Público
Público

El PP promete un apoyo fiscal de 3.000 euros por contratar al primer trabajador

Rajoy ve "lamentable" que las administraciones no paguen a proveedores pero no se lo reclama a las suyas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se giró tres veces hacia atrás y con el dedo señaló, de modo efectista, hacia su lema: 'Lo primero el empleo'. El líder del PP, Mariano Rajoy, clausuró ayer el foro de pymes de su partido en Valencia defendiendo que ese es el único objetivo que persigue su formación y que para ello es fundamental el papel de los emprendedores.

Los conservadores ya llevan meses anunciando medidas para favorecerlos. Ayer su presidente recordó algunas de ellas y añadió tres nuevas. Para empezar, un apoyo fiscal de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador que no tenga la condición de socio de una empresa de nueva creación, una iniciativa dirigida a los autónomos. No profundizó más en ello y, aunque durante su intervención habló de 'deducción', no quedó muy claro cómo se concretará.

El líder del PP solicita ahora 'diálogo y acuerdo' para salir de la crisis

Después, rebajar el Impuesto de Sociedades para pymes sin condiciones, sólo con el criterio de la cifra de negocios. Así, las empresas que facturen menos de cinco millones tributarán al 20% y las que no superen los 12, al 25%, sin excusas ni limitaciones.

Y, por último, ante la falta de crédito bancario, abogó por potenciar 'otros mecanismos de financiación' como los 'Business Angels' y la creación de un fondo de capital semilla. Para que la gente comprendiera mejor a lo que se refería explicó que lo primero era juntar al autor de una buena idea con un particular que está dispuesto a invertir en ella y convertirla en un proyecto empresarial. Puso como ejemplo, la red social Tuenti. Respecto a la segunda fórmula, comentó que Google había iniciado su andadura de ese modo y que consistía en un sistema mixto de dinero público-privado.

En este tema tampoco fue más allá. Su equipo económico explicó que todo ello se plasmará más adelante en una norma. De la que sí presumió ya fue de la Ley de Apoyo a los Emprendedores que el PP presentó en el Congreso y que Rajoy, tal y como anunció, acometerá en los primeros cien días de su Gobierno.

Pide a Rubalcaba tener 'un poquito de pudor' cuando habla de recortes

El PP presentó un documento con un total de 14 iniciativas. Rajoy dijo que estas estaban contenidas en un programa de reformas que 'produzcan resultados de verdad y no más frustraciones'. 'Que ponga fin a una dinámica en la que el inmovilismo del Gobierno se paga al precio del retroceso de los servicios sociales', dijo haciendo oídos sordos a lo que su socia europea Angela Merkel piensa del 'esfuerzo titánico' que ha realizado Rodríguez Zapatero.

En su repaso, Rajoy anunció una reforma de la negociación colectiva 'para potenciar los acuerdos y convenios a nivel de empresa', lo que va en detrimento de los sindicatos. Y se detuvo en el problema de la morosidad. Recordó que empresas 'viables e incluso ejemplares' se habían visto obligadas a cerrar. Resaltó que en el año 2010 se tardaba en cobrar de media '157 días en los contratos con la Administración'. Algo que calificó de 'lamentable, injustificable e inaceptable', aunque tiene casos en sus propias filas como el del alcalde Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Para Rajoy las administraciones tienen 'la obligación' de pagar. Es más, exigió que no se asuman compromisos presupuestarios si no se pueden afrontar.

'Hay que cumplir el déficit del 4,4% para 2012. No hay alternativa', alerta

También alabó la gestión del president, Alberto Fabra, que ha recibido de Francisco Camps nadie lo citó la comunidad más endeuda de España en términos relativos, con cerca del 20% de PIB. Ante algunas de sus polémicas medidas, Rajoy lo felicitó: 'Está actuando con mucho acierto y sentido común en un momento muy difícil'. Se tuvo que ver a sí mismo cuando defendió que en los próximos meses habrá que tener 'mucha determinación, coraje, inteligencia, habilidad y, sobre todo, ser justos y equitativos a la hora de repartir los efectos de la crisis'.

El presidente conservador aseguró que se puede salir de la crisis. 'Sé que no será fácil. Que no hay fórmulas mágicas ni atajos y el que diga que va a resolver esto en media hora miente, engaña y no dice la verdad', comentó refiriéndose al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Destacó que él y Zapatero habían realizado 'los mayores recortes sociales de la historia de la democracia por su incapacidad para gestionar bien la economía' y les pidió tener 'un poquito de pudor' cuando hablan ahora de lo que están haciendo los barones del PP.

Para finalizar hizo un llamamiento 'al esfuerzo de todos los españoles' para recuperar el bienestar. 'Sea cual sea el resultado electoral , esto no se puede hacer solo. Esto no es cuestión de un partido, por muchos apoyos que tenga. Es cuestión de mucha gente y de generar complicidades. Los cuatro años que vienen tiene que ser de diálogo y acuerdo pero eso no excluye la firmeza y la determinación porque un Gobierno tiene que tomar decisiones', subrayó.

Ahora que se ve más cerca de la Moncloa, Rajoy busca el apoyo que él no brindó al Gobierno en momentos complicados en los que había que respaldar medidas impopulares para responder ante la UE. Ayer aseguró que él cumplirá el objetivo de déficit del 4,4% para 2012. 'Es que no hay alternativa porque las consecuencias de no hacerlo pueden ser muy negativas para la economía', alertó pensando que a partir del 20-N puede tocarle a él.