Público
Público

El presidente de la Comisión de Educación del Congreso prohíbe llamar "retrógrado" a Wert

Afeó al diputado Joan Tardà (ERC) que acusara al ministro de hacer "terrorismo social" con su reforma y exigió "no utilizar expresiones que no argumentan nada"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Usted sólo tiene a su favor las cuentas, sólo cuenta con la fuerza del número de diputados, no de la razón y por ello, en un futuro, cuando pierdan las elecciones, esta reforma se quedará en nada. Usted pasará a la Historia sólo como anécdota porque, aunque presuma de bravura, es usted muy débil'. Estas son las palabras por las que el diputado Joan Tardà (ERC) - uno de los protagonistas, también, de la polémica en el pleno de esta mañana- ha sido recriminado hoy por el presidente de la Comisión de Educación del Congreso, Miquel Ramis [en la imagen, de la web del PP balear]. 

'No voy a permitir que se utilicen expresiones ofensivas y que se tilde al ministro [José Ignacio Wert] de débil, retrógrado, torticero o que se utilicen expresiones que no argumentan nada', sentenció Ramis para calmar el revuelo montado por el Grupo Popular ante las palabras de Tardá. 'Ustedes [el Gobierno] sólo duermen con los obispos; ustedes confesionalizan la Educación y eso es tan retrógrado, tan casposo y tan antiguo que la modernidad terminará por arrollarles', opinó el diputado de ERC, que también acusó a Wert de hacer 'terrorismo social' con su reforma del sistema educativo, ya que 'segrega por sexo, por lengua y por clases'. Además, acusó al ministro de utilizar los datos del informe PISA 'de forma torticera' para justificar sus medidas. 

Tras la polémica, el debate sobre el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa en la Comisión de Educación del Congreso continuó transcurriendo sin mayores incidentes. No obstante, Joan Tardà abandonó la sala. 'Quiero agradecer el tono de los distintos grupos que aún están aquí presentes', ironizó Wert poco después del plantón. 'No voy a responder a Tardà porque no está en la sala, en primer lugar, y porque no tiene ninguna relación con el tema del día', continuó el ministro. 'Soy consciente de que al decir algún argumento no me hace ningún favor porque no tiene nada que ver con lo que yo he expuesto aquí, así que no voy a responder en ningún caso', zanjó.

Al margen de la pelea dialéctica entre Ramis y Tardà, los miembros de la Comisión debatieron, durante cuatro horas, sobre la propuesta de reforma educativa que Wert presentó el pasado martes a los consejeros de las Comunidades Autónomas.

Una vez más, los cambios en los modelos lingüísticos de las autonomías con lengua cooficial centraron la jornada. No obstante, la desaparición de la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) y las reválidas impuestas para el final de los ciclos de Primaria, Secundaria y Bachillerato también se convirtieron en punto de conflicto, a pesar de que los grupos parlamentarios expresaron su deseo de alcanzar un 'consenso' respecto a la nueva ley.

CiU acusa a Wert de haber cambiado el modelo lingüístico después de las elecciones catalanas

Aun así, el debate continuó. Mientras en Catalunya el Govern en funciones celebraba una cumbre  para defender su modelo de inmersión lingüística, el diputado de CiU Martí Barberà acusaba a Wert de haber introducido en la Lomce 'el problema de la lengua vehicular después de las elecciones catalanas'. 'El primer borrador se realizó el 25 de septiembre. Ahora dice que lo ha modificado con aportaciones de las comunidades. Dígame, ¿quién le ha apuntado esa premisa?', preguntó Barberà.

'Sí que damos valor a lo que nos dicen las Comunidades porque son ellas las que gestionan el sistema y por ello sus aportaciones son decisivas', confirmó Wert, sin responder claramente a la pregunta. 'No son bandazos, son enriquecimientos y perfeccionamientos de la ley y el diálogo aún está abierto', respondió también el ministro ante las acusaciones del po portavoz de Educación del Grupo Socialista en el Congreso, Mario Bedera, que también tildó la reforma de 'retrógrada'.

'Usted [por Wert] pide consenso pero hasta ahora no lo ha procurado, sólo se dedica a hacer declaraciones prepotentes que sólo han incrementado la crispación', criticó por su parte, Rosana Pérez, del BNG, acusó al ministro de haber creado un 'sistema segregacionista al servicio de los privilegiados y recordó que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha emitido ya cinco sentencias contra el modelo lingüístico impuesto por Alberto Núñez Feijóo en la comunidad y que es muy similar al propuesto por Wert a nivel estatal. 

BNG: 'su reforma sólo favorece a la escuela privada y concertada'

Pérez también introdujo en el debate el tema de la financiación pública a centros que dividen a los alumnos por sexo. 'Favorece la escuela privada y concertada obviando las sentencias del Tribunal Supremo contra las aportaciones a centros segregadores y sabemos que eso entra dentro de la estrategia del PP para favorecer la privatización de los servicios públicos', espetó la portavoz del partido nacionalista gallego. 'Con su contrarreforma ha convertido su departamento en el Ministerio de Educación Privada y Concertada y de Defensa de los principios ultraconservadores', añadió también la diputada del Grupo Izquierda Plural María Caridad García (IU). 'Es indignante que fomenten una cosa mientras quitan de otra', añadió García, en alusión a la falta de becas de comedor .  

Frente a las críticas con respecto a las reválidas, pruebas necesarias para poder pasar de un ciclo a otro superior, Wert aseguró que el Gobierno no las concibe como 'pruebas memorísticas de conocimiento, sino que se valorarán las competencias de cada etapa'. 'No sirven sólo para pasar un examen, sino para avanzar en el proceso educativo de forma integral', añadió.

Su objetivo, dijo, es terminar con el abandono escolar temprano que afecta 'a una cuarta parte de los alumnos'. 'Los países donde se hacen exámenes externos independientes tienen mejores resultados, de hasta 16 puntos más, según el informe PISA', argumentó Wert para justificar, de nuevo, las pruebas de nivel.  'Las reválidas tendrán un efecto sancionador y selectivo, no formativo', replicó Bedera.

Pese a todo, Wert [en la imagen, de Efe] terminó su intervención en la Comisión tal y como la empezó: defendiendo sus medidas y asegurando que está dispuesto a buscar consenso. 'Estamos abiertos a encontrar un buen modelo lingüístico; yo no lo llamo segregación, sino búsqueda del itinerario formativo más adecuado y creo que hay demasiados prejuicios sobre los efectos futuros de una reforma que aún no está acabada', resumió. 'Me quedo con la voluntad de cooperación de sus señorías y reitero mi total disposición para lo mismo', concluyó.

Tras las conclusiones del ministro, el presidente de la Comisión, Miquel Ramis, volvió a calentar la sala por no ceder la palabra al diputado de ICV Joan Coscubiela, que protestaba por una información aparecida en el diario Qué en la que la consellera catalana Irene Rigau asegura haber recibido un nuevo borrador de la Lomce. 'Si los consejeros ya tienen otro anteproyecto distinto, no sé qué estamos haciendo entonces aquí', protestó Coscubiela en los pasillos del Congreso. 

Wert, por su parte, negó que los titulares autonómicos de Educación tengan un nuevo borrador. 'Como la consejera catalana abandonó la reunión de la Conferencia Sectorial, es posible que se refiera a una hoja que sí recibieron los demás consejeros con un cambio en la disposición adicional del anteproyecto. Fuera de ese cambio no puede haber recibido nada más', sentenció el ministro. Fuentes del Ministerio añadieron, además, que dicho folio se ha enviado de nuevo a los consejeros para no volver a incurrir en el defecto de forma que les obligó a retrasar la última Conferencia Sectorial hasta el próximo 19 de diciembre.

Con respecto a la asignatura de EpC, que ha desaparecido de la normativa en Educación para dar lugar a una optativa a la materia de Religión llamada  Valores Culturales y Sociales en Primaria y Valores Éticos en Secundaria, Wert defendió que los aspectos que se ofrecían en dicha materia 'se abordarán ahora desde la transversalidad, trasladándolos a Historia o Filosofía'.

Frente a este argumento, Tardà (ERC) le acusó de 'dormir con los obispos', ya que la desaparición de Epc era una de las reiteradas peticiones de la Iglesia. Bedera, por su parte, anunció que el Partido Socialista 'hará todo lo posible para hacer que la asignatura de Religión desaparezca de las aulas'.

La diputada del Grupo Popular Sandra Moneo salió en defensa del ministro argumentando que el PSOE tampoco eliminó la asignatura de Religión cuando estuvo en el Gobierno. 'Y les recuerdo que eso es fruto de un acuerdo entre el Estado y la Santa Sede', concluyó.