Público
Público

La propuesta del PSOE sobre el Estatut, derrotada en el Congreso

Los socialistas proponían profundizar en el autogobierno de Catalunya dentro del marco constitucional. No lograron ni un solo apoyo. Tampoco prosperaron las otras resoluciones sobre el Estatut.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Estatut no ha logrado unir a los grupos parlamentarios, que presentaron distintas resoluciones para pedir respeto al sentir de identidad nacional de Catalunya —nacionalistas—, para buscar vías que adecúen a la Constitución los artículos corregidos por el TC —PSOE— y para apelar al proyecto común de España —PP—.

La propuesta de resolución pactada entre el PSOE y el PSC sobre la sentencia del Tribunal Constitucional relativa al Estatut fue derrotada esta tarde en el Pleno del Congreso, en la última jornada del Debate sobre el estado de la Nación. En esa propuesta los socialistas proponían profundizar en el autogobierno de Catañunya dentro del marco constitucional.

Los socialistas no lograron aprobar su texto, que sumó 174 votos en contra (de PP, CiU, ERC, PNV, Nafarroa Bai y Unión Progreso y Democracia).

A favor sólo votaron los 169 diputados del Grupo Socialista que no lograron atraerse ni un solo voto del resto del hemiciclo, mientras que los diputados de IU, Gaspar Llamazares, e ICV, Joan Herrera, optaron por la abstención, al igual que otros dos miembros del Grupo Mixto.

Le queda un consuelo a los socialistas: ninguna de las seis resoluciones presentadas por los diferentes grupos sobre la sentencia del Estatut fue aprobada. La falta de acuerdo ha sido total.  

El PP, por boca de su portavoz, Soraya Saenz de Santamaría, afimó que la labor de su grupo es 'unir a los españoles en un proyecto común' ya que 'España necesita ahora más que nunca estabilidad institucional, confianza en el estado de derecho, moderación en el debate público y prudencia en las decisiones que conciernen al fundamento de nuestra convivencia'.

Josep Sánchez Llibre, en nombre de CiU, reiteró que su grupo no comparte la sentencia del TC, con la que se ha escrito 'una de las páginas más tristes de Catalunya y España'. Por ello, instó al Congreso a defender el contenido del Estatut y su pleno desarrollo, así como a reconocer que 'no hay tribunal que pueda juzgar nuestros sentimientos y voluntad. Somos una nación y no debemos renunciar a la satisfacción plena de nuestras aspiraciones de autogobierno'. 

Un paso más allá fue el portavoz de ERC, Joan Tardà, quien afirmó que el fallo del TC denota que 'la Catalunya que quiere ser no cabe en esta Constitución, y para no cambiar la Constitución pretenden cambiar Catalunya'. 'Pues no vamos a cambiar, su incomprensión nos reafirma en nuestro anhelo; si no cabemos en la Constitución española debemos hacer una Constitución catalana en la que caber', reivindicó, tal y como pide su resolución, porque el pueblo catalán 'tiene derecho a decidir si opta por independizarse'.

Finalmente, Joan Herrera (ICV) defendió su propuesta de resolución alegando que hace falta un compromiso con un calendario concreto para desarrollar el Estatut y el autogobierno catalán, porque 'no hay ninguna sociedad tan plurinacional y plurilingüística como ésta, aunque algunos interpreten la Constitución de forma tan estrecha que ya casi no cabemos en ella'.

El PSOE, partido que sostiene al Gobierno, ha sufrido nueve derrotas, cinco más que el año pasado: ocho al ver que se aprobaban propuestas de la oposición pese con su vota en contra y la novena al no conseguir que saliera adelante su iniciativa sobre el Estatut.

En total se aprobaron 42 resoluciones a consecuencia del debate sobre el estado de la nación, entre ellas cinco en contra de la congelación de las pensiones apoyadas por todos los grupos salvo el PSOE y otra casi unánime para prorrogar seis meses la prestación de 426 euros a parados.

Fue el grupo socialista el que logró sacar adelante el mayor número de mociones, trece de las quince que había presentado, en tanto que el grupo Mixto vio aprobadas diez, CiU ocho y el PP, seis, mientras que los grupos del PNV y ERC-IU-ICV sólo consiguieron que la Cámara les convalide dos a cada uno.