Público
Público

El PP rompe con sus socios canarios por su apoyo a Zapatero

José Manuel Soria, vicepresidente de Canarias, y otros tres consejeros conservadores dejarán el viernes el Gobierno en manos de los nacionalistas. Rajoy apoya la decisión de su partido en las islas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ayer, sobre la una y media de la tarde, la vicepresidenta económica Elena Salgado finalizó su intervención en el debate sobre los Presupuestos de 2011 y los parlamentarios abandonaron el hemiciclo. Al salir, Ana Oramas, portavoz de Coalición Canaria (CC), saludó con un apretón de manos efusivo al diputado del PP, Pablo Matos. Este, al verla, bromeó: '¡Hola ex socia!'. Y ella respondió: '¿Pero se va a atrever a hacerlo?'.

Pues sí. Poco después de esa hora, el presidente del PP de Canarias, José Manuel Soria, dio por 'roto' el pacto con CC, sus socios de Gobierno desde 2007, por el apoyo de estos a las cuentas generales del Estado y por haber firmado un pacto de estabilidad que garantiza la continuidad de José Luis Rodríguez Zapatero hasta 2012.

'No podíamos seguir como sus cómplices', dice un diputado conservador

Para dar ese paso, Soria se encerró con su comité ejecutivo. Ante ellos reconoció que la decisión le resultaba difícil porque el acuerdo hasta ahora había funcionado 'razonablemente bien'. Explicó que al término de la reunión pensaba comunicárselo formalmente a Paulino Rivero, presidente de Canarias, y que el viernes los cuatro consejeros del PP, entre los que él se incluye, abandonarían sus cargos.

Ese día se debate precisamente el anteproyecto de ley de presupuestos autonómicos a los que Soria dará su bendición. Sobre todo porque como responsable de Economía y Hacienda los ha elaborado él. También dejará su puesto como vicepresidente del Ejecutivo.

Durante la reunión que mantuvo ayer con los suyos, Soria se encontró con la oposición de la portavoz parlamentaria del PP canario, Australia Navarro. Esta pensaba que no era el momento adecuado para acabar con CC. Ambos mantuvieron un enfrentamiento. Pero finalmente tanto esta, como el resto del comité, votaron a favor de la medida.

La portavoz del PP canario, Australia Navarro, se opuso a la decisión de Soria

Aproximadamente cuando eso estaba ocurriendo, Mariano Rajoy ocupaba la tribuna de la Cámara baja para descalificar la actuación de los nacionalistas vascos y canarios. En los pasillos, sus colaboradores explicaban que su presidente 'apoya y respeta lo resuelto por Soria'. Ambos habían hablado sobre el tema el lunes. También fue informada la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

El líder de la derecha ya había mostrado su disconformidad el sábado pasado, durante la clausura de la XVI Interparlamentaria de su partido en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria). Entonces, comentó que le parecía 'vergozante' el respaldo de CC a Zapatero y señaló, en varias ocasiones, que no comprendía su posición. A su juicio, la coalición era 'corresponsable' de la crisis económica.

Este fue precisamente uno de los argumentos que esgrimieron ayer los conservadores canarios para justificar el fin de su relación con los nacionalistas. En las filas del PP creen que las palabras de Rajoy fueron una 'advertencia' y que la foto de Rivero en la Moncloa, 'el detonante' para poner el punto y aparte, justo 24 horas después.

Para Soria, que durante el fin de semana parecía estar tratando de salvar los lazos de su unión, después de esa imagen la situación se convirtió en 'insostenible'. El líder del PP canario insistió ayer en que CC no había logrado 'nada' y que la ley de presupuestos era 'absolutamente negativa' para los canarios por la repercusión que iba a tener para el empleo y para la disminución de las inversiones.

'No me gustó la escenificación de Rivero. Me pareció fatal porque él no gobierna con mayoría absoluta', apuntaba un diputado del PP. Como a él, a muchos otros, tanto en Madrid como en las islas, les molestó enormemente.

Para la mayoría del PP no había 'otro remedio'. 'No podíamos censurar lo que estaban haciendo y luego seguir a su lado como cómplices. Es por responsabilidad política', concluían. Y no creen que el gesto de Soria se pueda calificar de 'irresponsabilidad'. 'Lo contrario sí que lo habría sido. No podía quedarse en esa cartera y hacer algo en lo que no cree', opinan.

Los conservadores canarios ya barruntaban desde por la mañana la que se les venía encima. Algunos recordaban incluso que, durante la legislatura pasada, en 2005 y con Adán Martín en el gobierno, se había repetido una situación similar y que dudaron sobre cómo responder. Al final, se les adelantó Martín destituyendo a los consejeros del PP y acabando, con ello, con 10 años de entendimiento entre ambas fuerzas políticas. Tras esa experiencia, dicen que en esta ocasión no tenían pensado andarse con medias tintas.

'No podemos seguir apoyando a un Gobierno que, a su vez, respalda a un Ejecutivo que se mantiene artificialmente simplemente porque se ha decidido pagarle un año más de alquiler o pagarle la hipoteca durante el año 2011 para seguir en Moncloa', dijo Soria en Punto Radio. Además, tachó de 'cortina de humo' lo de las políticas activas de empleo, las tasas aéreas o las aguas interiores

El desenlace parecía estar claro hasta que, de pronto, Soria introdujo un matiz en sus declaraciones destacando que él quería 'estabilidad'. Entonces fue cuando sus compañeros de partido titubearon pensando que era un simple órdago.

Pero Soria jugó sus cartas hasta acabar la partida. Su gente le ve eufórico tras la visita de Rajoy. El jefe de la oposición le proclamó candidato y pronosticó que ganaría las elecciones. Algunos conservadores reconocen que la cercanía de los comicios de 2011 también ha podido influir para que el PP pase a la oposición y trate de 'desligarse' rápidamente de CC.