Público
Público

PP y Ciudadanos reabren el debate taurino en Catalunya

Ambos proponen aplazar la prohibición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

PP y Ciudadanos aún alimentan esperanzas de que las corridas de toros en Catalunya podrían sobrevivir más allá de 2012, año en que debe de entrar en vigor la prohibición aprobada por el Parlament el año pasado. Para ello, el pleno del Parlament votará la semana que viene si aplica una moratoria a la fecha prevista del 1 de enero. Sin embargo, las posibilidades son escasas, ya que CiU se ha manifestado reiteradamente contra el aplazamiento de la ley.

El PP catalán y Ciudadanos han presentado dos proposiciones legislativas para modificar de nuevo la Ley de Protección de los Animales. Los conservadores pretenden retrasar la prohibición hasta 2015, mientras que Ciudadanos, además, propone aplicar la suspensión de las corridas sólo a las que se celebren en plazas construidas antes de 1988, año en que se aprobó la primera ley de este tipo.

La mayoría de grupos parlamentarios CiU, ICV-EUiA, ERC y Solidaritat (SI) son reacios a cambiar la ley. El Parlament decidió, el pasado 28 de julio de 2010 y por mayoría absoluta (68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones), prohibir las corridas de toros en Catalunya a partir de 2012, después de aceptar la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) promovida por la plataforma Prou!, que consiguió reunir 180.000 firmas. En 1991, Canarias se convirtió en la primera autonomía española en prohibir la celebración de festejos taurinos.

Artur Mas, actual presidente de la Generalitat entonces en la oposición, votó a favor de la prohibición mientras que José Montilla, expresidente, se mostró favorable a mantener las celebraciones taurinas en Catalunya. Los dos partidos mayoritarios concedieron libertad de voto a sus diputados en este tema.

Por su parte, la Generalitat autorizó el pasado fin de semana la celebración de correbous en Campredó, pedanía de Tortosa (Tarragona), en el marco de la ley de regulación de las fiestas tradicionales con toros, que se aprobó en septiembre de 2010. La nueva norma permite la recuperación de correbous en aquellos municipios que acrediten esta tradición.