Público
Público

A prisión por el bocata del recreo

Una madre agredió a la maestra de su hijo tras enterarse de que el menor no había podido comerse su bocadillo durante el recreo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un Juzgado de Granada ha condenado a tres años de prisión por un delito de atentado a la madre de un alumno de 5 años que agredió a la maestra de su hijo tras enterarse de que el menor no había podido comerse su bocadillo durante el recreo.

En el fallo, el Juzgado de lo Penal 1 de Granada impone además a la agresora, Estefanía C.F., de 23 años, que ya fue condenada por otro delito de atentado, el pago de una multa por una falta de lesiones y que indemnice a la víctima con 300 euros.

La condenada mostró 'el grado de educación y civismo más bajo que podía mostrar', reza la sentencia

En la sentencia, contra la que cabe recurso de apelación, se declara probado que el pasado 18 de noviembre, poco antes de las 2 de la tarde, la mujer se personó en el colegio público Federico García Lorca de la localidad de Fuente Vaqueros (Granada) y se dirigió al aula de su hijo, en la que entró 'violentamente'. En ese aula, la procesada cogió del pelo a la profesora de su hijo, le propinó un empujón y la lanzó contra la pizarra.

A consecuencia de estos hechos, que se produjeron en presencia de los menores, la agredida sufrió un ataque de ansiedad, recoge la resolución judicial, que califica la conducta de la condenada de 'un grado de gravedad extrema' dentro de los supuestos hipotéticos de ataque a un docente público.

La sentencia subraya que la acusada irrumpió en el aula con violencia y mostró 'el grado de educación y civismo más bajo que podía mostrar' ya que, si quería pedir explicaciones sobre el motivo de dejar a su hijo sin bocadillo, 'el modo en que lo hizo es absolutamente desproporcionado e inapropiado'.

La agresión se produjo en presencia de niños de 5 años, incluido su hijo, 'que empiezan a interiorizar las normas de convivencia, y a los que resulta gravemente perjudicial para su educación observar la imposición violenta y agresiva', indica el juez.

La sentencia recoge que la acusada menoscabó el principio de autoridad a la docente agredida y dio a los alumnos 'una lección práctica de cómo eludir el cumplimiento de las normas de conducta'.