Público
Público

La Premiosa, una médium y el rumor del barrendero afortunado

El Gordo se reparte en Madrid entre los vecinos de Aluche y Alcorcón y los viajeros de Chamartín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Treinta décimos del 79250 fueron vendidos en la Comunidad de Madrid en sendas administraciones del barrio de Aluche, la localidad de Alcorcón y la estación ferroviaria de Chamartín. En total, nueve millones de euros. Los tres establecimientos buscaban ayer peregrinas explicaciones para su suerte: desde la llegada de una nueva mascota, al acierto de una médium un tanto fallona o, simplemente, la justicia social.

La lotera de la estación de Chamartín, Elena de la Cámara, no tenía ninguna duda: 'Desde que en marzo cambiamos el nombre y le pusimos La Premiosa, como nuestra nueva mascota, no hemos parado de dar premios'. A su lado, un dibujo de una niña pelirroja con disfraz navideño sonreía.

'Hice seis sesiones y aquí están los resultados', dijo la supuesta maga

En la antigua administración Yolanda ahora La Premiosa, era imposible saber a quién se habían vendido los diez boletos a finales de julio. 'Es un premio repartido seguro. Aquí viene gente de todas partes', explicaba Pilar Yolanda Fernández, cuyo segundo nombre bautizaba el establecimiento de la estación hasta la irrupción de la niña pelirroja. 'Fue idea de mi hija, que era periodista, pero hace siete meses se incorporó al negocio familiar'. La mano de Elena de la Cámara, ex reportera de la Cope, se ha notado. Es el primer Gordo de esta administración fundada en 1975.

La Santa Muerte. La Virgen de Guadalupe. Don Juan del dinero. El Chango. Velas. Botellas cuyas etiquetas auguran buena suerte... No faltaba nada ni nadie en el altar que los dueños de la administración número 8 de Alcorcón, La Mexicana, montaron para atraer hasta allí un premio. Y, a la vista de los resultados, la lotera, Beatriz Díaz, mexicana de origen, y sus hijos, Agustín y Beatriz, estaban encantados con la inversión.

'La nueva mascota ha traído los premios', explicó la lotera de la estación

Poco después de las 12.30 llegó en taxi la supuesta artífice del éxito, Victoria Braojos, toda vestida de negro y presumiendo a sus 29 años de ser la médium más joven de Europa. ¿Desde cuándo lo eres?, preguntó un periodista. 'Desde que nací', aseguraba exultante. 'Hicimos una sesión a la semana durante mes y medio, seis en total, y aquí están los resultados', añadió ufana, aunque el número que vaticinó que iba a ser premiado, el 70762, no se ha llevado ni una pedrea. 'Eso no es lo importante. Lo relevante es que este lugar se ha cargado de energía positiva', rebatía a los escépticos.

La lotera Beatriz Díaz recordaba que no era el primer premio que daba su administración, abierta en 1985: 'En 1990 repartimos también el Gordo y, hace dos años, un quinto premio'. Mientras, la administración seguía vendiendo a buen ritmo décimos para El Niño. 'Ese es nuestro premio', reconocía su hijo Agustín. El altar seguirá, al menos, hasta entonces.

La discreción imperaba en el barrio de Aluche, donde cayó por primera vez el Gordo. Algún despistado ni se había enterado. '¿Ha tocado aquí?, ¡Ay madre!', se sorprendía Benilda, vecina del mismo edificio de la calle Millán Astray donde se encuentra la administración. 'Yo tenía el 68053', se lamentaba Antonio González, que aventuraba el oficio del ganador: 'Es un barrendero'.

El dueño de la administración, Félix Galindo, no soltó prenda del premiado: 'Sé bien quién y quiénes lo tienen, pero si ellos no lo dicen, yo tampoco. Sólo diré que es un trabajador del barrio, de unos 60 años y que siempre ha vivido aquí'.