Público
Público

Los prejubilados estarán en San Telmo hasta que les vea Griñán

Unos 200 afectados pernoctan frente a la Presidencia de la Junta para presionar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A la acampada sevillana de los indignados en las Setas de la Encarnación le salió ayer un hermano pequeño. Cerca de doscientos prejubilados andaluces de empresas afectadas por ERE acampan desde el pasado martes en las inmediaciones del Palacio de San Telmo en Sevilla, donde se encuentra la Consejería de la Presidencia de la Junta de Andalucía.

La condición que exigen para levantar la acampada es clara: una reunión con el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán para solucionar la situación de impago de sus pólizas desde el pasado mes de enero, por la que muchos de los manifestantes han dejado de cobrar hasta 14.000 euros.

Los afectados, más de 600 según cifras de CCOO, tenían su póliza gestionada por la aseguradora belga Apra Leven, en situación de quiebra desde el año pasado. Dicha contingencia ha coincidido con el escándalo de los ERE fraudulentos financiados por la Junta de Andalucía e investigados por la justicia.

 

Estos prejubilados trabajaban para empresas como Tioxide o Bonpurt, afectadas de lleno por el fraude. Sin embargo, gran parte de los afectados residen fuera de la capital andaluza, por lo que no les es posible pernoctar allí. Una actividad de la que se aquejaron muchos de los manifestantes. 'Raro es el que de nosotros tenga menos de 55 años y estas no son condiciones para dormir', aseguró Lola Vega, ex trabajadora de Bonpurt.

Vega, a sus 55 años, declaró que se ve 'obligada' a dormir en una tienda de campaña para reclamar lo que es suyo. 'No estamos pidiendo un regalo, queremos algo que nos pertenece', aseveró indignada. Por su parte Manuel Dorado, otro prejubilado afectado por el plan de Regulación de Empleo, expresó la desesperación de parte de los acampados, quienes 'no pueden esperar más'. 'Ya no creemos más en la Junta' declaró Dorado, visiblemente indignado.

A pesar de la crispación del ambiente los acampados tenían ayer los ánimos en buen estado y pretendían seguir apostados allí hasta que 'haya una fecha segura de cobro'. No obstante, Vega aseguró que se trata de 'la euforia de los primeros días y de los nervios'. 'Conforme pasen los días los ánimos se irán desinflando', concluyó.

Hasta el lugar se desplazó el secretario general de CCOO, Francisco Carbonero, que exigió el desbloqueo de los pagos, increpando al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, a quien reclamó una respuesta 'inmediata' a este problema 'que ha creado la propia Junta y, por tanto, debe ser ella quien lo solucione'.