Público
Público

PP y UDC arropan a los antiabortistas en Barcelona

La popular Dolors Nadal promete la reforma de la ley de matrimonios gays

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Hay más doctores Morín por inculpar, y es necesario que sean conducidos ante la justicia. No lo dudéis, lo conseguiremos'. Estas palabras del presidente de E-cristians, la asociación que presentó las querellas contra las clínicas abortistas de Barcelona por supuestas irregularidades, Josep Miró i Ardèvol, provocaron ayer los aplausos de las miles de personas que participaron en el acto convocado por el llamado Pacte per la Vida i la Dignitat en la capital catalana.

Fue una auténtica demostración de fuerza de los colectivos católicos más conservadores a pocas semanas de las elecciones con el objetivo de exigir cambios en la Ley del Aborto y la de Matrimonios Homosexuales. El acto tenía que ser apartidista, pero sobre el escenario el maestro de ceremonias era el exdiputado de UDC y número 7 de CiU por Barcelona para las generales, Manuel Silva.

Su jefe de filas, Josep Antoni Duran i Lleida, también acudió a un acto, al igual que el presidente del PP catalán, Daniel Sirera, y su candidata por Barcelona, Dolors Nadal. Entre el público también se mezcló el líder de la Plataforma per Catalunya un partido xenófobo presidido por el ultraderechista Josep Anglada que consiguió en las pasadas elecciones municipales 17 concejales. Anglada sonreía consciente de que su presencia resultaba incómoda para más de uno.

La popular Dolors Nadal declaró a la entrada del recinto que su partido no derogará la Ley de Matrimonios Homosexuales pero sí que introducirá cambios 'para llamar a las cosas por su nombre', ya que el PP no es partidario de que ese tipo de uniones tengan la consideración de matrimonio.

Acción de Maulets

La jornada se inició con incidentes. Un grupo de jóvenes de la organización independentista Maulets irrumpieron en el escenario justo antes de que el cardenal Lluís Martínez Sistach iniciara su homilia con pancartas a favor del 'derecho al propio cuerpo'. Fueron expulsados con malos modos por parte del servicio de seguridad en medio de los abucheos del público y gritos de 'asesinos'.

Un espectáculo nada edificante si tenemos en cuenta que entre el público abundaban las familias numerosas con niños vestidos de domingo correteando a su antojo. Luego, mientras Sistach llamaba a defender la familia como 'el primer lugar de humanización de la persona', una cincuentena de personas se manifestaba fuera a favor de todos los tipos de familia.

Infanticidios encubiertos

La mayor parte de oradores centró sus intervenciones en el tema del aborto, especialmente Josep Miró i Ardèvol, que denunció que España 'es el único lugar de Occidente donde impera el aborto libre'. La doctora Dolors Voltas, de Pro Vida, arremetió contra los 'infanticidios encubiertos' que, a su entender, se han practicado en algunas clínicas de Barcelona.

Por su parte, el presidente del Grupo de Entidades Catalas de la Familia, Daniel Arasa, acusó a Zapatero de 'frívolo' por decir que la familia está bien y exigió a los dirigentes de CiU que si pueden influir en el próximo gobierno de España pongan sobre la mesa la defensa de la familia tradicional.