Público
Público

El PSOE se despega y supera ya la ventaja de 2004

Los socialistas superan en 5,1 puntos al Partido Popular, con una tendencia electoral casi idéntica a la de las anteriores generales.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PSOE se despega a falta de cien días para el 9-M. El camino hacia las generales marca una sostenida tendencia al alza de los socialistas que llega a 5,1 puntos de ventaja sobre el PP, según los datos del Publiscopio.

Una vez más, parece que las campañas le suelen ir mejor a los socialistas. La encuesta elaborada mensualmente para este periódico rompe el llamado empate técnico entre ambos partidos, con una diferencia para el PSOE que, incluso, supera los 4,9 puntos que obtuvo en las elecciones de 2004.

Hace un mes la ventaja para el PSOE era de 3,1 puntos, según este mismo estudio. El balance de los acontecimientos políticos que se han producido entre ambas encuestas parece favorecer globalmente a José Luis Rodríguez Zapatero que, además, mejora su valoración ciudadana.

Se contabilizan en ese balance hechos como la sentencia del 11-M y el conocimiento de la presencia en las candidaturas socialistas de Pedro Solbes.

También otros aparentemente negativos para el Gobierno de Zapatero como la crisis ferroviaria de Barcelona o supuestamente beneficiosos para el PP como la oferta de eximir del IRPF a mileuristas.

En el primer caso, es sorprendente que la tendencia electoral o intención de voto de los socialistas suba en Catalunya, sin que aparentemente le suponga coste alguno la crisis ferroviaria. Todos los partidos catalanes se han situado contra el Gobierno, pero aparentemente no le supone pérdida de votos.

Respecto a la oferta fiscal de Rajoy, es curioso también que el PP no lo rentabilice entre los que teóricamente saldrían beneficiados, los jóvenes mileuristas que no llegan a 16.000 euros de ingresos anuales. El dato que lo demuestra es que al PP va el 19% del apoyo de los nuevos votantes, mientras que al PSOE va el 35%.

Estrategia opuesta

La estimación o tendencia de voto al PSOE es del 42,5%, casi idéntico a su resultado de 2004. Desde septiembre, los socialistas han subido un punto y medio, siempre según los datos del Publiscopio.

A los socialistas el resultado les da el respiro de no sentirse afectados por los acontecimientos teóricamente adversos, les marca una tendencia positiva, pero les saca de la estrategia de la tensión movilizadora. Al PSOE le va mejor mantener la imagen del empate técnico que marcaba la última encuesta oficial del CIS.

También al PP le venía mejor aquel resultado, el que no descarta que puedan ganar en marzo. Sobre todo porque Rajoy quiere a sus votantes movilizados y porque tapa la impresión de estar haciendo campaña rodeado de líderes y lideresas colocadas a la espera de su fracaso electoral.

Según el sondeo, los populares han bajado casi un punto y medio desde septiembre y están ya medio punto por debajo de su resultado de 2004.
El modelo de campaña, por el momento, no puede ser más opuesto. Por un lado el PSOE se dedica a hacer balance de gestión y a despejar las dudas de los nombres, con María Teresa Fernández de la Vega, Pedro Solbes, José Bono y el resto de ministros en las listas.

Los socialistas no avanzan ni una sola propuesta de su programa electoral, por entender que es demasiado pronto.

El PP, en cambio, mantiene todas las dudas sobre los nombres y, aunque es un secreto a voces que Alberto Ruiz-Gallardón irá en la lista de Madrid, Rajoy da orden de no hablar de ello hasta enero. Lo que sí hacen es ir avanzando puntos de su programa, algunos de ellos fundamentales como los de la reforma fiscal.

Fidelidad de voto

El PP es el que tiene una mayor fidelidad de voto, pero el PSOE tiene la ventaja de recibir el apoyo de más nuevos votantes y de electores que se abstuvieron en 2004.

Otro de los datos positivos para el PSOE es el que se refiere a los indecisos. De las cinco posibilidades de los electores con dudas, en tres de ellas están los socialistas, mientras que el PP sólo está en dos.

Es llamativo que hasta un 24,4% duda entre el PSOE y el PP. También lo es que el 4% de los votantes socialistas de 2004 se hayan ido al PP. Ambos datos combinados demuestran que, en contra del tópico, si hay trasvase de voto entre ambos partidos.

Para el PP sigue siendo muy negativo el alto nivel de rechazo y la mala valoración de Mariano Rajoy.