Público
Público

Protestantes denuncian el "retroceso alarmante" de la libertad religiosa

Los evangélicos critican el trato discriminatorio a otras religiones y los privilegios que tiene la Iglesia Católica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La religión en España no es sólo la Iglesia Católica. Existen otras confesiones, con menos practicantes, que se sienten discriminadas frente al trato de privilegio que se da a la Iglesia.

Con esta idea la Federación de Iglesias Evangélicas de España (FEDERE) ha convocado una serie de actos de protesta y manifestaciones por toda España para el próximo 31 de octubre ante el 'retroceso alarmante' de la libertad religiosa con las que piden a los partidos políticos una ley que regule este derecho, normalice su ejercicio y acabe con las 'discriminaciones, arbitrariedades y restricciones'.

'Estamos un poco cansados de que no se avance y ahora preocupados porque vamos hacia atrás en la transición a una plena libertad religiosa que respete a todas las religiones por igual', ha explicado a Efe el responsable de Comunicación de FEDERE, Jorge Fernández.

En un manifiesto, los evangélicos exigen 'medidas concretas para acabar con los vestigios de confesionalidad encubierta' y que garanticen el trato 'igualitario y no discriminatorio' para todas las confesiones religiosas. Denuncian las 'restricciones al ejercicio de culto, cierre de templos y capillas, conculcación de derechos fundamentales y trato discriminatorio' en comparación al trato 'deferente' que recibe la Iglesia Católica.

Más tajante es el portavoz del Consejo Evangélico de Madrid, Pedro Tarquis, para quien en España 'ha habido una transición política del nacional-catolicismo, pero nunca una transición de un Estado monoconfesional a uno plural, y ya va siendo hora'.

Otros 'vestigios del nacional-catolicismo' con los que es preciso acabar según los evangélicos son, por ejemplo, los funerales de Estado dirigidos solo por religiosos católicos, o el hecho de que el papa sea recibido 'con la mayor deferencia' por el Rey y el presidente del Gobierno, y otros líderes religiosos no. También han denunciado las dificultades que encuentran los miembros de confesiones minoritarias para celebrar actos en la vía pública o para comprar licencias de televisión o radio.

Todos los partidos son responsables de esta situación de desamparo

Los protestantes consideran que todos los partidos políticos son responsables de la situación de 'desamparo' en que se encuentran las minorías religiosas, ya que ningún gobierno de la democracia ha escuchado sus quejas y abordado la cuestión.

Por ello, piden 'de la manera más respetuosa y enérgica posible' que los partidos incluyan en sus programas electorales propuestas para resolver los problemas que dificultan el ejercicio del derecho a la libertad religiosa.