Público
Público

El PSOE asume que los comicios de 2011 pivotarán sobre la crisis

Blanco rechaza el intento del PP de convertirlos en "un simulacro de generales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los reclamos navideños darán paso a la cartelería electoral, si es que no empiezan a disputarse ya el espacio sin esperar a que el calendario traiga la llegada del año nuevo.

El PSOE dio este sábado el pistoletazo oficial de salida para la precampaña de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011 con una convocatoria de su comité electoral a todos los coordinadores provinciales y regionales. Y su máximo responsable, el vicesecretario general, José Blanco, convirtió la reunión en 'el primer acto de campaña'.

'Hoy arranca el dispositivo electoral del partido en todo el territorio y hasta el 22 de mayo ya no vamos a parar', dijo la portavoz del comité, Elena Valenciano, al sintetizar la arenga del número dos del PSOE, que vuelve a asumir la coordinación de las campañas tras el paso de Leire Pajín al Gobierno.

Blanco hizo hincapié durante su intervención, a puerta cerrada, en que 'la verdadera pregunta' que se plantea el 22 de mayo a los españoles es cuál es la persona que consideran más idónea para gobernar su municipio o su comunidad autónoma.

Respondía así a la estrategia del PP, que 'intentará hurtar ese debate, tratando de convertir las próximas elecciones municipales y autonómicas en un simulacro de elecciones generales'. No es una simple presunción, porque Mariano Rajoy lleva meses anticipando que pedirá el voto como palanca 'decisiva' para cambiar el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los socialistas rechazan acudir a estas elecciones como a una suerte de primera vuelta de las generales de 2012 y, para ello, quieren convertir en protagonistas a sus candidatos. Pero se muestran dispuestos al combate. 'No rehuiremos ningún debate, sea de carácter singular o general, político, económico o ideológico', aseguró Valenciano.

El PSOE es consciente no sólo de que la campaña del PP estará protagonizada por Rajoy a un nivel de participación en el que no podrá competir el presidente del Gobierno, sino también de que la situación económica será asunto central.

Blanco anticipó el planteamiento socialista: 'Los gobiernos municipales y autonómicos no pueden desentenderse del reto común de la recuperación económica, como si no fuera con ellos. Es más, contribuir a esa lucha es la primera de sus obligaciones en estos momentos, porque es la primera necesidad y la primera preocupación de los españoles'.

Entre los responsables territoriales de la campaña pudo constatarse, según dirigentes que participaron en la reunión, la preocupación común por el impacto que la crisis y el desgaste de Zapatero puede tener en sus resultados electorales. Por el contrario, según las mismas fuentes, no se registró ningún indicio de que el batacazo en las autonómicas de Catalunyahaya afectado a la moral en el resto de los territorios, porque se considera un fenómeno 'singular' y una derrota que 'estaba descontada'.

La oferta electoral se terminará de concretar en sendas convenciones. La de carácter autonómico se celebrará en Zaragoza, del 28 al 30 de enero; y la municipal, en Sevilla, del 11 al 13 de febrero. El planteamiento de fondo es que cada pueblo y cada comunidad autónoma constituyen una 'realidad única', con 'problemas particulares' a los que hay que ofrecer 'soluciones concretas', pero en estos momentos también son 'agentes clave' para la recuperación económica.

La salida social es la viga sobre la que el PSOE construirá su precampaña para las elecciones municipales y autonómicas. Este concepto corporativo se complementa con otros dos, que también fueron presentados ayer por el Comité Electoral a los coordinadores provinciales y regionales: Convicción y determinación y El esfuerzo de todos.

El propósito de esta precampaña es que se identifique al PSOE como 'la salida social' a la crisis económica y subrayar que sería muy distinto con la derecha. 'La salida social es trabajar para que el resultado de la crisis no sea un aumento de las desigualdades sociales', explicó Elena Valenciano.

Además, busca la complicidad de los ciudadanos en 'la firme convicción, cueste lo que cueste, de que las reformas que estamos impulsando son las que España necesita para salir reforzada de esta crisis'. Y el tercer pilar de la precampaña será que superar la crisis exige 'cooperación y esfuerzo compartido, no división y oportunismo', pero 'desgraciadamente y por el momento, España no puede contar con Mariano Rajoy' para este objetivo.