtió ayer de que un eventual acuerdo estable entre el Gobierno de Zapatero y el PNV le puede costar al Ejecutivo de Patxi López su pacto de estabilidad con los conservadores en Euskadi.

El PP vasco quiso aplicar esta vez a su política el efecto de los vasos comunicantes entre Madrid y Vitoria para meter presión, después de que Rodríguez Zapatero planteara abiertamente al partido nacionalista, el miércoles, en el debate del estado de la nación, la posibilidad de alcanzar un pacto estable en el Congreso para lo que resta de legislatura.

El Gobierno vasco dice que tendrá la última palabra ante un pacto PSOE-PNV

Los conservadores ven con temor las exigencias que pueda poner encima de la mesa el PNV sobre el desarrollo del autogobierno vasco, el respeto a las listas más votadas en las elecciones municipales y forales de 2011, o el propio papel de Euskadi en Europa. En palabras del secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, 'a los ciudadanos debe preocuparles esta debilidad de Zapatero de someter al PSE al chantaje de los nacionalistas'.

Oyarzábal agregó en esa línea que un eventual pacto entre el PSOE y el PNV en Madrid 'puede poner en riesgo las políticas del cambio en Euskadi', en alusión al pacto PSE-PP. Lo dijo también de otro modo el parlamentario del PP vasco Leopoldo Barreda al asegurar que 'los riesgos más importantes' para dicho acuerdo en Euskadi 'vienen de Madrid'.

Urkullu ironiza por las críticas del Ejecutivo vasco tras la oferta de Zapatero

Aparte de la preocupación del PP sobre las exigencias concretas que pueda plantear finalmente el PNV a Zapatero, lo cierto es que el partido liderado por Antonio Basagoiti ha hecho de cualquier entente entre el PNV y el PSE uno de sus principales caballos de batalla este primer año de legislatura en Euskadi. El caso paradigmático es Álava.

La situación de este territorio volvió a centrar ayer buena parte de la atención en la comisión de seguimiento del PP y del PSE sobre su acuerdo de bases en Euskadi. Precisamente, esta reunión se celebró unas horas después de que Zapatero hiciera el miércoles su oferta al PNV en el Congreso.

El PP, que al inicio de la legislatura intentó ya que el PSE le apoyase con una moción de censura para arrebatar al PNV la Diputación alavesa, le afeó ayer de nuevo su relación. 'En Álava se ha respondido con deslealtad al apoyo del PP, tratando de dejarnos fuera de todas las instituciones', dijo Oyarzábal, en alusión también a la Caja Vital.

Pese al frente alavés, tanto el PP como el PSE mostraron su disposición a mantener su pacto para la estabilidad del Gobierno de Patxi López. Su portavoz, Idoia Mendia, apuntó también en ese sentido que los acuerdos que puedan darse entre el PSOE y el PNV en Madrid no tienen por qué interferir en la entente PSE-PP, ni desestabilizar al Ejecutivo vasco.

Mendia se basó, para despejar cualquier sombra de peligro, en que el PSE tendrá la última palabra: 'Cualquier acuerdo que se alcance en Madrid (entre el Gobierno y el PNV) será válido en Euskadi en tanto y en cuanto lo validen la Ejecutiva del partido (socialista) aquí en Euskadi y el Gobierno vasco. Si no, no tendrá absolutamente ninguna validez'.

El Ejecutivo vasco no quiere que se repita una situación como la de hace un año, cuando el PNV acordó con el Grupo Socialista en el Congreso tener capacidad de voto sobre las políticas activas de empleo en el caso de que la transferencia llegase a Euskadi antes de septiembre de este año.

Por su parte, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, expresó la disposición de su partido para ver hasta 'dónde llega' la voluntad del Gobierno español. De momento, lamentó la reacción del Ejecutivo vasco por sus críticas al PNV tras el ofrecimiento de Zapatero. Le aconsejó por ello que inicie el 'desbrozamiento' en el PSE y no en el PNV.