Público
Público

El PP propone una reforma electoral que le favorece

Si gobernase la lista más votada, recuperaría 15 grandes ayuntamientos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En su apertura del curso político, Mariano Rajoy anunció una iniciativa que casi pasó desapercibida. En Soutomaior (Pontevedra), el pasado día 4, prometió registrar en el Congreso una reforma de la Ley Electoral que contemplara un viejo objetivo del PP. Una propuesta, anunció, 'que establezca que será alcalde el cabeza de lista más votado'.

Con su afirmación, Rajoy parecía querer romper un acuerdo cerrado con el PSOE y con los nacionalistas. El pacto tenía fecha reciente, el 30 de junio, cuando la Comisión Constitucional sancionó el informe de la subcomisión de reforma de la Ley Electoral. El texto se convertirá en breve en proposición de ley, para que entre en vigor antes de los comicios de mayo de 2011.

Al documento, de 13 folios, sólo se adjuntaron los derrotados votos particulares de IU-ICV, Coalición Canaria, BNG y UPyD. Ninguno del PP. Y eso que no incluía la medida de que los candidatos más votados se conviertan de forma automática en alcaldes. Los grupos habían debatido meses atrás la fórmula y, al no concitar consenso, la rechazaron.

El PP ya pactó con el PSOE la reforma y ya se rechazó esa exigencia

¿Por qué el PP vuelve a su propuesta? Basta revisar la lista de los municipios de más de 50.000 habitantes, un total de 145. En 2007, el PP fue la fuerza más votada en 69 ciudades, y el PSOE, en otras 61. Los pactos y algunas mociones de censura posteriores invirtieron las tornas. A día de hoy, los socialistas cuentan con 71 regidores en las localidades más populosas, frente a 56 del PP. Si gobernase la lista más votada, el PP recuperaría 15 alcaldías.

Gracias a los acuerdos con otras fuerzas, el PSOE arrebató a Rajoy el bastón de mando de 12 grandes capitales: Sevilla, Toledo, Santiago, Logroño, Palma, Jaén, Cáceres, Ourense, Vigo, Leganés, Coslada y Vélez-Málaga. Los conservadores perdieron también Córdoba a favor de IU y Benidorm (Alicante), en este caso tras una moción de censura impulsada por un tránsfuga del PP y los 12 ediles expulsados del PSOE.

El PP, a su vez, desbancó a los socialistas en Benalmádena (Málaga) y Arrecife (Lanzarote). En las dos ciudades, los conservadores tercera fuerza lograron el poder tras una moción de censura. La conquista del municipio canario no salió gratis: los conservadores se apoyaron en tres ediles imputados. En 2007, en compañía de IU, el PP quitó la alcaldía al PSOE en Chiclana (Cádiz). Un año más tarde, los socialistas recuperaron el cargo.

Los conservadores gobiernan en Canarias siendo la tercera fuerza

La medida del PP se ciñe a los ayuntamientos, no a las autonomías. El discurso se le habría podido volver en contra, pues gobierna con CC en Canarias los socialistas fueron los más votados y apoya al PSE en Euskadi donde ganó el PNV en 2009.

Desde el PSOE, su secretario de política municipal, Antonio Hernando, tacha la propuesta del PP de 'desleal', pues supone la quiebra del pacto del Congreso. 'Está abocada al fracaso. Lo que demuestra es que el PP se lleva peor con un sistema que recoja la pluralidad'. En el mismo argumento ahonda Gaspar Llamazares, diputado de IU: 'El PP pretende que se polarice más el voto y que se condene a las minorías a la marginalidad. Son un partido erizo, que se lleva mal con todo el mundo. Al PP, y a una parte del PSOE, no le conviene el sistema parlamentario indica. Los acuerdos son tan democráticos como las mayorías absolutas'.

Ayer, fuentes del PP justificaban las palabras de Rajoy por un 'hipotético acuerdo' de PSOE y PNV para respetar la lista más votada en las diputaciones forales. Y precisaban: 'La idea siempre ha estado en el programa del PP y seguirá estando. Pero no vamos a hacer casus belli. El pacto del Congreso se mantendrá'.