Público
Público

El PP reacciona dividido al anuncio de Bruselas

Extremadura y Aragón culpan al Gobierno de excluir el Eje 16. Fabra insiste en la rentabilidad del proyecto  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los barones autonómicos del PP reaccionaron ayer al anuncio de Bruselas sobre los ejes ferroviarios prioritarios de la misma forma en la que se comportaron en los meses previos a esta decisión: divididos. No obstante, en esta ocasión no ha habido críticas cruzadas entre ellos. Los representantes de las comunidades que se dieron ayer por perdedoras, Aragón y Extremadura, optaron por desviar su malestar hacia el Ejecutivo central. Y lo personalizaron en José Blanco, ministro de Fomento, y en el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El barón conservador que fue más insistente a la hora de elevar su malestar fue el extremeño José Antonio Monago, que acusó al jefe del Ejecutivo y al ministro de dar una 'puñalada trapera' a su región. A juicio de Monago, el Gobierno no ha apoyado el Eje 16, que transcurre por su comunidad, y ha preferido hacer 'caricias siempre a los que hacen reivindicaciones nacionalistas', en alusión al Gobierno de Catalunya. 'Al final los que tienen más siempre siguen teniendo más', sentenció, informa Europa Press.

Además, Monago mostró su confianza en que tras esta decisión 'ni el señor Blanco ni el señor Zapatero' viajen a Extremadura 'a hacer campaña'. 'Esto no se le hace a un pueblo como Extremadura', apostilló.

Casi al mismo tiempo que el presidente extremeño hacía patente su malestar, el Ministerio de Fomento difundía una nota en la que indicaba que esta comunidad sí queda 'incluida en el corredor básico Atlántico-Mediterráneo' de la red. Horas después, el consejero de Fomento de la Junta, Víctor del Moral, convocó a la prensa para puntualizar que en 'ninguno 'de los ejes prioritarios se menciona a Extremadura. Donde sí aparece la región es 'en la red general o secundaria', algo que, según explicó, impedirá que cuenten con la financiación necesaria antes de 2020. 'El Eje 16 ha muerto y el perjudicado es Extremadura', resumió sobre el proyecto que parte del Puerto de Sines, en Portugal, y transcurre por Badajoz, Puertollano, Madrid, Zaragoza y Francia.

Extremadura se alió con Castilla-La Mancha, Madrid y Aragón para la defensa de este corredor.

Por su parte, la presidenta aragonesa, Luisa Fernanda Rudi, se mostró pesimista desde primera hora de la mañana con la decisión que después tomaría Bruselas. En un desayuno informativo organizado por Europa Press, exhibió sus sospechas de que la Travesía Central del Pirineo, uno de los ramales del Eje 16, no iba a llegar a buen puerto. Asimismo, sostuvo que tenía la impresión de que el Gobierno 'ha dicho a la Unión Europea qué tiene que elegir'.

Al igual que su compañero extremeño, la dirigente conservadora se mostró dispuesta a seguir dando la batalla.

Por otra parte, los barones conservadores por cuyo territorio transcurre el Corredor Mediterráneo el valenciano, Alberto Fabra; el murciano, Ramón Luis Valcárcel, y el presidente de Balears, José Ramón Bauzá, suscribieron un comunicado conjunto, al que se sumó el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Todos ellos se felicitaron por el hecho de que 'por primera vez en la historia' se rompe la España radial para plantear una estructura en red.

Fuera de este comunicado, el president del País Valencià volvió a insistir en que 'el Corredor Mediterráneo es el más rentable de todos'.

Los citados presidentes sostienen en el escrito que 'en estos tiempos de crisis es fundamental que se invierta en infraestructuras que ayuden al desarrollo de la economía. Sólo las infraestructuras que sean más productivas podrán tener cabida en los presupuestos públicos de los próximos años'.

Mientras, desde Andalucía, el presidente de la Junta, el socialista José Antonio Griñán, defendió que la región gana con el nuevo mapa de corredores ferroviarios' porque 'multiplicará las oportunidades de progreso de todos los andaluces'.

La decisión de ayer también implica novedades para la Y vasca, que pasa a ser un proyecto prioritario.

Sin entrar a valorar las declaraciones de los diferentes barones autonómicos del PP, su portavoz de Fomento, Andrés Ayala, aseguró que si su partido gana las elecciones generales del próximo 20 de noviembre, 'luchará' para que una 'buena parte' de los 31.700 millones de euros que Bruselas ha presupuestado para colaborar en la construcción de los corredores incluidos en la nueva red transeuropea vayan a las infraestructuras españolas.

En declaraciones a Europa Press, Ayala manifestó la satisfacción del PP por la decisión tomada, pero añadió dos 'peros'. Uno, el hecho de que se retrase a 2030 la conexión con la travesía de los Pirineos; y otro, la limitación en la conexión con Málaga en el Corredor Mediterráneo. El PP trabajará para corregir estos aspectos, dijo.