Público
Público

Las protestas causan 18 heridos y cinco detenidos

Una de las manifestantes, de 55 años, fue trasladada al hospital con contusiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La protesta de varios centenares de miembros del Movimiento 15-M acabó ayer con 18 heridos y cinco detenidos tras una intervención policial. Una de las personas heridas es una mujer de 55 años que fue trasladada al Hospital Clínico con contusiones en la cara y la cabeza, según informó ayer la agencia Efe.

Los indignados se encontraban en la plaza en la que está situado el edificio de Les Corts Valencianes, donde ayer se celebró la sesión inaugural de la nueva legislatura. Los manifestantes pretendían protestar por la presunta corrupción que salpica el PP valenciano, entre cuyos diputados hay tres imputados y seis implicados en escándalos judiciales, entre los que se encuentra el presidente Francisco Camps.

El Gobierno asegura que un antisistema' golpeó primero a uno de los agentes

Durante toda la mañana, la Policía Nacional estableció un cordón de seguridad tras el que los manifestantes exhibieron pancartas, como 'No queremos más corrupción', y gritaron consignas por la ética pública, como 'Tenemos los chorizos, nos falta el pan'. Además, varios agentes no llevaban la habitual placa con el número de identificación prendida del uniforme, lo que provocó las quejas de muchos de los jóvenes.

Alrededor de la una del mediodía se produjo el incidente violento. Según uno de los heridos, el diputado de Compromís Juan Ponce, en un momento determinado dos agentes atravesaron las vallas de contención. 'Recorrieron 30 o 40 metros y agarraron por los hombros a uno de los jóvenes. La gente se acercó para pedirles explicaciones. Ellos pidieron entonces refuerzos y comenzaron a golpear indiscriminadamente a las personas que tenían alrededor, así como a arrastrar a tres manifestantes con violencia'. Según Ponce, 'llegaron a pegar a quienes intentaban auxiliar a los agredidos'. El diputado aseguró que 'no hubo violencia previa ni insultos por parte de los manifestantes'.

La violencia partió de la Policía según un herido, diputado de Compromís

La versión de la Delegación del Gobierno del País Valencià fue la contraria. 'En ningún momento se ha tratado de una carga policial, sino de una respuesta puntual de los agentes para repeler la agresión previa por parte de un grupo de anti-sistema que ha arrojado objetos contundentes a los policías', aseguraron a través de un comunicado. Según la Delegación, uno de los concentrados se dirigió a uno de los agentes 'en términos gravemente injuriosos'.

Cuando el policía le pidió la documentación, 'de forma inopinada, el acompañante del requerido ha agredido violentamente, con un puñetazo en la cara, al agente'. Según la nota, los manifestantes lanzaron unas tijeras y botellas de agua a los policías, con el resultado de que ocho de los 18 heridos son agentes de la Policía.

Por la tarde, los indignados convocaron una concentración frente a la comisaría de Policía Nacional de Zapadores en solidaridad con los detenidos. Miles de personas participaron, según informó Europa Press. En una asamblea, los concentrados decidieron encaminarse hacia la Ciudad de la Justicia, donde al cierre de esta edición entre 300 y 400 personas esperaban la liberación de los detenidos, según Adoración Guamán, una de las asesoras jurídicas del movimiento y presente en las protestas.

En Santiago de Compostela, la policía también ha disuelto una concentración frente al edificio de la Xunta de Galicia, acordada de madrugada por un grupo de acampados de la Praza do Obradoiro.

Según informa Manu, portavoz de Comunicación de #acampadaobradoiro, la actuación de la policía se saldó con 'varias personas heridas, de las cuales una terminó en el hospital'. Además, 'hay varias personas con contusiones leves': una chica sufrió una luxación en la muñeca tras un forcejeo con la policía.

Tal y como explican desde la acampada, la concentración estaba situada frente a la puerta principal de la Xunta, impidiendo la salida de los coches. No obstante, 'había otras puertas por las que podían haber salido', ha comentado Manu, quien indica que la intención era 'hacer salir a los diputados a pie para hablar con ellos'.