Público
Público

"El problema de Europa no es la crisis, es olvidar a Dios"

El cardenal Antonio Cañizares ha hecho su personal balance de la crisis en la clausura de un curso de verano de la Universidad Católica de Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cardenal Antonio Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha asegurado que el 'problema principal' de Europa en estos momentos 'no es el problema económico, aunque gravísimo', sino el 'olvido de Dios, vivir como si Dios no existiera'.

Este problema 'puede poner' al continente 'en una vía de autodestrucción', ha alertado Cañizares en la conferencia 'Europa, presente y futuro', con la que ha clausurado un curso de verano de la Universidad Católica de Valencia en Santander.

Según ha informado la institución académica en un comunicado, el cardenal ha animado a superar la situación actual de 'quiebra moral' y ha señalado la necesidad de una 'nueva evangelización' para superar la crisis 'que no es simplemente una crisis estructural y económica', según ha puntualizado.

'Es una crisis del hombre', ha incidido Cañizares, que ha señalado como bases de la 'identidad' de Europa 'la filosofía griega, el derecho romano y la fe cristiana'. También ha parafraseado al Papa Benedicto XVI, quien lo nombró cardenal en 2006, al considerar el relativismo como el 'cáncer de nuestro tiempo', que, a su juicio, está 'minando' la sociedad.

No obstante, el cardenal se ha mostrado 'esperanzado' en el futuro y ha animado a una 'conversión, nuevamente, a Jesucristo', que en su opinión 'traerá un futuro muy grande para Europa'.

No es la primera vez que una personalidad eclesiástica se pronuncia sobre su interpretación de la crisis. En enero de 2010 , el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcolal Española, Rouco Varela, afirmaba que la solución a la crisis pasaba por 'unas soluciones éticas y espirituales de fondo'. 

Unos meses antes, la Conferencia Episcopal había lanzado la Declaración ante la crisis moral y económica, en la que achaca las causas de la crisis a la pérdida de valores morales y a las políticas antinatalistas del Gobierno.

Cañizares también se ha referido a la visita de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Madrid del 16 al 21 de agosto, y ha destacado que el hecho de que el Papa 'se reúna con más de un millón de jóvenes de todo el mundo es un acontecimiento de gran esperanza'.

'El Papa viene a entregarles a Jesucristo a los jóvenes, a decirles que se levanten y caminen, que empiecen a superar esa crisis profunda que les está abatiendo', ha dicho el cardenal antes de recordar que son los 'más castigados' en España, en referencia a las cifras de jóvenes parados.

La visita del Papa, así como la participación de las entidades públicas para su financiación, ha provocado la indignación de organizaciones y ciudadanos. A la campaña que IU desarrolla en medios y redes sociales, se le unirá la marcha laica que 140 entidades políticas, ciudadanas y sindicales han convocado para el próximo día 17 de agosto en Madrid.