Público
Público

El PSC niega la urgencia financiera del Govern

Rebaja en 2.200 millones las necesidades de la Generalitat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Y al fin, tras un mes de silencios y argumentaciones a media voz, el PSC se decidió a salir a defender las cuentas del Govern de José Montilla.

La formación hizo público ayer un documento muy similar al que entregó el anterior conseller de Economia, Antoni Castells, al nuevo Govern de CiU durante el traspaso de poderes efectuado a principios de enero. El análisis, elaborado en el entorno de Castells, sostiene que 'afirmar, como se ha hecho, que las finanzas de la Generalitat están en una situación de ruina es falso, indigno y desleal'.

Los socialistas creen que el Govern de Mas dramatiza para hacer ajustes

Los argumentos del PSC no sólo miran al pasado, sino también al futuro más inminente, ya que rebaja las necesidades de tesorería que tiene la Generalitat para 2011 de los 11.000 millones que reclamó Artur Mas al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a 8.788 millones de euros. El documento apunta que estas urgencias 'podrían ser menores si se reducen las necesidades derivadas de la variación de activos financieros'. En pleno toma y daca entre Mas y el Ejecutivo central por las necesidades financieras de ambas administraciones, los 2.200 millones de diferencia podrían ser fundamentales.

El documento admite que en 2010 se produjo un déficit aproximado del 3,2%, cuatro décimas inferior al 3,6% con que trabaja el Govern convergente. Esta diferencia responde, según los responsables económicos del PSC, a que no se tienen en cuenta las liquidaciones de la financiación procedente del Estado.

El Tripartito redujo entre 200 y 500 millones el gasto no finalista en 2010

Este análisis, encargado por el primer secretario del partido, el expresident Montilla, da una explicación al espinoso asunto de la desviación de déficit prevista en 2010 y descarta que se produjera a causa del 'descontrol' o 'desbarajuste' en la gestión del Tripartito, tal y como apunta el Govern de Mas. La razón aducida para esta desviación es la drástica caída de los ingresos que sufrió la Generalitat a causa del contexto de crisis. Los cálculos de los antiguos responsables del Departament eran que la recaudación del pasado año fuera 3.000 millones inferior a la de 2009.

En este sentido, puntualizan que el gasto equivalente financiado con ingresos no finalistas se redujo entre 200 y 500 millones en 2010 respecto al ejercicio anterior. Además, se apunta que el déficit después de la liquidación definitiva del modelo de financiación es en 2010 claramente inferior al de 2009, cuando alcanzó un preocupante 4%.

El portavoz del PSC, Miquel Iceta, lamentó que la 'dramatización de la situación económica, cuando no manipulación dura y simple', sirve al Govern para 'justificar los recortes'. En la misma línea se expresó Montilla, quien aseguró que 'no se puede confundir a la opinión pública deliberadamente, haciendo de los compromisos sobre el déficit una excusa'.

La respuesta del Govern fue lacónica y llegó de su portavoz, Francesc Homs, que explicó que el PSC está 'haciendo el trabajo al Gobierno español', y le preguntó directamente 'de qué lado está', si del de los intereses de Catalunya o de los del Gobierno.