Público
Público

Primera caída de la tasa de paro desde que arrancó la crisis

Baja tres décimas, hasta el 19,7%. Se crea empleo por segundo trimestre consecutivo, pero a costa de una mayor temporalidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El drama del desempleo se ha dado este verano un ligero respiro, tras más de tres años de incrementos ininterrumpidos. Entre julio y septiembre, por primera vez desde el segundo trimestre de 2007 (cuando la actual crisis ni siquiera había empezado a asomar la patita), la tasa de paro en España ha retrocedido tres décimas, según la Encuesta de Población Activa (EPA), considerada el termómetro más fiel del mercado laboral y publicada este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La caída del desempleo, que afectó a todas las comunidades autónomas, a excepción de La Rioja, Murcia, Navarra y Andalucía, ha sido discreta y tiene mucho que ver con factores estacionales; pero, además de poner fin a una racha aciaga, ha permitido dejar atrás la barrera del 20% y el récord de parados (4,64 millones) registrado en el anterior trimestre. El desempleo se sitúa, según la EPA, en el 19,79% de la población activa. La cifra, que prácticamente duplica la media europea, implica que todavía hay 4.574.700 personas sin trabajo en España, 451.400 más que hace un año.

Se incrementa el número de ocupados en 69.900 personas

Algunos datos invitan a un optimismo, como poco, tan cauteloso como el que transmitieron los miembros del Gobierno en sus declaraciones públicas.

El más expresivo fue José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, que dijo que el dato 'refleja una moderación en el mal comportamiento del empleo' e incluso marca 'un punto de inflexión' en el mercado laboral. Campa aventuró que hay 'probabilidades' de que la tasa de paro tocara techo en el segundo trimestre, cuando marcó el 20,09% de la población activa. No obstante, el secretario quiso ser 'cauto'.

Es esperable que el recorte del gasto aprobado por el Ejecutivo en mayo pasado para poner freno al déficit público empiece a tener efectos en el empleo en el tramo final de este año, un periodo que, además, está menos favorecido por el empleo estacional que la temporada estival. Así, tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtieron este viernes de que queda un 'largo y difícil' camino por recorrer para salir de la crisis. El Ejecutivo mantiene su previsión de que el desempleo alcance el 19,8% este año y el 19,3% en 2011.

Hay ya 1,29 millones de hogares con todos sus miembros en paro

Entre los datos positivos, destaca que en el tercer trimestre el número de ocupados volviera a crecer (en 69.900 personas, hasta 18.546.800), como ya sucedió entre abril y junio pasados. Es la primera vez que la ocupación registra dos incrementos trimestrales consecutivos desde 2007.

El hecho de que la población activa (23.121.500 personas) se mantuviera prácticamente igual que en el segundo trimestre (creció en 128.000 personas, un incremento inferior al de los dos trimestres precedentes) ha contribuido a esa ligera bajada de la tasa de paro.

El dato marca un punto de inflexión en el empleo, según el Gobierno

Otro dato favorable es el descenso, primero en los últimos tres años, del número de hogares que tienen a todos sus miembros en paro. Hay 1.292.300 familias en esa situación, lo que supone una caída del 1,22% (15.900 hogares) respecto al trimestre anterior. Sin embargo, comparada con hace un año, la cifra aumenta un 13,7%.

Hasta ahí, la lectura optimista de los datos, ya que la ligera mejoría del mercado laboral, que ha beneficiado más a los hombres (57.800 parados menos) que a las mujeres (13.000 desempleadas menos), ha coincidido con un periodo especialmente favorable para el empleo, por el tradicional efecto arrastre de la temporada turística.

Además, la creación de puestos de trabajo se ha sustentado en la contratación temporal, con 127.800 nuevos contratos de este tipo respecto al anterior trimestre, si bien, respecto a un año antes, hubo 96.100 contratos precarios menos.

Los indefinidos, en cambio, disminuyeron sin excepción entre los meses de julio y septiembre: tanto respecto a los tres meses anteriores (34.900) como en términos interanuales (97.700). El resultado es que la tasa de temporalidad encadena dos trimestres consecutivos al alza y se sitúa en el 25,56%, un hecho que Campa quiso relativizar.

El dinamismo de la contratación eventual tiene fácil explicación: el motor de la creación de empleo en el tercer trimestre ha sido el sector servicios, que se caracteriza por su alto recurso a la temporalidad y que aportó 144.000 ocupados nuevos. Este aumento sirvió para compensar los descensos en los otros sectores de actividad. En construcción, se destruyeron 31.600 empleos; en la industria, 18.300; y en la agricultura, 24.100.

Todo ello, coincidiendo con la entrada en vigor (en junio) de la reforma laboral, uno de cuyos objetivos declarados era el impulso del empleo estable. Según el secretario de Estado de Economía, el efecto de esa reforma no debería medirse atendiendo a la evolución del empleo 'a corto plazo'. UGT y CCOO, por su parte, consideran que el aumento de la temporalidad demuestra que la polémica iniciativa, que propició la huelga general del pasado 29 de septiembre y cuya retirada exigen, no soluciona la temporalidad.

Por situación profesional del trabajador, continúa el retroceso del empleo autónomo (18.500 menos), mientras que el número de asalariados aumenta en 92.900.

Por edades, el desempleo disminuyó en 65.200 personas entre los que tienen entre 25 y 54 años (el colectivo más afectado por el paro), y en 13.500 personas entre los de entre 16 y 19 años (un 5,2% menos que en el trimestre anterior). Sin embargo, el paro aumentó en 3.200 personas en la franja de entre los 20 y los 24 años, y en 4.800 entre los de más de 55 años.