Público
Público

Las protestas contra el cierre de las urgencias se disparan en Catalunya

Las manifestaciones en muchos municipios y barrios de Barcelona terminan con la ocupación de los ambulatorios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una hilera de turistas armados con cámaras caminaba ayer hacia el Park Güellde Barcelona por la misma calle por donde subía un grupo de enfermos en dirección al Hospital de l'Esperança. A uno le dolía la barriga, otro estaba mareado y otro se lo estaba pensando: 'Lo decidiré durante la cola', aseguraba. Un centenar de vecinos del barrio de Gràcia decidieron colapsar ayer el servicio de urgencias del hospital para evitar su cierre. Los recortes del Govern de la Generalitat obligan, desde ayer, a limitar las urgencias hasta las 20.00 horas. Por la noche, las urgencias se derivarán a los hospitales de la zona, donde tendrán más trabajo pero menos personal.

En la protesta había vecinos del barrio que contaban con el apoyo de algunos trabajadores del centro, que ayer se limitaban a darles las gracias en voz baja, por temor a represalias. Dos horas después de que empezara la acción, varias furgonetas de los Mossos d'Esquadra llegaron al hospital y negociaron con los vecinos para que se retiraran. También lo hizo la gerente del Parc de Salut Mar de Barcelona, Olga Pané. Al cierre de esta edición seguían las negociaciones aunque los afectados ya habían decidido que hoy repetirán su protesta. También en Barcelona, en Horta, un grupo de vecinos empezó ayer una acampada delante del ambulatorio, ante la amenaza de cierre de las urgencias.

En un hospital, la Policía negociaba con indignados que fingían ser enfermos

El recorte en el horario de urgencias también afecta a otros municipios catalanes y allí también han llegado las protestas. Es el caso del centro de atención primaria de Molins de Rei, donde los vecinos se ven obligados a trasladarse a otras ciudades, que recibirán mayor número de usuarios también sin aumentar el personal. Para protestar contra la reducción horaria, ayer por la noche cerca de 500 personas de todas las edades se echaron a la calle y llevaron su protesta al interior del ambulatorio. La oposición al recorte del horario en este municipio de unos 25.000 habitantes gobernado en coalición por PSC y CiU ha conseguido la unanimidad de todos los partidos políticos. El primer teniente de alcalde, Joan Ramon Casals, y el resto de regidores convergentes se sumaron a la concentración protestando contra la decisión tomada por su propio partido.

El de Molins de Rei no es el único caso de la zona. Pequeños pueblos más alejados del área metropolitana y con dificultades de transporte público se quedan también sin urgencias por la noche. Es la situación que se vive en Vallirana y Corbera de Llobregat, donde a partir de las nueve de la noche para ser atendidos se tienen que desplazar hasta 15 kilómetros. Ayer también hubo protestas en Sabadell y Olesa. En toda Catalunya, los recortes han provocado el cierre de 28 centros de atención primaria y la reducción del horario de una docena más.

Medio centenar de trabajadores de ambulancias se concentraron ayer en el aeropuerto de Barcelona para informar a los turistas de los recortes que está sufriendo la sanidad en Catalunya. “No te pongas enfermo, no hay ambulancias”, se leía en las octavillas que repartieron entre los visitantes extranjeros. “No se creían que estuvieran en un país del primer mundo”, comenta Jordi Socías, presidente de la agrupación sindical. La ministra de Sanidad, Leire Pajín, instó ayer a la Generalitat a evitar recortes con los 8.000 millones de euros de recursos adicionales que el Estado pondrá a disposición a las comunidades autónomas. 

Nuria García, , miembro de la asamblea de Gràcia
'La Crisis es la excusa para privatizar la sanidad'

Núria Garcia está indignada y ayer, como tantos otros vecinos, llevó su protesta al interior del Hospital de l’Esperança, donde las urgencias sólo se atienden hasta las 20.00 horas. “Se está dando la excusa de la crisis para que la gente se haga de una mutua privada” critica convencida. Y añade: “Algunos centros públicos por las tardes alquilan el servicio a las privadas, que son los que más se benefician de esta situación. Es una privatización encubierta”.

En lugar de recortar la sanidad, Núria Garcia propone distribuir mejor los ingresos: “Recortan los servicios de la gente más vulnerable, en lugar de hacer pagar más impuestos a los más ricos. La crisis la están pagando las personas que están en el paro y que no han provocado esta situación”. Cree que si los recortes en urgencias continúan y sigue la huelga de ambulancias “habrá que empezar a contabilizar cuántas personas mueren por enfermedades tontas”. Ella ya lo ha sufrido:“Tengo un pariente a quien por culpa de los recortes dejaron de operar y murió. No sé qué hubiera pasado si le hubieran operado, pero no lo hicieron”, lamenta.

Finalmente, Garcia critica que en medio de la crisis y de los recortes sanitarios “los políticos aumentan los cargos de confianza”.

Joan Ramón Casals, primer teniente de alcalde (CiU)
'Debe haber otras maneras de ahorrar'

“Desde el Ayuntamiento de Molins de Rei, mostramos nuestro rechazo absoluto a la reducción de las horas de atención en el centro de primaria. Ante el recorte de un servicio básico como el servicio de urgencias entendemos que nuestra obligación es estar al lado de la gente del pueblo”. El primer teniente de alcalde de Molins, de CiU, Joan Ramon Casals, se refería así a los recortes sanitarios emprendidos por la Generalitat, de su mismo partido, y reconocía que le “cuesta entender” lo que se está haciendo.

“Creo que debe haber otras maneras de ahorrar. Es un recorte que el anterior Gobierno de la Generalitat ya empezó hace dos años, al que ya mostramos nuestro rechazo recogiendo 2.800 firmas contra el cierre entre las 12 de la noche y las ocho de la mañana. Ahora, por coherencia, gobierne quien gobierne, seguimos estando en contra de un recorte aún mayor que reduce el horario hasta las nueve de la noche”, explica.

Por ello apoya las movilizaciones. “Es normal que la gente concentre su rabia contra los políticos, y más si somos del mismo partido, pero nosotros hemos trabajado y seguiremos trabajando para que este recorte en Molins de Rei revierta y se recuperen las 24 horas de urgencias”.