Público
Público

PSE y PP vasco aprueban los Presupuestos del "cambio"

La oposición ironiza por el rodillo del Gobierno transversal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Euskadi ya tiene Presupuestos para el próximo año. El guión previsto se cumplió este miércoles prácticamente a rajatabla en el Parlamento vasco, y el Gobierno de Patxi López sacó adelante las cuentas con el respaldo del PP y la abstención del PNV. La anécdota de la sesión la protagonizó el único representante de UPyD, Gorka Maneiro, al abstenerse también en la votación cuando había anunciado su apoyo. Aralar, EA y EB votaron en contra.

El resultado de la sesión era obvio desde el pasado 26 de octubre, cuando el lehendakariy el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, se reunieron en Lehendakaritza sede de la Presidencia para sellar un pacto presupuestario dentro de su alianza para esta legislatura y hacer valer así ayer su mayoría absoluta de 38 parlamentarios en la Cámara.

Desde aquel día, el debate sobre los Presupuestos ha estado condicionado por dicho acuerdo hasta el punto de que, prácticamente, no ha existido negociación. Hace una semana, la entente PSE-PP tumbó casi la totalidad de las 1.000 enmiendas presentadas por los grupos. Sólo salieron adelante medio centenar del PP, siete de UPyD y dos del PNV.

La propia abstención del partido nacionalista no es consecuencia de una negociación directa sobre las cuentas del Gobierno vasco, sino fruto del pacto más general con los socialistas vascos para facilitar, en estos tiempos de crisis, la aprobación de los Presupuestos en todas las instituciones.

Así, el debate discurrió básicamente sobre todos estos precedentes, aunque desde ópticas bien distintas. Ante la crítica del rodillo, el portavoz del PSE, José Antonio Pastor, dedicó buena parte de su discurso a sostener que los Presupuestos son fruto del diálogo: 'Participan de características esenciales del nuevo tiempo político. Porque son producto de la estabilidad, el diálogo y la voluntad de llegar a acuerdos. Y son al mismo tiempo la expresión de un Gobierno creíble que tiene como prioridad fundamental combatir la crisis económica y crear empleo'.

El PNV, Aralar, EA y EB trataron de convertir ese discurso en papel mojado cuestionando la 'inexistencia de diálogo' por parte del Ejecutivo y su 'falta de credibilidad'. El portavoz nacionalista, Ricardo Gatzagaetxebarria, recordó el rodillo sobre casi todas las enmiendas y dijo que el Gobierno de López que tiene 'un problema de confianza', en alusión al último sondeo del Euskobarómetro; el 71% de los vascos desaprueba su gestión.

La portavoz de Aralar, Aintzane Ezenarro, se pronunció en la misma línea: 'Lo lógico en una situación como la suya, en la que nacen con un déficit de legitimidad, sería intentar alcanzar acuerdos con el resto de los grupos. Pero no, su problema más grave es que se han acabado creyendo su propio cuento de hadas'.

El portavoz de EA, Jesús Mari Larrazabal, acusó al Gobierno vasco de ser 'frentista' e ir 'contra la transversalidad que dice defender'. Y el parlamentario de EB, Mikel Arana, acusó al PSE y al PP de poner en marcha la 'apisonadora política' y de aprobar unos presupuestos que, 'más que del cambio, son del cambiazo'. El portavoz del PP, Antón Damborenea, aprovechó su intervención para criticar los presupuestos de Zapatero.