Público
Público

La presidenta por la que nadie apostaba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, se ha salido con la suya y hay sentencia del Estatut de Catalunya 'antes del verano ', como ella misma anunció a un grupo de periodistas en mayo, apenas una semana después de haber asumido la ponencia, una vez que el segundo ponente, el vicepresidente, Guillermo Jiménez, retirara la suya por falta de apoyo.

Pocos confiaron en el compromiso adquirido por Casas. No era la primera vez que las fechas anunciadas quedaban en aguas de borrajas. Y eso pese a que el alto tribunal era muy consciente de que la prolongación sin horizonte a la vista de las deliberaciones dañaban irremediablemente su imagen.

El panorama no era halagüeño. Casas era la tercera magistrada que asumía el reto de redactar la sentencia. Y los bloques en los que se habían dividido los magistrados parecían seguir siendo inamovibles. De telón de fondo, las elecciones catalanas que se tendrán que convocar en el otoño, al agotarse la legislatura el 1 de noviembre.

Pero la presidenta, cuando nadie apostaba por ella, se sacó un as de la manga. Empezó a considerar factible una antigua pretensión de los magistrados más contrarios el Estatut: votar por bloques o por artículos la sentencia.

Y, al final, con su órdago, ganó la partida. Con todo previsto para que los magistrados se dividieran en el clásico 4-3-3, que había impedido hasta ahora que hubiera resolución, no hizo falta recurrir a esa segunda y tercera vuelta, con las que las votaciones se habrían prolongado durante días.

En cambio, convocó el pleno, modificó lo necesario su ponencia e hizo que se votara en cuatro partes. Conclusión: ya hay sentencia del Estatut.