Público
Público

El PSOE destaca que Zapatero aprobó el examen ciudadano

Rajoy acusa al presidente de mentir en ‘Tengo una pregunta para usted’ y de no aportar soluciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La resaca de la comparecencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en Tengo una pregunta para usted de La 1 de TVE no aportó nada inesperado en el terreno político. El PSOE consideró que el líder del Ejecutivo lo hizo más que bien y reforzó su liderazgo, y el PP opinó todo lo contrario.

El portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, José Antonio Alonso, basó su opinión en la encuesta que, minutos después de la entrevista, difundió la agencia Efe a partir de 383 entrevistas. Según Alonso, Zapatero “acertó”. “No es que yo lo crea, sino que el 74% de los espectadores le vieron muy bien”, apuntó refiriéndose al sondeo.

El entorno de asesores del líder del Ejecutivo y el número dos del PSOE, José Blanco, juzgaron, en cambio, que el éxito de Zapatero estuvo avalado por el altísimo porcentaje de seguimiento del programa. En su blog, El cuaderno de Pepe Blanco, apuntó que la audiencia (6.432.000 espectadores, un 30,5% de cuota de pantalla) fue síntoma del reconocimiento de los ciudadanos, que “han valorado su compromiso, su coraje y el trabajo que realiza al frente del Gobierno”.

La previsión y gestión de la crisis económica y la situación del empleo fueron los asuntos por los que más se interesaron los ciudadanos. Pero el líder del PP, Mariano Rajoy, que ha retrasado su participación en Tengo una pregunta para usted hasta después de las elecciones gallegas y vascas, no se quedó satisfecho con las explicaciones del presidente.

Desde Sarreaus (Ourense), donde participó en un mitin preelectoral, Rajoy aseguró que la intervención de Zapatero se basó en “unas mentiras y ninguna solución” a la crisis. Para el dirigente conservador, el presidente mintió porque no reconoció su error al negar la crisis económica. Además, insistió en que la situación por la que atraviesa España es fruto de la política de los socialistas.

“Íbamos a toda velocidad y han decidido pararse”, advirtió Rajoy al comparar la política económica del Gobierno y la del Ejecutivo de José María Aznar. En esta misma línea, para la secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal, lo único que quedó claro en el programa del lunes es que Zapatero “mintió cuando hizo su campaña electoral y en el debate de investidura”, al explicar sus previsiones para la economía española.

Tampoco fue nada positiva la valoración de IU. Su coordinador general, Cayo Lara, consideró que, “sorprendentemente”, Zapatero sólo ofreció “la misma receta que el señor Solbes” para hacer frente a la crisis, “desesperanza para el futuro”.

El diputado de CiU Jordi Jané opinó, por su parte, que el programa televisivo ha permitido demostrar que a la gente “ya no le vale” el “buen talante” del presidente del Gobierno y ahora exige medidas concretas. El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, dijo, finalmente, que “ya ha pasado el tiempo de vender sonrisas y Rodríguez Zapatero ha mordido el polvo de la mala gestión”.

 


De los 100 ciudadanos que asistieron al programa, tan sólo pudieron preguntar 25. No obstante, y a iniciativa propia, Zapatero contestará a los 75 restantes por escrito.

Desde TVE  se explicó ayer que es un sorteo el que determina quién de los 100 ciudadanos es el primero en preguntar. A partir de ese momento, es el presentador del espacio, el periodista Lorenzo Milá, el que va seleccionando a los intervinientes.

Milá conoce de antemano las cuestiones sobre las que va a interesarse cada uno de los participantes, con el objetivo de asegurar la variedad y el ritmo del programa. Aunque éstos tienen la última palabra, ya que pueden cambiar la pregunta sobre la marcha.

 

Se convirtió en la estrella de la noche del lunes y ahora es el nuevo motivo de enfrentamiento entre socialistas y populares. Izaskun Buelta, afectada por el síndrome de Down, y que durante el programa tuvo el coraje de pedir trabajo a José Luis Rodríguez Zapatero, salió del plató completamente satisfecha.

“He tenido la oportunidad de hablar con el presidente después del programa y me ha parecido encantador. Él también parecía estar encantado conmigo porque me ha dado un montón de besos”, reconocía eufórica al finalizar el programa. Ella le exigió al presidente que cumpla con la obligación de reservar el 5% de los puestos de trabajo a personas con discapacidad, incluso en su propio Gabinete. Asimismo, quiso dejar claro que personas como ella, afectadas por el síndrome de Down, son perfectamente válidas para desempeñar labores en la Administración. Zapatero le dio la razón y prometió estudiar el currículum que Izaskun le entregó en mano y que el presidente se llevó en el bolsillo de la chaqueta.

El PP valoró de forma positiva la empatía del presidente con la improvisada protagonista del programa de entrevistas, pero, a través del diputado Miguel Barrachina, exigió al Gobierno que cumpla con el cupo de trabajadores discapacitados establecido también para la Administración Pública.

La respuesta llegó de la mano de la portavoz socialista de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso, María José Sánchez. Ella lamentó “la utilización demagógica” que ha hecho el PP de la respuesta dada ayer por Zapatero, únicamente “para tratar de deteriorar la imagen y la credibilidad del presidente del Ejecutivo”.

 

Uno de los ciudadanos que más apuros hizo pasar a Zapatero fue Rafael Lafuente, que le preguntó por la venta de armas por parte de España a Israel y la utilización de las mismas en la masacre contra la población civil palestina de las últimas semanas. “Las armas vendidas por España no han provocado ningún muerto en Palestina”, sentenció Zapatero. Lafuente no sabe si creerle. Él, que pronunció su pregunta tras informarse “lo suficiente” del tema, criticó tras el programa que “el Gobierno apueste por la paz, pero por lo bajini haga negocio con la venta de armas”.

El asunto puso ayer al Gobierno en un brete. Industria, en un comunicado, aseguró que España no ha autorizado, desde el 2001, la exportación a Israel de “ningún armamento ni equipo que resultase letal ni pudiese ser empleado como material antidisturbios”. Según otras fuentes, también oficiales, lo único que exportó España en 2008 a Israel fueron componentes para la fabricación de armas, entre ellos piezas destinadas a la fabricación de pistolas deportivas.

El pasado día 10 Público daba cuenta de un informe oficial del Gobierno en el que se admitía que en el primer semestre de 2008 España exportó material bélico a Israel por valor de más de 1,5 millones de euros, y no un millón.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, se basó en estos datos para justificar que Zapatero “mintió” en el espacio de TVE. “Mientras en 2006 sólo el 36% del comercio de material de defensa y doble uso fue a parar a las Fuerzas Armadas israelíes, en 2008 ese porcentaje subió hasta el el 94%”, apuntó.

También terció el juez Baltasar Garzón desde Barcelona: “Aunque en algún programa se trata de justificar que las armas no van a determinados sitios, sí que van”, señaló. “Hay que ser consecuente con las palabras”.