Público
Público

El 'Prestige' a juicio, diez años después

El fiscal sólo pide penas de cárcel para el capitán del buque, aunque las acusaciones particulares ejercidas por diversos colectivos reclaman prisión para todos los imputados. La reclamación total por daños y p

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juicio por la marea negra del petrolero Prestige arrancará mañana  martes en A Coruña, cuando está a punto de cumplirse una década del accidente, y se prolongará hasta finales de mayo de 2013, período en el que la justicia decidirá sobre los cuatro acusados por la mayor catástrofe medioambiental que ha sufrido Galicia. Aunque la fecha de comienzo del juicio se ha fijado para el 16 de octubre, ese día sólo se abordarán cuestiones previas y la vista oral como tal se iniciará el 13 de noviembre, décimo aniversario del siniestro, con las declaraciones de los acusados.

Están acusados en este proceso el capitán del barco, el griego Apostolos Mangouras, de 77 años, para el que se piden 12 años de prisión por atentado contra el medio ambiente, daños y desobediencia; los mismos delitos que se les imputan a otros dos miembros de la tripulación, Ireneo Maloto, primer oficial, de nacionalidad filipina y que actualmente se encuentra en paradero desconocido, y Nikolaos Argyropoulos, jefe de máquinas. Si en algún momento Maloto fuese localizado, sería juzgado de manera independiente al resto de los imputados.
En el banquillo de los acusados también se sentará José Luis López-Sors, exdirector general de la Marina Mercante cuando Francisco Álvarez-Cascos dirigía el Ministerio de Fomento, que está acusado de imprudencia grave por el rumbo errático que siguió la nave durante seis días y que extendió el vertido de fuel desde Galicia hasta las costas francesas.

La Fiscalía sólo pide penas de cárcel para el capitán del buque, aunque las acusaciones particulares ejercidas por diversos colectivos reclaman prisión para todos los imputados, con condenas que van desde los 4 a los 9 años. Asimismo, están imputados como responsables civiles directos la aseguradora The London Steam-Ship Owners Mutual Insurance Association Limited y el Fondo Internacional de Indemnización de Daños debido a la contaminación por hidrocarburos, y como responsables civiles subsidiarios, las navieras Mare Shipping Inc y Universe Maritime Ltd, y el Estado español.

La reclamación total por daños y perjuicios en materia de responsabilidad civil asciende a 2.233,76 millones, aunque al comienzo de la vista oral la Fiscalía presentará una prueba pericial elaborada por una experta de la Universidad de Santiago que eleva la cuantía de los daños a casi 4.000 millones.

Dadas las dimensiones macrojuicio, el mayor de la historia judicial de Galicia, con 2.128 partes personadas, 133 testigos, 98 peritos, 51 abogados y 21 procuradores, la Audiencia Provincial de A Coruña se ha visto obligada a habilitar Expocoruña, un recinto multiusos, para celebrar la vista oral. La administración gallega ha destinado un presupuesto de 1,4 millones de euros para hacer frente a la adecuación de las instalaciones de este recinto y la contratación de medios técnicos e intérpretes. La Audiencia Provincial de A Coruña designó el pasado 22 de marzo el tribunal encargado de enjuiciar la causa, que está formado por Juan Luis Pía Iglesias, que será además el ponente, Salvador Sanz Crego y María Dolores Fernández Galiño.

En noviembre de 2002, el petrolero Prestige , un monocasco construido en 1976 con una eslora equivalente a dos campos de fútbol y que iba cargado con 77.033 toneladas de fuel oil de baja calidad, con bandera de Bahamas, se partió en dos después de zozobrar frente a las costas gallegas debido a la rotura de uno de los tanques durante un fuerte temporal. La marea negra desprendida durante su errática singladura de casi seis días afectó principalmente a las costas gallegas, pero perjudicó también, aunque en menor medida, a otras zonas del litoral de España y de Francia por efectos de las mareas.

Greenpeace España ha advertido de que la catástrofe del Prestige, ocurrida hace diez años, podría repetirse hoy y ha señalado al presidente del Gobierno (entonces ministro de la Presidencia y portavoz), Mariano Rajoy, al exministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos, al ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y la exministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, entre otros, como responsables. 'Tenemos que evitar otro Prestige, evitar a los irresponsables y evitar el petróleo y, por desgracia, tal y como está la situación a día de hoy, otro Prestige es posible', ha advertido la directora de campañas de Greenpeace España, María José Caballero, en la presentación de un informe sobre la catástrofe del petrolero.

Caballero ha insistido en que si se hubiera seguido el Plan Nacional de Contingencias por Contaminación, el petrolero se hubiera llevado al Puerto de La Coruña pues, según ha precisado, tenía calado para entrar, y el vertido de fuel 'se hubiera contenido ese mismo día'. En el marco del citado Plan, según recuerda el informe, el 19 de septiembre de 2001 se hizo un simulacro frente al puerto de La Coruña en el que se ensayaba el hundimiento de un petrolero y la Dirección de Marina Mercante así como la sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima adoptaron la decisión de llevar el barco a puerto y allí extraer el petróleo.

El informe de Greenpeace destaca que el vertido de fuel, que afectó a 2.600 kilómetros de costa española, fue debido a los 'fallos y negligencias institucionales a la hora de tomar decisiones' así como a las 'deficiencias en la legislación y régimen de responsabilidad en el transporte marítimo' que, hoy en día, según apunta Greenpeace, 'siguen protegiendo los intereses de la industria petrolera'.