Público
Público

El PSOE alerta del "desguace" de todo lo público si gana el PP

Rubalcaba se compromete a no congelar las pensiones ni el salario de los funcionarios. Blanco dice que Rajoy "propone la motosierra para la educación y la guadaña para los pensionistas" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El calculado 'depende' de Mariano Rajoy sobre sus planes de ajuste ha sido visto por los socialistas como un punto débil en la fortaleza electoral del PP y por ahí atacaron ayer en tromba, enarbolando el banderín de la defensa a ultranza de los servicios públicos esenciales.

El candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha concluido de la ambigüedad de su contrincante electoral que el PP 'está preparando un desguace del Estado de bienestar'; y su vicesecretario general y portavoz del Gobierno, José Blanco, ha sido igual de contundente, pero más gráfico aún: 'Rajoy propone la motosierra para la educación y la guadaña para los pensionistas'. Para fijar el contraste, Rubalcaba se ha comprometido a no congelar las pensiones ni el salario de los funcionarios si gana las elecciones del 20 de noviembre.

A la ofensiva encabezada por Rubalcaba y Blanco se ha sumado la vicepresidenta y ministra de Economía, con evidentes indicios de coordinación. En declaraciones a TVE, Elena Salgado ha dicho que, para los socialistas, 'las pensiones son una prioridad' y 'todo el margen' presupuestario que puedan 'tener al final de año' se dedicará a mejorar su situación. Y en cuanto al sueldo de los funcionarios ha apuntado que, puesto que ya se les aplicó una rebaja, 'no es previsible que haya que hacerla otra vez'.

Pero la movilización socialista no se quedará en las voces de sus portavoces más cualificados ni en la reacción inmediata que es flor de un día. El Comité Electoral se propone estirar cuanto pueda una polémica que, a juicio de sus miembros, puede movilizar al sector de su electorado más sensible al temor ante la vuelta al poder de la derecha que pronostican todas las encuestas.

Para mañana está previsto que Rubalcaba abunde en su denuncia, con vídeo incluido. Y, para reforzar la imagen de un partido cohesionado cuya tripulación rema al unísono en la misma dirección, los barones del PSOE protagonizarán también comparecencias simultáneas para denunciar 'el recortazo' en sus respectivos territorios.

Rubalcaba, tras una reunión con la Junta Directiva de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social, se ha ofrecido voluntario para interpretar los silencios de su antagonista: 'He escuchado a Rajoy decir, a la pregunta de si subiría el IVA y el IRPF, que en un primer momento, 'no', lo que traducido al conjunto de los ciudadanos significa que en un segundo momento, sí. Hoy le preguntaron por la congelación de las pensiones y ha dicho 'depende'; se lo voy a traducir: depende no, congelación'.

'Depende de Rajoy es: congelación de pensiones'

Para avalar su traducción libre, el candidato socialista ha echado mano de los ejemplos que constituyen antecedentes verificables y, a su juicio, exhibiciones del 'descaro' de la derecha: 'Recortes educativos en la Comunidad de Madrid, recortes sanitarios en Castilla-La Mancha, desaparición de la gratuidad en los libros de texto en Galicia...'.

No sólo a esta denuncia de las intenciones ocultas del PP, sino al cuestionamiento de su capacidad para gestionar la crisis, ha dedicado el portavoz del Gobierno la mayor parte de su intervención en un desayuno organizado por Europa Press. Blanco ha emplazado al PP a no refugiarse en 'la excusa de la herencia' recibida y ha subrayado que su anterior experiencia de Gobierno (1996-2004) 'coincidió con un periodo expansivo de la economía', en el que todas las reformas se limitaron a dos: 'privatizar, sin liberalizar'; y 'alimentar el principio de todo urbanizable'.

'Se necesitan líderes, no burócratas'

De ello se colige que, según ha afirmado, 'la gran reforma estructural del PP fue cambiar industria por sector inmobiliario en nuestro sistema productivo', en lo que ha venido a decir constituyó una especie de bomba de racimo con mecanismo de relojería.

Así, el portavoz del Gobierno y ministro de Fomento ha sostenido que nuestro déficit público 'se debe a que se han derrumbado los ingresos fiscales provenientes del ladrillo' (el 75% del incremento registrado entre 1995 y 2006). Y el mismo culpable principal ha señalado para los demás males de nuestra economía: paro, carestía de crédito y endeudamiento privado. Para muestra, un dato: 'En 2010, el ajuste del sector de la construcción por sí solo drenó 1,6 puntos porcentuales de crecimiento económico'.

Para afrontar esta situación, ha reivindicado que hace falta 'algo más que una agenda de austeridad' y ha abogado por 'cambios estructurales en nuestro sistema impositivo para mantener la estabilidad presupuestaria sin dinamitar nuestro Estado de bienestar'. En concreto, ha fijado tres objetivos: 'Tolerancia cero contra el fraude, más estabilidad en la recaudación y un sistema más justo, entre personas y también entre empresas (grandes y pequeñas)'. En este apartado, ha apuntado que habrá 'que subir impuestos a algunos y bajárselos a otros', sin mayor concreción.

El Gobierno y los barones del PSOE secundan al candidato

La vicepresidenta, tras explicar que la disolución de las Cortes impide en estos momentos aprobar nuevos impuestos, ha defendido la reactivación temporal dos años del Impuesto sobre el Patrimonio. Se pretende, según ha dicho, facilitar que, si gana las elecciones el candidato del PSOE, se reconvierta en 'un impuesto para ricos'.

En cuanto a la introducción de una tasa europea para gravar las transacciones financieras la tasa Tobin, Salgado ha subrayado que España está 'en primera línea de combate para que se imponga'. Pero ha advertido de que, para que prospere la iniciativa, será preciso que haya 'una masa crítica suficiente de países'.

Blanco ha conjugado la crítica al PP con la reivindicación del legado de los gobiernos de Zapatero, que 'no es sólo social'. Así, ha destacado que, cuando se pueda analizar con perspectiva histórica, 'este tiempo será recordado como el periodo definitivo para lograr el final del terrorismo, la pesadilla que ha sobrevolado nuestra cabeza durante 40 años'.

Los socialistas salen en tromba para advertir contra 'el recortazo'

En cuanto a las reformas y medidas adoptadas para evitar una intervención por la Unión Europea, ha sostenido que el Gobierno 'ha hecho su tarea' y ha pronosticado que, a partir de 2012, España volverá a 'crecer más que la media de la zona euro'.

Pero antes, para capear el temporal, ha defendido que Europa, 'y España también, necesita líderes, no burócratas que se limiten a intentar no meterse en charcos'. De paso, ha criticado 'el populismo, del que espero que algún día no nos tengamos que arrepentir ', de algunos dirigentes de la derecha. La aludida era Esperanza Aguirre.