Público
Público

El president monta un acto el día de la proclamación de Cospedal

El PP valenciano cree que la dirección nacional "no se está portando bien"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En el PP valenciano tienen cruzada a la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Por el tema del agua, porque lleva sin pisar el País Valencià desde que la nombraron, por el cese fulminante de Ricardo Costa, mano derecha del president de la Generalitat, y ahora también por convocar su acto de proclamación an-tes que el de Francisco Camps.

El próximo sábado, Cospedal irá a Albacete con Mariano Rajoy para que este le dé su bendición como candidata de Castilla-La Mancha. El lunes pasado, la número dos del PP explicó que esta semana se reuniría el Comité Electoral Nacional para ratificarla.

Cuando los conservadores valencianos se enteraron de la noticia estallaron de furia. Ellos llevan persiguiendo esa foto desde hace tiempo. Y creen que no confirmar a Camps sólo pone en evidencia las reticencias de la dirección nacional. Además, aseguran que nunca en la historia de su formación se habían bloqueado las designaciones hasta el momento de la convocatoria electoral. Más de uno considera que la cúpula 'no se está portando bien' con Camps.

En cualquier caso, el PP valenciano sigue con su agenda. Y así, el mismo día en que Cospedal reciba el aplauso de los suyos, a 186 kilómetros ellos estarán celebrando una reunión sobre municipalismo en Torrent (Valencia). Muchos cargos valencianos esperan contar con la presencia de Camps. Pero aún no está confirmado. El jefe del Consell es muy dado a aparecer por sorpresa para recibir el apoyo de su gente. En la formación regional afirman que no han intentado contraprogramar a Cospedal porque el encuentro llevaba tiempo convocado. Pero a algunos dirigentes los han avisado esta semana después de que Camps desafiara a Rajoy autoproclámandose. Además, cualquier gesto o palabra de esa cita puede terminar eclipsando a la dirigente conservadora.

En el PP están cada día más convencidos de que Camps se tendrá que enfrentar a un juicio por el caso de los trajes que presuntamente le regaló la trama Gürtel. Algunos, los menos, piensan que se terminará archivando. Otros confían en que la absolución y una mayoría absoluta borre la 'pesadilla'. El peor escenario, la condena, se puede resolver pagando una multa, pero su imagen política quedaría tocada de por vida. Por eso creen que Camps, entonces, abandonaría.

En la sede nacional algunos reconocen que la situación ahora está peor que nunca y que la relación entre Camps y Rajoy puede ser 'irreconciliable'. Por salvarle a él, el jefe de la oposición se la juega y algunos de sus colaboradores piensan que el president no está siendo muy leal en ese sentido.