Público
Público

Prisiones da clases de artes marciales a un preso de Al Qaeda

El sindicato ACAIP califica de "despropósito" que se enseñe a presos peligrosos técnicas de defensa personal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director del centro penitenciario de Valdemoro (Madrid) ha autorizado a un preso condenado por su pertenencia a Al Qaeda, Abdula K. K., Abu Ibrahim, a asistir a partir de mañana a clases de Jiu-Jitsu, un arte marcial de origen japonés. Así lo denunciaron ayer a Público fuentes del sindicato Agrupación de los Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP), que calificaron la decisión de 'despropósito' por enseñar técnicas de autodefensa a presos clasificados como peligrosos. Abu Ibrahim fue condenado en 2005 a nueve años de prisión por la Audiencia Nacional por pertenencia al grupo islamista que lideraba Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahda, el hombre de Osama Bin Laden en España.

Fuentes de Instituciones Penitenciaras reconocieron a este diario que la actividad ha sido programada y que dicho preso va a participar en la misma, aunque destacaron que la misma está 'en fase de prueba' y será 'supervisada' en todo momento por el monitor deportivo de la prisión y los propios funcionarios. 'Si hay algún problema, se eliminará', añaden y destacan que esas mismas clases ya se están impartiendo a reclusos de otros módulos de la prisión y que 'no ha habido ningún incidente hasta ahora'.

Según Prisiones, las clases de artes marciales forman parte de un programa de actividades más amplio destinado a los presos del Módulo 4, en el que está recluido Abu Ibrahim, y que, según ACAIP, acoge a los presos más problemáticos del Centro. Entre esas actividades se encuentra también la animación para la lectura y el yoga. De hecho, Instituciones Penitenciarias recalcan a Público que el Jiu-Jitsu ha sido incluido en el programa para sustituir las clases de capoeira, un híbrido de danza y arte marcial de origen brasileño, que se impartía hasta ahora a los reclusos de dicho módulo y que se han dado por concluidas sin que hubiese producido incidentes.

Sin embargo, el sindicato denuncia que con su decisión de impartir el Jiu Jitsu, la dirección del centro penitenciario ha provocado una enorme 'preocupación' entre los funcionarios de la prisión 'pues es una disciplina que enseña a los alumnos a zafarse de las cuatro llaves básicas que Instituciones Penitenciarias enseña a los compañeros en prácticas y en los cursos que anualmente imparte a algunos de nosotros' como autodefensa en caso de ser atacados por los internos.

ACAIP destaca también que Abu Ibrahim no es el único presos problemático que está en el grupo de cuatro que van a asistir al curso y que entre ellos se encuentra otro recluso que 'entre otras hazañas cuenta con la agresión a un funcionario hace unos meses' en la misma prisión. Según estas fuentes, este preso ha sido sancionado en más de diez ocasiones por mala conducta y ha cumplido más de un mes de sanción de aislamiento en celdas por agresión a otros internos.

Según un documento interno de la prisión, al que ha tenido acceso este diario, la decisión de impartir el curso de artes marciales a estos internos fue tomada por el Equipo Multidisciplinar del Programa de Régimen Interno de la prisión el pasado 29 de julio. Según destaca dicha nota, con la que director de la cárcel comunica a los funcionarios que a partir de mañana viernes deben dejar a Abu Ibrahim y sus tres compañeros asistir a dicha actividad, la decisión fue tomada de modo 'unánime' por los integrantes de dicho equipo. De hecho, Instituciones Penitenciarias recalcaba ayer a este diario esta circunstancia y recordaba que entre los que tomaron la decisión se encontraban funcionarios del centro que tratan a diario con estos cuatro reclusos.

El documento también detalla que las clases serán impartidas 'en el gimnasio de las tardes' todos los viernes entre las 11 horas y las 12:15 horas, y que el profesor será otro recluso, Lucas S. J., especialista en varias artes marciales, recluido en el Módulo 8. Este preso, según ACAIP, es llamado por sus compañeros Gozilla, y es experto en otro tipo de lucha de origen brasileño denominado vale tudo , en el que, como se puede ver en vídeos protagonizados por el propio recluso que aparecen colgado en Youtube, no hay ningún tipo de reglas.