Público
Público

El PSOE aplicará mano dura a sus dos tránsfugas

Romero y Pérez están citados hoy en Ferraz. Pajín culpa de la crisis a Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dirección del PSOE sostiene que en el conflicto de Caja Madrid sólo hay una crisis y un responsable último, Mariano Rajoy, por 'mirar para otro lado' en la guerra abierta que por el control de la entidad libran Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, actitud que a su juicio denota su falta de autoridad 'para poner orden' en el PP.

Con esta posición, reiterada por el vicesecretario, José Blanco, y la secretaria de Organización, Leire Pajín, el PSOE intenta también impedir que cunda la idea de que la rebeldía de dos de sus militantes Francisco Pérez y Antonio Romero que forman parte de los órganos de Caja Madrid es la manifestación de una división en las filas socialistas.

Los dos tránsfugas han sido citados hoy en Ferraz para que expliquen las razones de su actuación, dentro del expediente informativo que se ha abierto. La convocatoria se aprovechará para reiterarles que el criterio del partido es 'mantener el estatu quo actual' de la entidad, aunque nadie cree que vayan a cambiar de actitud.

La impresión entre los socialistas es que Romero y Pérez 'actúan guiados por su interés personal, a sabiendas de que sus carreras políticas han terminado', aunque nadie quiere concretar la acusación. Romero llegó a ser vicesecretario con Rafael Simancas y Pérez fue secretario de Organización con Tomás Gómez, cargo que según denunciaron los partidarios del actual secretario general utilizó para 'trabajar a la contra', por lo que fue sustituido el año pasado.

Pajín se limitó a apuntar que, cuando concluya el expediente, 'se adoptarán las medidas disciplinarias oportunas'. Pero otras fuentes de la dirección involucradas en el conflicto vaticinan 'una expulsión fulminante' de los dos tránsfugas. De hecho, se invocan ya precedentes de decisiones similares en Andalucía.

Tanto desde la dirección federal como desde la regional se minimizan los brotes de discrepancia. Si el domingo fue el diputado regional Iván García quien dijo no comprender 'el acuerdo de Gómez con Aguirre', ayer suscribieron esta tesis 13 concejales de cinco ayuntamientos madrileños. 'Es un chiste y, en algún caso, como Móstoles, procedente de una agrupación que está disuelta', señalaron fuentes próximas a Gómez. Desde la dirección federal cierran filas: 'El criterio de actuación ha sido fijado de común acuerdo' entre Ferraz y la dirección madrileña.

Interlocutores de ambas instancias coinciden en que se trata de 'un reducto de los llamados simanquistas' que no han asumido el cambio de liderazgo en el PSM. También en exculpar por completo a Rafael Simancas, del que los críticos toman su apellido.

Ante el horizonte de judicialización del conflicto en Caja Madrid, los socialistas madrileños estudian pedir que el Ministerio de Economía asuma la tutela de la Caja, que legalmente corresponde a la Comunidad. Sin embargo, esta opción se cree que tiene escaso soporte legal.