Público
Público

"Si está preparada para dejarlo, que lo deje"

Rubalcaba reconoce "con cautelas el principio del fin" de la banda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer en Euskadi que el Ejecutivo no modificará 'ni una coma' su política antiterrorista, ni siquiera ante declaraciones como las realizadas por Arnaldo Otegi al diario The Wall Street Journal sobre el eventual final de la violencia. 'Si ETA está preparada para dejar la violencia, ya sabe, que la deje. Que pase de estar preparada a dejarla', zanjó.

La primera visita de Rubalcaba a Euskadi como vicepresidente coincidió con el mismo día de la publicación, en el rotativo estadounidense, de las declaraciones del dirigente de la izquierda abertzale, realizadas desde la cárcel de Logroño y por escrito. Según la información de The Wall Street Journal, Otegi declaró que ETA está preparada para abandonar la violencia y continuar con una estrategia pacífica para crear un Estado vasco independiente.

El anuncio de Otegi ni inmutó al ministro del Interior. Después de haberse reunido a lo largo del día con empresarios vascos, el lehendakari, Patxi López, y mandos de la Ertzaintza, la Guardia Civil y la Policía Nacional, compareció ante la prensa para insistir en su mensaje a la espera de que ETA anuncie un alto el fuego verificable en un comunicado, antes del 8 de enero.

Rubalcaba manifestó con 'todas las cautelas' que 'estamos en el principio del fin de ETA', pero no fue más lejos, convencido de que lo importante ahora es no cometer errores y mantener con 'firmeza' la política antiterrorista. 'Cosas están pasando, pero para que esto acabe tienen que pasar muchas más', afirmó.

Un caso paradigmático de la determinación del Gobierno en no mover ni 'una coma' en su actual estrategia es la política penitenciaria y la dispersión de los presos de ETA por cárceles fuera de Euskadi. Preguntado sobre si el Gobierno baraja algún gesto en ese campo, Rubalcaba volvió a repetir el diagnóstico de que por ahora 'no hay razones para cambiar'. Lo dijo, eso sí, sin cerrar la puerta del todo a algún tipo de reforma en la política penitenciaria en el futuro. 'Por parte de ETA, falta lo más importante: que nos diga que lo deja', matizó.

Otro asunto tocado por el ministro del Interior de relevancia en la situación actual, a la espera del comunicado de ETA, es la extorsión a los empresarios. La izquierda abertzale exige que esta también debe cesar para impulsar un proceso de paz 'sin ningún tipo de violencia'. Tras reunirse ayer con los empresarios, Rubalcaba dijo en un principio que no se había 'tocado ese asunto'. Y preguntado de nuevo, no llegó a confirmar si los empresarios aún se ven sometidos al llamado impuesto revolucionario. Su respuesta fue: 'No tenemos constancia de que haya parado la extorsión a los empresarios'.

El ministro del Interior también aludió, en una entrevista en Radio Euskadi, al papel de los mediadores o facilitadores de un proceso de paz, como el abogado surafricano Brian Currin. 'Si un día necesitamos mediadores, que no creo, ya lo haremos saber', dijo, tras insistir en que la fórmula de un alto el fuego ya no le vale: 'Quien piense que una tregua vale para algo, que se lo vaya quitando de la cabeza'.

En un mensaje a los mediadores y también a la propia izquierda abertzale, que presentará en enero los estatutos de su nuevo partido, Rubalcaba concluyó que 'ahora lo que se espera de ETA es que diga se acabó'.

Por último, negó que Interior hubiera autorizado las entrevistas concedidas por Otegi al WSJ y la publicada en octubre por El País.