Público
Público

Los precandidatos intentan alejar a Zapatero del debate

Gómez y Jiménez insisten en que el presidente "no se juega nada". La dirección federal suspende las primarias en Leganés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La intervención del lunes del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante la ejecutiva federal del PSOE ha conseguido que, por un día, los dos aspirantes a encabezar la candidatura socialista en la Comunidad de Madrid transmitan un mismo mensaje: ambos intentaron desvincular a Zapatero de la crisis interna abierta en el PSM a cuenta del proceso de primarias del partido.

Alineándose con las tesis del presidente, tanto Trinidad Jiménez como Tomás Gómez aseguraron ayer que el líder del Ejecutivo 'no se juega nada' en las primarias. E insistieron en que Zapatero saldrá 'reforzado' del proceso interno.

Pero ese mensaje unitario sobre las palabras de Zapatero no consiguió hacer sombra al clima de división existente en el PSM entre los partidarios de uno y otro candidato. Desde los dos bandos interpretaron que la ejecutiva federal del partido, reunida el lunes, salió en defensa de sus propias tesis, y fue en contra de las de sus adversarios. La secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, había asegurado tras esa reunión que no toleraría ningún tipo de cuestionamiento de la democracia interna del partido.

Ángeles Álvarez, secretaria de acción electoral del PSM y una de las personalidades del partido más cercanas a la ministra de Sanidad, aseguró que la cúpula socialista puso de manifiesto 'la deriva' adoptada por Gómez en las últimas semanas. 'A su pesar, está consiguiendo que la derecha se beneficie de su candidatura', resaltó.

Otro miembro de la ejecutiva regional cercano al líder del PSM consideró, en cambio, que la ejecutiva federal lanzó el lunes una 'advertencia' al entorno de Jiménez para 'que no especulen sobre la posibilidad de que la presentación de la candidatura de Gómez puede afectar a la cúpula del PSOE'.

Los partidarios del secretario general de los socialistas madrileños recibieron ayer un nuevo revés por parte de la comisión federal de listas del partido. El órgano decidió suspender cautelarmente el proceso de primarias en el municipio de Leganés, impulsado desde su entorno.

El consistorio lo gobierna el socialista Rafael Gómez Montoya, firme partidario de la ministra. Pero la secretaria general de la agrupación local, Laura Oliva, cercana a Tomás Gómez había presentado las firmas del 40% de los afiliados de Leganés para disputarle unas primarias. La comisión de listas suspendió ayer ese proceso y exigió a la ejecutiva del PSM que redacte un informe. Lo deberá remitir a la comisión en un plazo de 24 horas. Anoche, la secretaria de organización del PSM, Trinidad Rollán, lamentó la decisión y consideró que las primarias habrían sido un 'revulsivo' para los militantes leganenses.

Pero fuentes de la ejecutiva federal explicaron que 'lo habitual' es que la comisión suspenda las primarias en todos los municipios gobernados por los socialistas en los que el alcalde 'haya mostrado su disposición a volver a presentarse'. Esta misma postura se adoptó hace cuatro años en la misma localidad ante un proceso similar.

La Secretaría de Organización del PSOE decidió, asimismo, desarrollar la decisión de la ejecutiva federal sobre Móstoles, donde la agrupación socialista lleva suspendida más de dos años y cuyos militantes no podían participar inicialmente en las primarias.

El PSOE les ofrece ahora la posibilidad de reactivar su militancia y votar a su candidato con la condición de que pongan a la orden del día sus pagos de afiliación.