Público
Público

El PP teme que los partidos regionalistas le perjudiquen el 20-N

Busca alianzas para evitar la dispersión del voto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La semana pasada fue decisiva en las filas conservadoras en lo a que sus alianzas de cara al 20-N se refiere. Convencida del peligro que la presencia de candidaturas de determinadas formaciones regionalistas supondría para esa mayoría absoluta de la que hablan las encuestas, la dirección nacional del PP se ha movido para cerrar acuerdos. El más sólido de todos ellos es el que el pasado jueves selló Rajoy con la presidenta navarra, Yolanda Barcina, de Unión del Pueblo Navarro (UPN).

Si las cosas no se tuercen, ocurrirá lo mismo con el Partido Aragonés (PAR). La presidenta de la región, Luisa Fernanda Rudi (PP), y el líder de la formación regionalista, José Ángel Biel, cerraron hace un par de días los principales escollos de esta pacto.

En la dirección nacional de la formación dan por hecho que la mayoría de los españoles apoyan el proyecto del PP. Quedó demostrado en las autonómicas, sostienen. Un hecho al que suman la 'alta fidelidad' del votante conservador. Pese a ello, miran con cierto recelo la posibilidad de que uno de sus ex, el que fuera ministro de Fomento de José María Aznar, Francisco Álvarez-Cascos, logre atraer a un sector del electorado si consigue, como pretende, presentar lista por Asturias y Madrid. Para ello, antes tendrá que reunir la firma del 0,1% de los electores inscritos en el censo electoral de estas circunscripciones tal y como marca la Ley Electoral para las formaciones que no tienen representación en las Cortes.

Fuentes de Foro Asturias (FAC) ven 'factible' reunir 5.000 avales en Madrid y 1.000 en el Principado. Y sostienen que, pese a que su intención no es 'hacer daño' al PP, los conservadores pueden ser los más afectados por este proyecto, que aspira a lograr grupo parlamentario propio en la Cámara Baja. De momento, en el Partido Popular no quieren oír hablar de una posible alianza con Cascos pese a que dirigentes como la madrileña Esperanza Aguirre apuesten por ello.

Mientras, en Cantabria el Partido Regionalista de Miguel Ángel Revilla se prepara para estar en las urnas el 20-N. La región aporta cinco parlamentarios al Congreso. Su objetivo es arrebatar uno de los tres que tiene el PP y uno de los dos del PSOE. Revilla está negociando con formaciones de comunidades limítrofes, como el Partido Riojano, a fin de establecer posibles alianzas.