Público
Público

El PSOE cedió ante el PP para asegurar al menos un debate

Los conservadores logran que sólo haya un cara a cara y que no se celebre en TVE. La Academia de Televisión cree que la cita se ha consolidado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos condiciones planteó el PSOE al PP para la celebración de debates electorales entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy antes del 20-N: que fuesen dos, como mínimo, y que uno de ellos se celebrase en TVE, según explicó la directora de campaña, Elena Valenciano, a principios de octubre. Al final sólo habrá un cara a cara, el 7 de noviembre, y será organizado por la Academia de Televisión en un escenario aún por determinar.

La televisión pública cuya dirección se ofreció para celebrar el debate ha confirmado que pinchará la señal y, por tanto, lo emitirá. También han confirmado su intención de difundirlo La Sexta, Canal Sur, Telemadrid, Antena 3 y la televisión autonómica de Castilla y León.

«Lo importante es que haya debates», afirma el socialista Óscar López

Más allá de la cesión que supone acomodarse a las demandas de los conservadores, los socialistas reiteran la relevancia de esta cita televisada. 'Los precedentes son los que son y lo importante es que haya debates', explicó el miembro del Comité Electoral del PSOE y responsable de ultimar los detalles del debate, Óscar López. Entre los cara a cara de José Luis Rodríguez Zapatero y Rajoy, y los de Felipe González y José María Aznar transcurrieron 15 años.

En esta misma dirección apuntó el presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, que agradeció a ambos candidatos que no hayan dejado pasar 15 años. En su opinión, 'la gran diferencia en estas elecciones hubiera sido que no hubiera ningún debate'. 'La distancia entre cero y uno es enormemente superior a la distancia entre uno y dos o dos y tres. El reto estaba en que se pudiera consolidar la tradición en España', aseveró.

El riesgo: cero debates

Los negociadores de PSOE y PP aún no han hablado sobre el formato

Un argumento que encaja con el esgrimido por los socialistas para aceptar que sólo haya un único debate. El riesgo que había en estas elecciones, apunta Campo Vidal que fue moderador tanto en 1993 como en 2008 es que no se celebrase ninguno. Una posibilidad que estaba latente, según señaló la portavoz de la Academia, Concha García Campoy, a tenor de la victoria de Rajoy que pronostican los sondeos. 'Cuando existe una diferencia en las encuestas tan grande, uno de los candidatos puede optar por no arriesgar. No ha sido así y eso es una buena noticia', remarcó.

Esta idea de salvación y consolidación del formato también fue destacada por Campo Vidal, que agradeció al PSOE, al PP y a los candidatos su decisión. No obstante, el agradecimiento fue doble para el líder del PP porque, 'tal y como están las encuestas, Rajoy podía haber no aceptado '.

Enormemente satisfecho por el paso que han dado los partidos y porque la Academia haya sido elegida para organizar el debate, Campo Vidal destacó ante los medios la personalidad y la capacidad dialéctica de Rajoy y Rubalcaba, a los que considera 'dos de los mejores parlamentarios que existen en España'.

TVE, La Sexta, Antena 3, Canal Sur y Telemadrid emitirán la señal

Estas condiciones le llevaron a pronosticar 'un extraordinario' cara a cara y recordó que, en 2008, las dos debates tuvieron una audiencia de 13 y 12 millones de telespectadores, respectivamente.

Mesa 'tripartita'

Pero el éxito que augura Campo Vidal para la cita del próximo 7 de noviembre está aún verde en los preparativos: escenario, moderador, realizador, tiempos... Los responsables en la materia de PSOE y PP, Óscar López y Esteban González Pons, no han conversado todavía sobre los detalles. Tampoco lo han hecho con la Academia de Televisión, que se ha convertido en la tercera pata de la mesa negociadora.

La Academia espera reducir notablemente los costes de 2008

Sobre el futuro moderador, no hay nombre. Pero sí perfil, al menos en la Academia. El codirector del debate y vicepresidente, Fernando Navarrete, esbozó la idea que tienen en mente sobre cómo debe ser el moderador: 'Un profesional de la Academia lo más neutro posible'. Esto significa, matizó, que esté 'despegado de los temas políticos'. García Campoy añadió un rasgo más. 'Lo ideal sería que no fuera una imagen de las cadenas existentes', para que nadie pueda decir que hay preferencias, argumentó.

En cuanto al escenario, los miembros de la Academia aseguraron que será más sencillo de encontrar que en 2008. Fundamentalmente, porque los espacios que pueden albergar un plató y una sala de prensa para más de 400 medios como en las últimas generales están menos demandados. Según el productor ejecutivo del debate, Pepe Carvajo, los dos cara a cara tuvieron un coste de 900.000 euros. Una cifra que espera reducir notablemente. 'Como es un solo debate y un solo sitio, los costes serán menores'. Campo Vidal apeló a su 'voluntad de austeridad' para rebajar los costes, que pagarán proporcionalmente los medios que emitan el cara a cara.

Los otros debates

Además de la cita entre los líderes de PSOE y PP, la Corporación RTVE confirmó ayer que la dirección de TVE ha invitado a cinco grupos parlamentarios (PSOE, PP, CiU, PNV y ERC-IU-ICV) a participar en un segundo debate el 9 de noviembre.

Lo ideal, apostilló García Campoy, es que 'haya muchos debates'. Pero no sólo entre los dos candidatos con aspiraciones a la Moncloa. De hecho, ellos están abiertos a organizar alguno más si se lo piden. Ayer, de momento, invitaron a todas las cadenas a organizar la recepción de la señal, sin más mosca que la de la Academia.