Publicado:  29.03.2011 01:00 | Actualizado:  29.03.2011 01:00

"¡Prometí un hospital y aquí está la maqueta!"

La fiebre inaugural ante el 22-M lleva a los gobiernos locales y autonómicos a cortar cintas de obras sin acabar y proyectos a medias

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las calles de las ciudades y pueblos españoles echarán hoy de menos el trasiego de coches oficiales, de comitivas y de flashes que inmortalizan al político de turno junto al proyecto estrella de turno. No es que se hayan tomado el día libre. De hecho, a tenor de algunas inauguraciones de obras inacabadas léase el caso de Esperanza Aguirre en Madrid, por ejemplo a más de uno le gustaría prolongar este periodo. Pero no es posible. Hoy entra en vigor la prohibición de estas actividades con la publicación en el BOE del decreto de convocatoria de las municipales del 22 de mayo. Y la Ley Electoral, en su nuevo artículo 50. 3, prohíbe realizar, desde hoy hasta el día de los comicios, "cualquier acto de inauguración de obras o servicios públicos".

En este contexto, la jornada de ayer fue de infarto para gran parte de los candidatos. Es el caso de la conservadora Esperanza Aguirre. En la agenda de las previsiones de su Ejecutivo el término "inaugura" aparecía en una decena de ocasiones. Y en dos, la colocación de "primeras piedras". De esta decena de convocatorias, la líder del PP madrileño se decantó por la ampliación de la línea 9 de metro. Un acto en el que estuvo acompañada del alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón. Pero no fue ella la más madrugadora de su equipo. Más de una hora antes, a las 10.30, su vicepresidente, Ignacio González, inauguró la restauración del palacio arzobispal de Alcalá de Henares.

La Ley Electoral prohíbe a partir de hoy inauguraciones y visitas a obras

Igual de apretada fue la del Ejecutivo extremeño, presidido por el socialista Guillermo Fernández Vara, que, personalmente, inauguró una escuela de hostelería. Su equipo de Gobierno sumó ayer 11 actos inaugurales.

En el País Valencià, uno de los principales feudos del PP junto a Madrid, el partido se ha especializado en los últimos días en la inauguración de cosas que no son o no funcionan. El primero fue Francisco Camps, president de la Generalitat, quien el jueves presentó en la Vall d'Uixó (Castellón) un hospital que sólo estaba en el papel. "¡Os prometí un hospital y aquí tenéis la maqueta!", explicó. Al día siguiente, Carlos Fabra exhibió ante la prensa un aeropuerto vacío. La última en apuntarse a la moda de las inauguraciones fantasma fue la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quien ayer cortó la cinta de una estación subterránea en Benimàmet (pedanía de Valencia) por la que no circularán trenes hasta dentro de un mes y medio. Mientras tanto, la primer edil invitó a los vecinos, muchos de ellos boquiabiertos, a pasear por el túnel. "¡Que baje todo Benimàmet a ver esta obra, esta realidad!".

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, abre una estación de trenes fantasma

En Catalunya, la fiebre inaugural se concentró el fin de semana. La más sonada corrió a cargo del alcalde de Barcelona, Jordi Hereu (PSC). A menos de dos meses de la cita electoral, el edil cortó la cinta del flamante Museo de Ciencias Naturales.

A pesar de que el edificio pasó con nota su jornada de apertura, algunos detalles revelaban una cierta precipitación. Atracciones como la fonoteca no funcionan todavía y había un panel interactivo fuera de funcionamiento. Conscientes de que este equipamiento cultural no funcionará al 100% hasta dentro de tres meses, las entradas serán gratuitas hasta julio. También llamativo el fin de semana fue el caso de Tarragona, donde la alcaldable de CiU, Victòria Forns, acusó al alcalde socialista, Fèlix Ballesteros, de llevar a cabo inauguraciones de espacios que ya existían y a los que se habían hecho modificaciones.

El caso de Jaén no pasa inadvertido. El PP inauguró a toda prisa el 3 de mayo de 2007 unas pistas deportivas en La Salobreja. Los conservadores perdieron las elecciones y en julio de ese año, la alcaldesa socialista, Carmen Peñalver, ordenó su clausura argumentando que las obras no estaban terminadas, ni recepcionadas por el Ayuntamiento. Pero si se descuida, tampoco las inaugura el actual equipo de Gobierno. Han pasado casi cuatro años hasta que el pasado diciembre, otra vez con prisas, se volvieron a abrir.

En los últimos días, PSOE y PP han intentado que la Junta Electoral Central flexibilizase el texto de la nueva ley. El organismo, en un primer borrador, cedió a sus pretensiones, pero ante la protesta de los partidos minoritarios, comunicó el viernes pasado que no habría subterfugios ni concesiones. Prohibidas las inauguraciones. Y también las visitas a las obras.

PUBLICIDAD

Comentarios