Público
Público

El PP ve necesario "afinar" su discurso tras los cambios

Varios dirigentes creen que es momento de perfilar mejor la alternativa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una cámara indiscreta echó el miércoles por tierra la estrategia del PP. La que grabó a su número dos, María Dolores de Cospedal, calificando al nuevo Gobierno de 'mejor' que el anterior y a Javier Arenas, el vicesecretario de política autonómica, alabando la 'proyección pública' del mismo. El gesto, al que ayer intentaban restar peso todos los dirigentes conservadores consultados, ha servido para trasladar una imagen de inquietud en las filas del partido de Mariano Rajoy, cuando la consigna a seguir era justamente la contraria. Es decir: minimizar los cambios y poner de relevancia que, mientras José Luis Rodríguez Zapatero siga llevando las riendas del Gobierno, todo es 'más de lo mismo'.

Ya lo intentó ayer Esteban González Pons, vicesecretario de comunicación del PP, cuando, preguntado por si compartía las impresiones de sus compañeros, optó por tirar de argumentario. 'Son distintos costaleros para un santo que hace ya mucho tiempo que no es ni milagroso ni tiene fieles', resumió.

Arenas dice ahora que lo 'peor' es que Zapatero siga en el Gobierno

También Arenas intentó arreglarlo 24 horas después de su desliz. 'Habrá que ser más cauto', dijo respecto a las imágenes captadas por CNN+.

Para el líder del PP andaluz, lo 'peor' es que siga Zapatero. 'Dije que tenía serias dudas de si [el Gobierno] era mejor o peor', sostuvo, al tiempo que invitaba a los periodistas a preguntar a la número dos de su partido por sus declaraciones que apuntaban a que este Gobierno 'en principio' es mejor que el anterior, informa Francisco Artacho.

Pese a estas palabras, en privado dirigentes conservadores consultados por Público reconocen que, aunque los cambios 'no han sido numerosos, sí ilustran las intenciones del Gobierno'. 'Van a por todas y muestra de ello es que haya sacado del banquillo al ministro mejor valorado', explica un veterano diputado refiriéndose a Alfredo Pérez Rubalcaba.

En el partido no descartan que el jefe del Ejecutivo 'remonte algo'

Con este telón de fondo, no son pocos los que en el PPcoinciden en que es ahora cuando tienen que ser más claros y concretos a la hora de venderse como alternativa. 'Rajoy no puede permitir que nos machaquen con el soniquete de que el PP sólo critica y no propone', asegura un dirigente regional. 'No se trata de que nos pongamos las pilas, que ya las tenemos puestas, sino de afinar mucho el discurso', completa. El líder del PP atraviesa ahora una etapa de cierta estabilidad interna.

Otro diputado insiste en que otra de las tareas del partido de los próximos meses va a ser la de poner sobre la mesa 'las contradicciones' de los socialistas. 'No vamos a tolerar que Zapatero nos venda los últimos movimientos como un bálsamo milagroso cuando la continuidad de Salgado es la prueba de que la pésima política económica del Gobierno va a ser la misma', explica.

Fuentes próximas al líder del PP aseguran que la noticia no les ha pillado desprevenidos. 'Nosotros no tenemos el problema, no vamos a cambiar el paso', sostienen. Pero son conscientes de que las próximas semanas van a ser claves. 'Hasta que la situación se estabilice, hasta que acaben los fuegos artificiales de estos cambios, debemos estar muy vigilantes', aseguran. En el partido no descartan que Zapatero 'remonte algo' en las próximas encuestas, pero dudan de que llegue a levantar el vuelo.

'La realidad de Zapatero es que tiene elecciones a pocos meses vista. Las catalanas le vienen muy mal encaradas, las autonómicas bastante mal encaradas y las generales, ya se verá', añade un parlamentario.

Las fuentes consultadas destacan que la 'proyección vasca' del nuevo Gobierno y las palabras de Zapatero sobre Batasuna van a implicar que el PP tenga que exigir el mantenimiento de una política antiterrorista 'clara'. 'Máxima firmeza. Debemos estar muy vigilantes', resume un dirigente regional.