Publicado: 26.08.2011 08:00 |Actualizado: 26.08.2011 08:00

Primeros restaurantes libres de 'niños' en Bilbao

Una asociación de familias tilda de "discriminatoria" la exclusión de los pequeños de los establecimientos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Carreras, peleas, rabietas, gritos y alborotos son algunas de las molestias que, en ocasiones, protagonizan los más pequeños de la casa en establecimientos de hostelería. Para evitarlo, la dueña de un céntrico restaurante de Bilbao ha tomado una polémica decisión: prohibir a los niños la entrada a su local, aunque vayan acompañados por adultos. "Reservado el derecho de admisión a quien con su comportamiento incívico [...] cause molestias a otros usuarios, y también a los menores de edad, acudan solos o acompañados", advierte el cartel de la puerta del Style, nombre del establecimiento.

Pero Style no es el único, ya que, según la asociación de familias numerosas Hirukide, al menos hay otro establecimiento similar en Bilbao con esta restricción. Esta prohibición es ya usual en hoteles, y de hecho las principales cadenas tienen establecimientos "sólo para adultos", aunque no así en restaurantes y bares que no sean de ocio nocturno.

Un cliente no pudo cenar con su hijo y otro, ni siquiera entrar a por agua

Las quejas de algunos usuarios no se hicieron esperar. Uno de ellos intentó entrar a picar algo con su hijo de 13 años en Style cuando fue informado de la restricción del local y tuvo que abandonarlo, según Elcorreo.com. Otra madre de dos pequeños de 4 y 7 años tampoco pudo acceder y un tercer cliente que sólo pretendía entrar a comprar un botellín de agua para su hijo e irse no pudo siquiera obtener la bebida.

Ante esta prohibición, la asociación Hirukide denunció ayer que la medida adoptada por el local supone una "discriminación" para los menores y sus familias. La directora del colectivo, Natalia Díez-Caballero, lamentó que "se estén equiparando conductas incívicas con la entrada de un niño menor con un responsable".

Sin embargo, en Hirukide no tienen intención de interponer ninguna denuncia judicial al respecto porque saben que "en el País Vasco no existe ninguna normativa específica que regule el derecho de reserva de admisión", explicó a Efe Díez-Caballero. Según la directora, los hosteleros se acogen a la ley vasca de 1995 de espectáculos públicos, en la que se expone que "el derecho de admisión por los titulares de locales (...) se ejercerá por estos o por persona en que ellos deleguen, de conformidad, en todo caso, con el principio de no discriminación, quedando excluida igualmente cualquier aplicación arbitraria o vejatoria".

Los hosteleros dicen que muchos comedores parecen "un parque infantil"

Por su parte, el secretario general ejecutivo de la Federación de Hostelería del País Vasco, Ángel Gago, recordó ayer que dicho principio hace referencia a la discriminación por "raza, sexo, religión y otros motivos sociales como, por ejemplo, tener síndrome de Down", motivo por el que calificó la decisión de la dueña del restaurante como "totalmente legal".

Además, "siempre que el establecimiento cuelgue un cartel en el que informa sobre su reglamento interior respectivo a la admisión y este no discrimine, está dentro de la legalidad", aclaró. Asimismo, aseguró no entender la polémica creada al respecto porque esta medida ya la habían llevado a cabo locales de ocio nocturno en los que "hace años entraba gente incluso con carritos de bebé", criticó. Gago estima que de los 2.800 establecimientos hosteleros de todo tipo que hay en Bilbao, sólo una decena tiene estas restricciones.

La asociación Hirukide lamenta la medida pero cree que es legal

Por otra parte, Gago apoya personalmente esta medida "al cien por cien". "Hay ciertos padres que abandonan sus obligaciones con sus hijos y, mientras ellos están en las terrazas, el interior de muchos bares de la ciudad parece un auténtico parque infantil", lamentó.

"El empresario debe tener derecho a decidir qué modelo de empresa quiere explotar y luego si quieren castigarnos con no venir, pues que no vengan", declaró Gago. "Ya está bien de que el Gobierno nos diga cómo tenemos que llevar nuestros negocios", concluyó.

En este sentido, el presidente de la Federación Española de Hostelería, José María Rubio, coincidió con Gago. "Nosotros respetamos la decisión de cualquier empresario siempre que esté dentro de la legalidad. Si su decisión es legal, dentro de su negocio puede tomar las decisiones que crea conveniente", concluyó Rubio.