Público
Público

La preocupación por el terrorismo, la más baja de la historia según el CIS

Sólo es citado como el principal problema por el 3,7% de los ciudadanos. El paro, lo que más preocupa para el 80,4%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La preocupación de los españoles por el terrorismo está en su nivel más bajo de la historia, al ser citado como principal problema en el último barómetro del CIS sólo por el 3,7% de los ciudadanos, al tiempo que ha aumentado la inquietud por la educación, la sanidad y la inmigración.

La preocupación por el paro baja levemente respecto a junio 

Una encuesta que por otra parte muestra que ha aumentado el pesimismo respecto al futuro de la economía, ya que el 32,9% cree que empeorará, 7,3 puntos más que en el barómetro de julio.

En el muestreo, correspondiente al pasado mes de septiembre, se constata que el paro sigue siendo la principal preocupación para el 80,4%, seguido de los problemas económicos, que cita el 49,6% y de la clase política, que un 23,3% percibe como un problema. Respecto a junio, se constata una leve bajada de la preocupación por el paro.

La clase política sigue siendo el tercer problema

Ese mes era el principal quebradero de cabeza para el 82,6%, cifra que también supuso un descenso de un punto y medio respecto a la cifra récord de mayo, en que alcanzó el 84,1%. En marzo, era la primera preocupación para el 83,9% de los españoles, mientras que en febrero alcanzaba el 82,8% y en enero la proporción fue del 82,4%. Según el CIS, una amplia mayoría, el 81%, sigue pensando que la situación económica de España es 'mala' o 'muy mala'.

En cambio, el terrorismo de ETA durante este año ha ido perdiendo peso entre las preocupaciones de los ciudadanos. Si en junio lo consideraba una de sus principales preocupaciones el 5,3%, en julio esa preocupación sólo alcanzaba al 4,8% de los encuestados y cae ahora al 3,7%.

El terrorismo se coloca en esta encuesta a la cola de los diez principales problemas, mientras que la sanidad entra en esta lista, al pasar de ser una preocupación para el 4,3% en el mes de julio a un 6,1% en septiembre, mientras que la educación sube también del 6% de menciones al 7,1%.

En clave socioeconómica, el CIS revela que la mayoría de los españoles sólo usa la sanidad y la educación públicas, aunque también un alto porcentaje preferiría una bajada de impuestos aunque esto suponga menos gasto en prestaciones sociales y servicios públicos.

Tres de cada cuatro españoles sólo usan la sanidad y la educación pública

Según los datos de la encuesta, tres de cada cuatro españoles sólo usan la sanidad (el 81%) y la educación (75,9%) pública. En cuanto a los servicios sanitarios, un 15% afirma que compatibiliza la pública con la privada, mientras que tan sólo un 3,7% sólo usa la privada. Respecto a la educación, un 21,1% usa centros concertados mientras que un 6,8% utiliza la educación de carácter privado.  

El porcentaje de alumnos que estudian en centros públicos crece con la edad, al pasar de un 70,2% en los menores de seis años al 80,1% cuando se trata de mayores de 17 años. El 20,8% de los alumnos está estudiando o ha estudiado con una beca, en tanto que el 79,2% no ha disfrutado de esta prestación.

Sin embargo, un 40% aboga por menos impuestos

Pese a que el uso de los servicios públicos es mayoritario, cuatro de cada diez españoles (el 39,5%) considera preferible bajar impuestos pese a que esto suponga menos gasto en prestaciones sociales y servicios públicos. Existe división sobre este asunto, ya que un 41,3% prefiere pagar más impuestos para que esto revierta en mayor gasto en prestaciones y servicios públicos. 

La opinión mayoritaria es que el Estado debe ser el responsable del bienestar de todos los ciudadanos y tiene la obligación de ayudarles (67,1%), pero hay una quinta parte (el 21,3%) que limitan esa ayuda a los más desfavorecidos.

Un 35% entiende que el Gobierno debe ocuparse de garantizar un nivel de vida mínimo para todas las personas, mientras que un 29,4% entiende que su misión es tratar de asegurarse de que haya igualdad de oportunidades. Un 16,7% opina que el objetivo debe ser promover el crecimiento económico, independientemente de algunas personas se beneficien más que otras.

El número de españoles que se declara católicos sigue bajando. El 73,3% de los españoles se declara católico, aunque el 57,1% admite que no va 'casi nunca' a misa. Este porcentaje de católicos declarados supone un descenso de dos puntos con respecto a los datos de 2010, cuando un 75% de los encuestados se definía como católico y confirma la tendencia de la última década.

Según el barómetro, en España hay un 2,2 % de creyentes de otras religiones. El 14,9% de los encuestados se declara 'no creyente', un porcentaje que crece de forma paralela al descenso de los que se declaran católicos. A ellos se suma un 7,4 % de españoles que asegura ser 'ateo'.

El CIS ha preguntado también la frecuencia con la que los encuestados acuden a misa u otros oficios religiosos al margen de ceremonias que podrían considerarse sociales, como bodas, comuniones o funerales.

La mayoría (57,1%) responde que 'casi nunca', un porcentaje que se situaba en el 47% en el año 2005 y que apenas superaba el 40% hace una década. El 15,9% señala que acude a un oficio religioso casi todos los domingos y festivos, cifra que ha ido también progresivamente bajando en la última década.