Público
Público

El PSC debate el lunes si tumba el presupuesto

El conseller de Economía Antoni Castells ha proclamado una y otra vez que sus 25 diputados no votarían unas cuentas que no incluyeran un nuevo modelo de financiación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La hora de la verdad se acerca y el debate está abierto en el PSC sobre si deben o no apoyar en el trámite final del Congreso los presupuestos del Estado presentados por Pedro Solbes. El conseller de Economía Antoni Castells ha proclamado una y otra vez (sin mediar desmentido alguno del primer secretario José Montilla, sino todo lo contrario) que sus 25 diputados no votarían unas cuentas que no incluyeran un nuevo modelo de financiación. El lunes el PSC reune su ejecutiva y, como exigió el jueves el conseller, se debatirá qué hacer ante un presupuesto que incumple el Estatut.

Si Castells, que en su día pidió sin llegar hasta las últimas consecuencias recuperar el grupo propio en el Congreso, es coherente debería pedir no apoyarlos. Faltará ver quien le sigue por una senda que liquidaría la relación PSC-PSOE.

Zaragoza y Chacón

Tumbar los presupuestos (cosa que han hecho PP, CiU, ERC e ICV en el Senado) era la principal arma de presión del PSC para conseguir que Solbes cediera. A día de hoy ni él lo ha hecho ni el Govern ha asumido un “mal acuerdo”. La mayoría de dirigentes del PSC comparten cierto enojo con el secretario de organización, José Zaragoza, y la cabeza de filas en Madrid, Carme Chacón, que estos días han dado por hecho el sí del PSC sin debate previo.

Por eso Castells elevó el tono el jueves (sin conseguir ayer ningún apoyo público) y exigió el debate en la cúpula del partido, que llegado el caso votaría. La solución podría llegar vía algún compromiso in extremis de Zapatero (ayer insistió en que el pacto llegará “pronto”) que mostrara el camino hacia el pacto muy despejado. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, del PSC, avisó a Castells de que nada tienen que ver la financiación y el presupuesto mientras CiU, ERC y ICV seguían dudando del arrojo de los socialistas catalanes.