Público
Público

El preso más antiguo de España comienza otra huelga de hambre

Lleva 35 años en prisión y se le niega la reducción de su pena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miguel Montes Neiro, conocido por ser el preso común más antiguo de España al enlazar desde 1976 una veintena de condenas, ha decidido empezar una nueva huelga de hambre indefinida , que comenzó el pasado 1 de octubre en la cárcel de Albolote. Retoma así la huelga de hambre que realizó en abril, que duró más de ochenta días y por la que llegó a perder 25 kilos.

Su abogado, Félix Ángel Martín, ha informado de que la decisión se ha debido a que el juzgado de vigilancia penitenciaria de Granada le ha denegado la refundición de las penas y ha remitido la petición a la Audiencia de Jaén como competente en el caso. El pasado mes de julio, su familia pidió que se revisara su caso para se le excarcelara bajo vigilancia con una pulsera de control telemático.

Montes Neiro, que tiene en la actualidad 61 años, lleva 35 de ellos en prisión sin haber cometido delitos de sangre y se calcula su salida para 2021 cuando, según su letrado, debería haber sido puesto en libertad en 1994. La última de las penas le fue impuesta el pasado mes de enero por el juzgado de lo Penal número 4 de Granada, condenándole a seis meses de cárcel adicionales por fugarse al aprovechar un permiso que se le otorgó para asistir al velatorio de su madre.

El preso sigue además a la espera de que el Gobierno se pronuncie sobre la petición de indulto que formalizó el pasado abril por razones humanitarias relacionadas con su estado de salud -Neiro sufre un tumor testicular-.  Su letrado afirma que mantiene 'todos los frentes abiertos' para lograr que su cliente abandone la cárcel.

Montes Neiro ingresó por primera vez en la cárcel en 1966 y desde 1976 ha ido enlazando condenas y fugas de forma ininterrumpida.

Desde 1978 a 1986 protagonizó seis fugas hasta que volvió a quedar en libertad condicional en 1994.

Regresó a la cárcel en 1997 tras cometer diversos delitos y volvió a evadir la prisión en otras dos ocasiones, una en 2003, cuando estuvo tres años fugado, y la última en 2009 aprovechando un permiso extraordinario por la muerte de su madre.

Actualmente cumple tres condenas por robo con violencia, allanamiento de morada, detención ilegal y tenencia ilícita de armas.