Público
Público

El PP resucita la teoría de la conspiración

Los socialistas denuncian el intento de recuperar las "mentiras" del 11-M y resaltan que Aznar "ha vuelto con fuerza" al partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP volvió ayer a remover sus fantasmas del pasado. Los que ellos ven tras el atentado del 11-M. Durante la noche del martes, el vicesecretario de política territorial y líder de los conservadores andaluces, Javier Arenas, dijo en Veo7 que 'es casi imposible que un terrorismo foráneo intervenga en un país con terrorismo propio sin tener contacto'.

Tras sus palabras, estalló la tormenta. El PSOE reaccionó de inmediato. La portavoz del comité electoral socialista, Elena Valenciano, cargó contra el dirigente conservador por volver a las 'mentiras' sobre la masacre que se produjo en Madrid y atribuyó sus declaraciones al hecho de que José María Aznar 'ha vuelto con fuerza' al PP.

Javier Arenas ve 'imposible' que el yihadismo actúe sin avisar a ETA

El ex presidente del Gobierno se ha encargado de abrir los dos últimos actos importantes que ha tenido su partido. El último, la convención de Sevilla, que sirvió, entre otras cosas, para visualizar cómo Mariano Rajoy abrazaba sus ideas.

Los conservadores fueron ayer muy criticados. Pero, a pesar de ello, el jefe de la oposición guardó silencio. Mariano Rajoy prefirió no desautorizar a su hombre de confianza. Todo lo contrario hizo el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, que dio la cara para explicar la postura de su partido.

'Hay una verdad oficial sobre el 11-M pero que exista no quiere decir que queden trozos de verdad por descubrir y el PP quiere conocer hasta la última molécula. Lo raro no es que el Partido Popular quiera conocer la verdad del 11-M sino que el PSOE no quiera', dijo Pons en declaraciones a agencias a última hora de la tarde.

El PP dice apoyarse en expertos pero no cita a nadie que defienda esta tesis

Pons defendió a Arenas diciendo que 'nadie debe extrañarse' de su afirmación porque 'es una obviedad'. 'Y por nuestro bien no deberíamos olvidarlo jamás', resaltó.

La voz autorizada de la dirección nacional fue incluso más allá. 'Hay un proceso judicial abierto, el juez ha pedido documentación al Gobierno y este la ha negado y nosotros nos comprometemos que cuando lleguemos al Gobierno daremos al juez la documentación que el Gobierno le ha negado', indicó.

Arenas ya había dicho también durante la entrevista que si el PP gana las próximas elecciones, sus responsables se encargarán de investigar 'las incógnitas que quedan por resolver'. En la derecha, todos excusaban a Arenas diciendo que la opinión que había reflejado se sostenía en lo que dicen 'los expertos' a nivel internacional y que eso fue lo que especificó aunque luego no figuró en los titulares. Nadie en el PP fue capaz de dar el nombre de un sólo entendido en esta materia, español o extranjero, que en algún momento haya defendido esta tesis.

El partido agrega que las palabras del líder andaluz son 'una obviedad'

A pesar de ello, la portavoz del PP-A en el Parlamento andaluz, Esperanza Oña, se apoyó en este argumento para intentar acabar con la polémica y respaldar a su jefe públicamente. Además, aprovechó para preguntarse 'por qué la izquierda tiene tanto deseo de que ETA no esté vinculada, cuando todos' deben 'tener el deseo de que se sepa la verdad'.

La verdad se supo el 31 de octubre de 2007 cuando el juez Gómez Bermúdez desmontó con contundencia la teoría de la conspiración que durante tres años y medio estuvo alentando el PP. El resultado fueron 120.755 años de cárcel para los 21 culpables. La sentencia cerró la duda sobre la autoría del mayor atentado de la historia de España. Fue una célula islamista. Y de ETA nada. De hecho el tribunal sólo mencionó a la organización terrorista para asegurar que ninguna prueba, informe o declaración avalaban su implicación.

En el cajón quedaron declaraciones como las de Rajoy mostrando su 'convicción moral' de que ETA estaba detrás y la de muchos de sus dirigentes fomentando una hipótesis para justificar su derrota en las urnas y poner en duda la victoria de los socialistas.

Ayer, Arenas y Pons recuperaron una vieja idea que ya enarboló Aznar durante la comisión de investigación en noviembre de 2004. Entonces dijo que 'los que idearon los atentados no están ni en desiertos remotos ni en montañas lejanas'.

La portavoz del PSOE en el Senado, Carmela Silva, reutilizó precisamente esta cita para denunciar que 'los que defienden las mentiras del 11-M están en Génova con Aznar que es quien realmente manda en el PP'.

Todos los cargos socialistas apuntaron ayer hacia el ex presidente. El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, recordó que lo que ocurrió durante aquella jornada 'está claro para toda la ciudadanía española', así como 'quiénes fueron los responsables del atentado'. 'Todos sabemos cómo Aznar comprometió a España en una guerra ilícita e ilegal, y Arenas y el PP no pueden quitarse esa losa de encima, sobre todo, por la gran mentira dirigida al pueblo español cuando quisieron echar la responsabilidad sobre ETA', sostuvo.

'Los tribunales ya han dicho todo lo que tenían que decir al respecto', añadió el secretario de organización del PSOE y presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias.

Los conservadores mantienen que ellos respetan la Justicia pero siempre se han servido de que no hubo condenados como autores intelectuales para mantener los interrogantes abiertos.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, se expresó ayer en esa línea. La dirigente conservadora dio su 'apoyo total' a todas las investigaciones que lleven a cabo los jueces, los fiscales o las fuerzas de seguridad del Estado para aclarar la autoría de los atentados y todo lo que hagan 'para cumplir cada uno con su deber'.

Pero también respaldó 'las informaciones periodísticas' y lo que sirva para 'indagar en algunas de las cuestiones que se han dado por zanjadas' en relación con estos atentados.

'Fuera de lugar'

La presidenta de la Asociación 11-M Víctimas del Terrorismo, Pilar Manjón, pidió ayer a Javier Arenas que 'no juegue con el dolor' de las víctimas de la masacre. En declaraciones a este diario, Manjón consideró 'totalmente fuera de lugar' que el dirigente conservador vuelva a poner encima de la mesa la teoría de la conspiración sobre el 11-M. 'Ojalá que hubiera sido ETA, porque yo sería una víctima de primera, pero tenemos una sentencia firme que dice que no fue así', recordó. Manjón emplazó al presidente del PP de Andalucía a recordar que 'la realidad última' es que su hijo 'no está aquí' y lamentó que sus comentarios lleguen 'cuando se está aproximando marzo y un periodo electoral'. 'Cuando pasan las navidades ya sabemos que va a volver a salir el tema a la palestra', señaló. La representante de las víctimas del 11-M hizo un ruego al PP: 'Que nos olviden como nos han olvidado estos últimos siete años y que no nos metan en campaña', señaló. Y aseguró que 'parte de la democracia' de la que disfruta el propio Arenas 'se la debe' a las 191 víctimas mortales de los atentados de los trenes de Madrid.

'Hay que investigar'

En cambio, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, que también perdió a una hija el 11-M, aseguró que le parece 'muy bien que cualquier político se preocupe por seguir investigando' sobre la masacre ocurrida hace ya siete años. 'Creo que no se sabe toda la verdad, que hay que seguir', aseguró Pedraza en declaraciones a la agencia Servimedia. La presidenta de la AVT aseguró, en ese mismo sentido, que la intención del PP de impulsar esas investigaciones sobre el atentado 'alegra mucho' al conjunto de las víctimas del terrorismo.