Público
Público

El PP recorta en casi un punto su desventaja

El PSOE conserva una ventaja de 5,5 puntos en estimación de voto y, pese a bajar en la última semana, sigue por encima del resultado logrado en 2004

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha sido una buena semana para el PP. Aparentemente ha mantenido la iniciativa de la precampaña electoral, ha marcado la agenda con los asuntos que le interesaban y, además, los sondeos muestran una ligera recuperación de las candidaturas que lidera Mariano Rajoy. Según la oleada semanal del Publiscopio, el PP ha recortado casi un punto de la ventaja que le sacaba el PSOE.

La distancia sigue estando en 5,5 puntos a favor de los socialistas, ligeramente por encima del resultado de 2004, pero se aprecia una gran inestabilidad a sólo un mes del 9-M.

Esta encuesta no recoge todavía el efecto de las últimas propuestas del PP sobre inmigración y sobre los homosexuales, porque fueron formuladas al final de la semana, por lo que no están recogidas en la muestra semanal y continua del sondeo y porque, en todo caso, es imposible medir el impacto a tan corto plazo.

Sí está ya plenamente incluida la propuesta estrella de los socialistas para reducir en 400 euros el IRPF de cada contribuyente y sólo en una pequeña parte el pésimo dato del empleo del mes de enero.

La estimación del voto del PSOE es del 44% y la del PP del 38,5%. Respecto al Publiscopio de la pasada semana, los socialistas han bajado en 0,6 puntos y el PP ha subido en 0,3.


Los dos grandes partidos siguen muy por encima de los resultados que lograron en las elecciones generales de 2004. Esta situación, patente en todas la serie de estas encuestas y en otras publicados en el resto de medios, sigue reflejando que podría producirse una notable reducción de la representación de partidos nacionalistas en el Congreso.

A falta de la próxima publicación de la macroencuesta del 'Publiscopio' que asigna escaños y distribución de votos por provincias, los datos apuntan a una repetición de la legislatura que termina, con el PSOE gobernando en minoría. Puede aspirar con estos porcentajes a mejorar su representación y, por tanto, a tener más margen de maniobra y capacidad para negociar y pactar con diferentes partidos para completar la mayoría absoluta.

El PP, por su parte, parece tener un suelo muy firme en el 38% de los votos (37,71% en 2004). De ahí no baja y consigue en algunas oleadas subidas que le acercan al 39% de los votos, porcentaje insuficiente para gobernar, pero insólito para la segunda fuerza política en unas generales.

Además de los datos de las encuestas, la marcha de las campañas tiene mucho que ver con el estado de ánimo de cada partido, aun no siendo eso directamente proporcional a la percepción ciudadana. Esta semana, el equipo de campaña del PSOE ha dado imagen de preocupación: por los malos datos económicos y por las propuestas del PP sobre inmigración. Y en el equipo de Rajoy no hay nada parecido a la euforia porque ni las encuestas más favorables dan ganador al PP, pero sí les ha mantenido vivos marcar la agenda y percibir que siguen cerca.

La inmigración busca la proximidad con los problemas de los ciudadanos, según sondeos como el del CIS, aunque sea a base de agitar sus sentimientos, como hicieron antes con la bandera o el terrorismo. Su impacto dependerá de la capacidad del PSOE para darle la vuelta, utilizándolo para agitar el voto del miedo, caracterizado en un PP en posiciones más extremas.

Hay todavía un 27,7% que duda entre el PSOE y el PP y los socialistas tienen capacidad de crecer con el 4,1% que duda ente ellos y la abstención y, sobre todo, en el 7,1% que está entre IU y el PSOE.

Los socialistas aseguran que ni siquiera ha empezado aún la campaña. Por eso, guardan todavía dos o tres medidas de impacto del programa para que las exponga Zapatero y, sobre todo, faltan aún los dos debates. En estos días el candidato socialista lanzará un órdago a Rajoy para que se celebren los cara a cara y hará gestos significativos como viajar en AVE a Catalunya a un acto electoral.

Al PSOE le sigue acompañando otro dato positivo: que cosecha mayor simpatía (34,7%) que el PP (25,2%). En coherencia, el rechazo al PP es del 34,9%, frente al 14,4% del PSOE.

El PP mantiene mayor firmeza entre sus votantes, con una fidelidad que llega al 93,8%, más de un punto por encima de la del PSOE.