Público
Público

Prisiones deja sin artes marciales al preso de Al Qaeda

Cuatro presos peligrosos del Módulo 4 de la prisión de Valdemoro en Madrid iban a comenzar a recibir un curso de Jiu-Jitsu a partir de este viernes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El preso islamista Abdula K. K., Abu Ibrahim, se ha quedado sin clases de artes marciales. Él y los otros tres presos peligrosos del Módulo 4 de la prisión de Valdemoro (Madrid) que iban a comenzar a recibir un curso de Jiu-Jitsu a partir de este viernes. El motivo: la decisión de la dirección del centro de suspenderlo después de que Público.es se hiciera eco de la denuncia del sindicato Agrupación de los Cuerpos de Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP), que calificó de 'despropósito' que este tipo de reclusos recibiera una formación en técnicas de defensa personal que pudieran utilizar contra los propios funcionarios.

Así lo han confirmado fuentes del sindicato a este diario, que aseguran que la suspensión no afecta, sin embargo, a los cursos del mismo arte marcial que se van a impartir a otros reclusos del centro, en concreto a los de los Módulos 2 y 5, integrado por internos menos peligrosos que Abu Ibrahim y los otros tres presos afectados por el cambio de opinión. La decisión, que no ha querido ser ni confirmada ni comentada oficialmente desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, se tomó la mañana de este jueves durante la reunión semanal que mantuvieron los integrantes del Equipo Multidisciplinar del Programa de Régimen Cerrado, el mismo que el pasado 29 de julio, hace sólo una semana, había dado su visto bueno.

Entonces, todos sus integrantes -entre los que se encuentra el monitor deportivo de la cárcel, su dirección y varios funcionarios- decidieron por unanimidad que Abu Ibrahim, condenado en 2005 a nueve años de cárcel por pertenecer al grupo ligado a Al Qaeda, pudiera asistir a las clases junto a otros presos, uno de los cuales acumula un amplio historial de agresiones dentro de prisión. Este jueves, sin embargo, los miembros del equipo cambiaron de opinión.

Fuentes de Instituciones Penitenciaras insistían a Público.es que la actividad estaba 'en fase de prueba' y que, por tanto, era susceptible de ser eliminada si se presentaba algún problema. Sin embargo, antes de que se iniciara -la primera clase estaba prevista para este viernes a las 11 de la mañana en el gimnasio del centro-, la dirección ha decidido eliminarla del programa de actividades de estos reclusos, en el que también se encuentra un taller de animación a la lectura y otro de yoga. El curso de Jiu-Jitsu iba a ser impartido por otro recluso, Lucas S. J., alias Gozilla, experto también en otro tipo de lucha denominado vale tudo, en el que no hay ningún tipo de reglas.