Público
Público

El PSC se distancia del PSOE y afronta un futuro incierto

Los socialistas catalanes critican la composición de la nueva ejecutiva y denuncian "presiones" contra Chacón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los más filósofos dentro del PSC repartían ayer sus condolencias recordando que la vida seguirá siendo igual que la que habían conocido hasta ahora. Los más sentidos lamentaban la ocasión perdida y miraban de nuevo a una realidad inapelable: nunca su partido estuvo tan abajo.

Los socialistas catalanes celebraron ayer su primerareunión tras la derrota de Carme Chacón en su pugna por convertirse en secretaria general del PSOE en un ambiente sombrío. A pesar de que el número uno del PSC, Pere Navarro, ha insistido este fin de semana en que su partido sigue estando igual de representado en la ejecutiva federal del PSOE, ayer abundaron las muestras de amargura entre los socialistas catalanes. Tras meses de defender el hermanamiento entre PSC y PSOE, se desencadenó el distanciamiento.

Zaragoza: 'Chacón es quien sale del congreso con más futuro político'

Nadie encarna la derrota del PSC como la propia Chacón y José Zaragoza. El exsecretario de Organización del PSC, arquitecto de los socialistas catalanes desde hace tres lustros y aspirante a erigirse en el hombre fuerte del PSOE en caso de una victoria de Chacón, lamentó en una entrevista en la radio catalana RAC1 que existe un sector 'conservador' que 'no ha sabido ver la necesidad de cambiar'. Asimismo, habló de las 'trampas' que se habían tendido a la candidatura de la exministra, en referencia a declaraciones como las de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que aseguró que Chacón era 'Zapatero con faldas'. En este sentido, para Zaragoza, que será uno de los dos representantes del PSC en el Comité Federal del PSOE, 'ha habido comportamientos que ya no en política, sino desde el punto de vista personal, superan las buenas maneras'. A pesar de ello, aseguró que 'Chacón es el dirigente político que ha salido del congreso del PSOE con más futuro político'.

Más contundente fue Antoni Balmón, número tres del PSC, que lanzó una descarnada crítica al nuevo núcleo de poder de Alfredo Pérez Rubalcaba. Según dijo, no se siente 'representado ni identificado' con la ejecutiva del PSOE, a la que sí reconoció 'peso político'. Según Balmón, hubo 'presiones' para evitar la victoria de Chacón y 'se traspasaron las fronteras' con comentarios como el de Ibarra. Además, comentó que ahora está 'más pendiente de lo que ocurra en Francia en mayo que de lo que puede hacer el socialismo español'.

Los socialistas catalanes prometen una relación 'leal, federal y exigente'

Balmón fue quien más duramente criticó la ejecutiva elegida por Rubalcaba, donde aparecen sólo dos miembros del PSC. 'La norma no escrita es que si tienes el 51% de apoyo debes hacer una ejecutiva integradora', añadió. En este mismo sentido, otros destacado dirigentes del PSC aseguraban que la dirección debería haber sido 'Rubalcaba, y el resto al 50%'.

La decepción se entiende por diversos factores: el desembarco de Chacón en el PSOE se fraguó durante años. La exministra era una apuesta personal de quienes hasta hace sólo unos meses llevaban las riendas del PSC José Montilla, José Zaragoza y Miquel Iceta, que comprobaron complacidos cómo la dirigente crecía junto a José Luis Rodríguez Zapatero.

Para esa terna de dirigentes, la posibilidad de que Chacón pudiera convertirse en la máxima dirigente del PSOE suponía acceder a una segunda vida política. Distintas voces dentro del partido apuntaban que la decisión de Zaragoza de ser diputado y la del expresident Montilla de ser senador iba dirigida a ayudar a las aspiraciones de la rival de Rubalcaba. Y se da por seguro que habrían desempeñado labores de responsabilidad en un PSOE comandado por Chacón.

Balmón, número tres, dice seguir con más interés lo que ocurre en Francia

Perdida esta oportunidad, que en el PSC muchos veían como cercana y que se ha disuelto por sólo 22 votos, los socialistas catalanes asumen ahora la cruda realidad, que les ha llevado al peor ciclo electoral de su historia en Catalunya. Nunca habían estado tan poco representados en los ayuntamientoshan perdido los consistorios de Barcelona o Girona y la poderosa Diputación barcelonesa, en el Parlament donde sólo tienen 28 diputados, su mínimo histórico y en el Congreso, donde fueron superados por primera vez por CiU.

La situación es tan compleja que ni siquiera hay sectores políticos que puedan tratar de rentabilizar la derrota de Chacón: los catalanistas-maragallistas fueron purgados en el congreso del pasado diciembre y nunca llegaron a consolidarse como un grupo. La poderosa federación de Barcelona está en plena pugna interna mientras gesta el relevo del exalcalde Jordi Hereu. Los obiolistas demostraron su falta de fuerza en dicho cónclave y el regidor de Lleida, Àngel Ros, ultima su candidatura a presidenciable del PSC, donde a priori cuenta con pocas posibilidades de éxito.

Mientras, Jaume Collboni, portavoz de la formación catalana, daba imagen de normalidad adoptando el compromiso de mantener una relación 'leal, federal y de exigencia con el PSOE'.

Su voz resumió la de los dirigentes del PSC que piensan que la vida tras el congreso del fin de semana en Sevilla seguirá igual. Igual de dura.