Público
Público

El PP revienta el pleno andaluz que aprueba medidas del 15-M

La incompatibilidad de los cargos de alcalde y diputado desencadena las iras de la derecha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP montó ayer un lío en el Pleno del Parlamento de Andalucía precisamente el día que los diputados, en un intento de responder a las demandas del 15-M, aprobaron una batería de medidas de transparencia y calidad democrática (ver despiece) pactadas por PSOE, IU y el propio PP. Sólo hay una de ellas en la que los conservadores no están de acuerdo –la tachan de “golpe de Estado al municipalismo”– y ayer se dedicaron desde primera hora a escenificar su rechazo a la propuesta, pactada por PSOE e IU, y aún abierta al consenso, de que la Ley Electoral fije la incompatibilidad del cargo de alcalde y el de diputado. El PP, que tiene 17 regidores en la Cámara, y que propuso varias veces en el pasado esta misma medida, lleva ahora varios días clamando en su contra.

El colofón del ejercicio sostenido de sobreactuación del PP a lo largo del día entero, se produjo al filo de las nueve de la noche, durante la intervención del diputado socialista, José Muñoz, a quien los conservadores, liderados por su portavoz, Esperanza Oña, también alcaldesa de Fuengirola, y, secundados por la vicepresidenta de la Cámara, María José García Pelayo, recién elegida regidora en Jerez, lograron acallar con protestas, descalificaciones y gritos constantes. Muñoz decía: “Huelva, Sevilla y Cádiz se merecen alcaldes y diputados”, cuando fue interrumpido por los gritos de los escaños del PP.

La equidistancia mantenida por la presidenta del Parlamento, la socialista Fuensanta Coves, a quien el PP le llevaba buscando las cosquillas desde por la mañana, acabó con el diputado Muñoz descendiendo de la tribuna sin haber podido terminar su discurso. Coves, a la vez que pedía calma a la bancada conservadora, exigió al diputado Muñoz que terminase “inmediatamente” su discurso. En medio de la escandalera, García Pelayo, en un gesto insólito, llegó incluso a levantarse y a tocar el hombro de Coves, para que esta, la presidenta del Parlamento, instase al diputado Muñoz a callar. “No estás presidiendo”, le dijo Coves en un intento de que se sentase en su sillón.

Harta, la presidenta manifestó: “Estamos dando un espectáculo lamentable todos. Son imágenes de las que nos vamos a arrepentir”. Mientras Muñoz volvía de la tribuna a su escaño, los parlamentarios del PSOE, excepto el presidente, José Antonio Griñán, aplaudieron a su compañero, mientras los conservadores remachaban su actuación al grito de: “Alcaldes sí, ERE no”. Todo el espectáculo se llevó a cabo sin la presencia en la Cámara de Javier Arenas, jefe de los diputados del PP, quien abandonó el salón de Plenos cuando Muñoz se disponía a intervenir y regresó para las votaciones.

La sobreactuación del PP  y la presión sobre Coves comenzó antes incluso de que comenzase la sesión plenaria, a las doce. Media hora antes, Arenas, convocó a decenas de alcaldes de su partido, que no son parlamentarios, para hacerse una foto en el Parlamento. La foto se hizo sin problemas. Sin embargo, Arenas se quejó de que los servicios de seguridad le trasladaron amablemente que había una orden de la Presidencia para “impedir” que se tomase la instantánea. Luego, trasladó a sus regidores a una sala de comisiones en la que, también sin ningún problema, el alcalde de Sevilla y diputado, Juan Ignacio Zoido, leyó un manifiesto en defensa de la presencia de los regidores en la Cámara. Mientras lo hacía, sonó varias veces el timbre que indicaba a los diputados el comienzo del Pleno, en el que todas las intervenciones de los conservadores fueron ejecutadas por diputados que son también alcaldes.

El PSOE, que a partir de septiembre impulsará la aprobación de la incompatibilidad, no tiene alcaldes en la Cámara, porque así está en sus estatutos. IU, aunque también lo fijan sus estatutos, tiene uno: Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, que rechaza también la medida. Por ello, votó en contra de todas las propuestas.

40.000 firmas

Aparte de la incompatibilidad de alcaldes y diputados, PSOE, PP e IU votaron por unanimidad a favor de una batería de medidas, que deben concretarse a partir de septiembre. Entre ellas, están el escaño 110 para dar voz a los promotores de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), la rebaja de las firmas necesarias para promoverla de 75.000 a 40.000, y la limitación de los sueldos de los diputados a uno, ya sea público o privado.

El PP, cuyo jefe, Javier Arenas, es el político mejor pagado de Andalucía al cobrar del Senado y de su partido, votó a favor. 'Esto demuestra la falta de credibilidad de Arenas', que no ha renunciado a uno de sus salarios, criticaron PSOE e IU.Declaración de la rentaLos partidos también acordaron eliminar la pensión a la que tienen derecho los expresidentes de la Junta; optimizar el uso de vehículos oficiales; fijar que los diputados y altos cargos de la Junta difundan su declaración de la renta; impedir que los cónyuges e hijos menores de 25 años puedan contratar con la administración; posibilitar la retransmisión en Canal Sur de las sesiones de control al presidente; fortalecer las competencias de la Mesa Antitransfuguismo; abrir el Parlamento en el mes de julio, y extender todas estas medidas a los ayuntamientos y diputaciones.

Cuentas de los partidos

IU se abstuvo de votar a favor de instar a la Junta a mantener y profundizar su estrategia de Gobierno abierto, medida que sí apoyó el PP. No fue aprobado, por el rechazo de los socialistas, el voto particular de IU, que proponía que 'los libros de contabilidad, así como las donaciones y aportaciones a los partidos políticos, y en su caso, sus fundaciones' fueran 'públicas' y estuvieran 'disponibles en internet para el conocimiento de todos los ciudadanos'.