Público
Público

El PP rechaza la receta antinacionalista de Aznar por boca de Sánchez-Camacho

Durante una conferencia en Madrid a la que asistió Rajoy, la líder del catalán desautoriza la propuesta de recentralizar el Estado lanzada ayer por el expresidente del Gobierno y aboga por mejorar el modelo autonómico. Ra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudió este jueves a la conferencia de la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, en el Fórum Nueva Economía en Madrid. En el acto —en el que además estuvieron presentes  la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz el titular de Economía, Luis de Guindos, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez— Rajoy alabó sin mesura a la máxima dirigente de su partido en Catalunya: 'Es una gran política y una gran mujer. Hoy con Alicia Sánchez-Camacho la voz del PP se oye más que nunca en Catalunya'.

Y la voz de Sánchez-Camacho resonó con fuerza en Madrid. La candidata del PP a la Generalitat de Catalunya lanzó una carga de profundidad contra la propuesta de José María Aznar, expresidente del Gobierno y del propio PP, de reordenar y recentralizar el Estado mediante una reforma de la Constitución. La dirigente catalana ve más conveniente 'una mejora del modelo autonómico que evite disfunciones y duplicidades'.

Con la presencia y la anuencia de Rajoy, Sánchez-Camacho desautorizó al presidente de honor de su partido. Para Sánchez-Camacho, el Estado autonómico ha sido uno de los mayores éxitos colectivos desde la Transición. Por eso ella es 'plenamente defensora de este modelo descentralizado pero bien gestionado y en el que se respeten las libertades de cada uno de los territorios en el ejercicio de sus competencias autonómicas'.

'No se debe abordar una reforma competencial, sino revisar y modernizar el modelo autonómico, además de encarrilar un modelo de financiación más equilibrado', insistió la conservadora. A este respecto, Alicia Sánchez-Camacho consideró que la  financiación autonómica debe negociarse 'cuando corresponda, bajo el liderazgo del Gobierno de España' y partiendo de las bases del 'consenso institucional y de la lealtad institucional'. 

Sánchez-Camacho recalcó que los catalanes necesitan 'certidumbre y responsabilidad'. La candidata del PP devolvió los elegios al presidente del Gobierno y aseguró que Mariano Rajoy y el PP son un 'referente de la moderación, la capacidad de diálogo, de la convivencia y la pluralidad en Catalunya y el resto de España'. A su entender, la actitud de Mas es una 'traición al catalanismo integrador que ha contribuido a la integración de España'.

Una vez más denunció que 'Artur Mas, con la piel de cordero, quiere convertirse en el próximo Ibarretxe catalán'. Y aprovechó la ocasión  para defender la necesidad de que se recupere ahora el 'espíritu de la Transición', que, a su entender, es 'hoy más necesario que nunca'.

Todo esto lo escuchó un complacido Rajoy, que no dudó en elogiar a Sánchez-Camacho durante su discurso. Es más, Rajoy indicó que Sánchez-Camacho representa el sentir de la 'inmensa mayoría' de ciudadanos de esta comunidad que viven 'orgullosos' en su condición de catalanes y españoles y que se expresan 'indistintamente' en catalán y en castellano. 'Catalunya es una tierra abierta, acogedora y solidaria a la hora de integrar identidades', añadió el presidente.

En opinión del presidente del Gobierno, 'Catalunya por su catalanidad es española y europea' y la mayoría de ciudadanos quiere que 'el entendimiento, el diálogo y la voluntad de acuerdo sigan siendo los principios rectores' de la vida política y social de Catalunya.

Para Rajoy, 'Catalunya necesita estabilidad y certidumbre' y eso sólo lo puede aportar Alicia Sánchez-Camacho. 'Las elecciones del próximo 25 de noviembre son cruciales para  dejar atrás la crisis y empezar la recuperación económica'.

El presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, también puso reparos este jueves la idea de José María Aznar de modificar la Constitución para modificar la estructura del Estado y recentralizarlo. 'España tiene ya bastantes problemas como para iniciar otro', dijo el líder gallego. 

En una entrevista en Punto Radio, Feijóo aludió al 'problema de crédito', a las elevadas tasas de paro y al déficit público, entre otras cuestiones, para argumentar que 'los gobernantes no pueden ahora equivocarse en las prioridades'. Advirtió de que 'todo a la vez no se da hecho'. 'Aunque ha de hacerse un planteamiento de reforma de la estructura del Estado, no existe un motivo por el que deba acometerse de forma inmediata porque, probablemente, supondrá un problema adicional al conjunto de problemas que ya tenemos', pronosticó.

Al hilo de todo esto, Feijóo resprobó que dirigentes autonómicos, como el presidente de la Generalitat, Artur Mas, prefieran 'agitar sentimientos que pagar facturas'.

El presidente gallego, tras remarcar que 'la desafección nacionalista en Catalunya y País Vasco es algo antiguo',  criticó 'la visceralidad y la deslealtad' de los nacionalistas en estos momentos.