Público
Público

El PSOE blinda con UPN el modelo de financiación

El Gobierno da por seguro el voto del diputado navarro para garantizar la mayoría absoluta en el Congreso. El líder del BNG confirma su rechazo si no mejora la cuantía para Galicia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carlos Casimiro Salvador Armendáriz se ha convertido en el depositario de un voto determinante. En su segunda legislatura en el Congreso, el único diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN) es la llave de la mayoría absoluta en algunas de las combinaciones de geometría variable que realiza el Grupo Socialista. Por ejemplo, en la que en septiembre se celebrará para acomodar la ley orgánica de financiación de las comunidades autónomas (LOFCA) al nuevo modelo que este miércoles aprueba el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Con el BNG en contra e Izquierda Unida dubitativa, el Gobierno y la dirección del PSOE cuentan con el voto del diputado regionalista para blindar la aprobación de la reforma de la LOFCA en el Pleno del Congreso, que requiere de mayoría absoluta. El acuerdo con el gobierno tripartito de Catalunya asegura al PSOE el apoyo de ERC e ICV, que suman cuatro votos. Unidos a los dos negociados con Coalición Canaria, a los socialistas todavía les faltaría uno para alcanzar la cifra mágica: los 176.

Sin dar por perdido el de IU, los socialistas expresan la certeza de contar con el voto de Salvador, aunque a UPN nada le vaya en ello porque los Fueros otorgan a Navarra un sistema de financiación propio. Pero el tiempo ha venido a demostrar que la alianza que José Blanco forjó con Miguel Sanz en 2007 es de hierro y, aunque provocó una tensa situación en las filas del socialismo navarro, tiene una alta rentabilidad para el PSOE.

Izquierda Unida anunciará este miércoles la posición: los coordinadores de sus distintas federaciones discutían el martes por la noche, con posiciones que son reflejo de sus territorios de procedencia. Así, el valenciano y el balear se mostraron a favor del sí, mientras que otros, como el asturiano, expresaron reticencias.

El BNG tiene decidido votar en contra, salvo que se produzca a última hora una mejora muy sustancial para Galicia. Su nuevo líder, Guillerme Vázquez, reiteró a Público que el cambio de voto pasa por que su comunidad obtenga el 7,8% de los recursos totales, 'la posición relativa que teníamos en 1999'.  Vázquez culpó de la situación al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, porque “en lugar de hacer sus deberes, como los demás presidentes, estuvo paralizado e inactivo”.

Los territorios gobernados por el PP –seis comunidades además de Ceuta y Melilla– darán este miércoles la espalda al nuevo modelo de financiación autonómica siguiendo la pauta fijada por la dirección del partido conservador bajo un genérico 'no apoyarán' que hicieron oficial este martes. Esta formulación sortea el voto en contra y abre la posibilidad de una abstención por parte de los consejeros conservadores en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Opción que atenuaría la imagen contradictoria que encierra recibir una inyección económica que rechazada con un voto negativo.

El sistema es 'insolidario y poco transparente', según concluyó el PP tras reunirse con sus comunidades. Más claro, el líder conservador, Mariano Rajoy, tachó el modelo de 'gigantesca chapuza' con la que el 'caos está servido', confusión ante la que recetó a sus territorios una consigna para aportar orden: que defiendan 'sus propios intereses'.

Lo están haciendo. Este sálvese quien pueda ha abierto ya las primeras fisuras dentro de la línea común definida por la dirección conservadora. El PP canario, que gobierna las islas con CC –favorable al modelo– también lo apoya porque 'no hay más remedio' según su secretario regional, que admitió que lo respaldarían 'gobernando solos o en coalición'.

La segunda discrepancia es la postura de Ceuta. La ciudad autónoma, regida por el PP, dijo el martes que respalda la fórmula del Ejecutivo si se le entregan 15 millones de euros de financiación adicional. El tercer territorio conservador que matizó los reproches del PP es Castilla y León. Su responsable de Economía se desmarcó de las críticas de su partido sobre el impacto en el déficit del nuevo sistema. 'No las comparto', señaló la representante de la Junta, quien no cree un error incurrir en déficit si es para prestar servicios públicos.

Ante este vaivén de matices, y después de escuchar a Rajoy, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, recetó calma al líder conservador: 'Hoy hemos detectado que está un poco enrabietado', señaló Alonso para resumir la actitud del PP.