Público
Público

El presidente exige a Rajoy que se "moje" con la crisis

"Le dije que su programa era un folio en blanco, fui generoso", ironiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¡Dale caña a Rajoy, dale caña!', gritó una mujer. La militancia socialista carcajeó. El presidente del Gobierno esbozó una sonrisa: 'Me había olvidado de él'. Y entró, entró a meter caña al líder de los conservadores. Recordó la sesión de control del 14 de septiembre, cuando redujo la oposición de Mariano Rajoy a la nada. 'Le dije que tenía un folio en blanco. Fui generoso. Es algo milagroso cómo hace política', ironizó José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Cómo? 'Sin mojarse', rehuyendo precisar sus alternativas.

El Gobierno se ha topado este fin de semana, tras la presentación el viernes de los Presupuestos de 2011, con una virulenta crítica del PP. Soraya Sáenz de Santamaría, la portavoz en el Congreso, los condenó pronto a la hoguera: los tachó de 'irreales' y hechos con 'trampa', pues son 'menos austeros' de lo que se anunció. Lo cierto es que el techo de gasto no financiero del Estado aprobado por las Cortes en julio ya sancionó que las cuentas del próximo año sufrirían un tajo del 7,9%.

Zapatero ve increíble que el PP critique los Presupuestos sin conocerlos todavía

Zapatero sostuvo ayer que el Ejecutivo se quedó corto de explicaciones el viernes 'por respeto al Parlamento', pues allí se llevarán este jueves los Presupuestos. Entonces detallará todas las partidas la vicepresidenta Elena Salgado. 'El PP habla sin leer, sin pensar. ¡Sólo tiene una obsesión: criticar y dañar al Gobierno! Además, lo hacen sin pudor. ¡Pero si no tienen los datos, los números! ¿Qué les importa la verdad de los números?'. El Auditorio de Zaragoza aplaudió a rabiar. Sin llegar al éxtasis. No ocurrió en ningún momento del mitin, de algo más de dos horas y con la presencia de unos 2.000 simpatizantes, según los cálculos de Ferraz, sede federal del PSOE. 

El presidente espoleó a los conservadores por su ventajismo, por no destaparse el rostro por miedo a perder votos. Trajo a colación cómo Mariano Rajoy tironeaba con la reforma laboral antes de que el Ejecutivo la impusiera: 'Cuando el Gobierno presentó las medidas concretas, el PP salió corriendo. No quiso decir nada. Tiene pocas ideas y no tiene coraje, responsabilidad, valentía, por si su modelo recibe una crítica que no aguantan, que no asumen'.

Sostiene que Rajoy se pone 'de lado' para no decir lo que de verdad piensa

Lo mismo pasará con la reforma de las pensiones, auguró Zapatero, para regocijo de los suyos. 'Vamos a ver qué hace el PP. Se pondrá de lado, no dirá lo que piensa. Quiere ganar elecciones sin mojarse, sin decir nada claro'.

El Gobierno se guiará, con todo, por su 'sentido de la responsabilidad'. Y conducirá con mano firme la hoja de ruta de las reformas, respetando la máxima de la 'cohesión social', dijo. Persiguiendo, al cabo, la vuelta de la 'prosperidad' a España.