Público
Público

PP y PNV dejan en el aire el viaje organizado por Bono a Guinea

La visita del Congreso a la dictadura de Obiang incomoda a los portavoces de los grupos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Pregunten al presidente del Congreso cuáles son las claves del viaje y los objetivos. Sé que es de naturaleza institucional, pero no conozco más', despejó el portavoz parlamentario socialista, José Alonso, preguntado por la visita que una delegación del Congreso encabezada por José Bonorealizará dentro de una semana a Guinea Ecuatorial, donde se reunirá con el dictador Teodoro Obiang.

El viaje ha despertado ampollas entre varios grupos parlamentarios hasta el punto de que, siete días antes de su inicio, sólo el PSOE y CiU han confirmado su asistencia. El PP aún no ha resuelto si enviará o no a su portavoz de Exteriores, Gustavo de Arístegui, y el PNV tampoco ha cerrado una decisión. Esta incertidumbre se une a la queja de varias formaciones minoritarias (IU, ICV, ERC, el BNG y UPyD), que han cargado contra la visita denunciando que se utilice al Congreso para 'dar legitimidad y lavar la cara a un tirano', según censura el portavoz de IU Gaspar Llamazares. Su presión forzó a la Cámara a plantar al dictador ecuatoguineano en la visita que Obiang realizó a España en 2006.

Ninguno de ellos ha sido informado, ya que no están invitados al viaje al no sentarse en la Mesa del Congreso, que es el órgano de gobierno de la Cámara y el séquito institucional que arropa al presidente en las visitas oficiales que representan al Parlamento, como la que realizó una delegación del Congreso a Líbano hace tres semanas para acompañara las tropas españolas.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, reprochó a Bono que no le haya consultado. 'Todos sabemos la situación del país y sé que otros portavoces están preocupados', aseguró, tras reclamar al presidente de la Cámara que pacte con los responsables de los grupos 'dónde debe focalizarse la diplomacia parlamentaria'.

Fuentes oficiales del Congreso consultadas por Público defendieron la actuación de Bono en la organización de la visita, que cuenta con la opinión favorable del Ministerio de Exteriores, previamente consultado. El presidente de la Cámara informó también, según señalan, al líder del PP, Mariano Rajoy sobre esta visita y a la Comisión de Exteriores que preside Josep Antoni Durán i Lleida, portavoz de CiU, que formará parte de la delegación.

Invitado también, el responsable del Grupo Vasco, Josu Erkoreka, espera conocer el programa de la visita para resolver en los próximos días si finalmente acompañaa Bono, que justifica la visita en la defensa de los intereses comerciales de España en la zona.

Es el mismo argumento que esgrimen fuentes diplomáticas para sostener la oportunidad de esta visita en un área especialmente cuidada por competidores directos de la presencia española, como es el caso de Francia, según explican.

Secuestro de opositores

El demoledor diagnóstico del informe 2011 de la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) sobre Guinea Ecuatorial afirma que 'el Gobierno practica con regularidad la tortura y las detenciones arbitrarias. También continúa secuestrando en el extranjero a quienes percibe como opositores y manteniéndolos en centros de detención secretos'. El informe añade que 'periodistas, sociedad civil y oposición hacen frente a una severa represión'.

Petróleo y miseria

Las vastas reservas de petróleo descubiertas en 1995 -la producción actual es de 400.000 barriles al día- financian 'el lujoso estilo de vida de una pequeña élite que rodea al presidente', denuncia HRW, mientras el 60% de sus 500.000 habitantes viven con menos de un dólar al día.

32 años en el poder

Obiang se hizo con el poder en la excolonia española y único país de habla hispana en África en el golpe de Estado que dio en 1979, en el que derrocó a su tío, el también brutal dictador Francisco Macías.

'Holgazanes'

Obiang se defendió de las críticas durante una visita del ex ministro Miguel Ángel Moratinos en 2009. 'Aquí no se tortura prácticamente', dijo el dictador, que afirmó que repartía la riqueza del petróleo 'salvo entre los holgazanes'.