Público
Público

El PSOE considera "lamentable" el aval de IU al PP en Extremadura

Pons sostiene que "es la consecuencia natural del cambio que se ha producido en España"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La dirección socialista hizo ayer un esfuerzo ímprobo para modular sus mensajes a la hora de calificar el apoyo de Izquierda Unida a que la derecha gobierne en Extremadura y cierre casi tres decenios de poder socialista.

Resignado el PSOE a perder lo que aparentaba ser un feudo, el secretario de Organización socialista, Marcelino Iglesias, recogió tímidamente la invitación a la 'autocrítica' lanzada por el líder de los socialistas extremeños y presidente de la comunidad en funciones, Guillermo Fernández Vara. 'Quizá la relación con grupos extraparlamentarios como era IU en la Asamblea de Extremadura haya sido fría o lejana, porque a veces no es fácil relacionarse cuando no están en el Parlamento', admitió Iglesias.

De aquellos polvos, estos lodos, pero Iglesias rechazó que esa mala relación 'justifique' la 'contradicción' de pretender 'dar un giro a la izquierda apoyando a un Gobierno del PP'. La palabra 'contradicción', manchando la actitud de IU, preside el análisis del PSOE. 'A IU le ha parecido bien que con su abstención deje pasar a un presidente del PP, lo que es una gran contradicción', señaló Iglesias, que calificó de 'lamentable' la decisión final de la federación que lidera Cayo Lara. 'Nos ha dolido', admitió.

En su reflexión, el número tres del PSOE salvó la cara del líder de la federación de izquierdas. Lara 'ha hecho todos los esfuerzos posibles', señaló, para imponer su criterio, contrario al advenimiento de la derecha. 'IU tiene un problema', apuntó Iglesias, acusando recibo de esta disparidad de criterios entre las bases de la federación en Extremadura que han facilitado la llegada del candidato del PP a la presidencia de la Junta extremeñay su núcleo dirigente, que se oponía drásticamente.

El análisis del PSOE exonera al líder de los socialistas extremeños de la pérdida del Gobierno autonómico. Tras la puerta cerrada que guarda las deliberaciones de la Ejecutiva Federal del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero elogió el comportamiento de Fernández Vara tras el 22-M. Iglesias enumeró luego esos adjetivos al calificar la postura del presidente extremeño en funciones de 'templada, respetuosa, sensata, respetable y responsable'.

Zapatero, ante la dirección socialista, como Iglesias ante los periodistas, aplaudió el 'magnífico trabajo' de Vara y ensalzó su campaña 'en un momento muy difícil y complejo para el PSOE', que obtuvo lo reconoció 'un mal resultado' en las pasadas elecciones. Igualmente, advirtió de que la cuestión va más allá de facilitar la investidura de Monago, habida cuenta de que IU tendrá que plantearse ahora si piensa dar estabilidad al nuevo gobierno, por ejemplo apoyando los Presupuestos.

En la atribución de responsabilidades en la derrota electoral del 22-M, 'la tormenta perfecta' de la crisis y el paro se lleva la parte del león, según el diagnóstico de Iglesias.

En el PP, mientras, no podían ocultar su felicidad por ver a José Antonio Monago al frente de la Junta de Extremadura. 'Es la consecuencia natural del cambio que se ha producido en España', defendió el vicesecretario de Comunicación de los conservadores, Esteban González Pons. El dirigente conservador defendió que entre su partido e IU no hay 'ningún pacto'. Y destacó que este solo existe en el País Vasco entre el PP y el PSOE. 'Nos parece increíble que los mismos que gobiernan en Euskadi con los votos del PP, se indignen porque IU se abstiene para que gobierne la fuerza más votada'.

'Si los votos del PP son buenos para gobernar en el País Vasco, también este partido es bueno para gobernar en Extremadura', defendió Pons mientras criticaba el empleo de 'una distinta vara de medir dependiendo de la comunidad autónoma que se trate'.

Pons aseguró que su formación hará un Gobierno 'moderado, de consenso, muy austero y que piense en las cosas que importan a la gente'. Y explicó que los dos objetivos principales de Monago van a ser 'el diálogo y la creación de empleo'

'El 22-M no perdió Zapatero, sino las políticas socialistas. Los votantes dijeron que no estaban de acuerdo con los gobiernos que no habían visto la crisis y no habían sido capaces de luchar contra ella. Por eso el PSOE no conserva ninguno de los gobiernos que sometió a los ciudadanos en las últimas elecciones', fue la conclusión a la que llegó González Pons.

En la sede nacional del PP dan por hecho que el presidente del Parlamento extremeño será de IU pero, explicaron, eso es algo que todavía no está cerrado.