Público
Público

PSOE e IU exigen a Tarno que aclare su relación con 'Gürtel'

El PP insiste en que sus cuentas electorales en Andalucía están limpias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La aparición de Ricardo Tarno, número tres del PP andaluz, en la agenda de Pablo Crespo, considerado el lugarteniente de la trama Gürtel, provocó ayer una contundente reacción de PSOE e IU, que exigieron explicaciones a la formación conservadora. La secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, arremetió ayer con dureza contra el PP. 'Es evidente que el caso Gürtel llegó a Andalucía de la mano de los más estrechos colaboradores de Javier Arenas [presidente del PP andaluz]', dijo en alusión a Tarno, quien se ha convertido en azote parlamentario de Manuel Chaves por el caso de los ERE fraudulentos. Bajo el epígrafe 'Temas pendientes', Crespo anotó en septiembre de 2005 en su cuaderno lo siguiente: 'Ricardo Tarno: 36.697 euros+IVA'. Entonces, Tarno, ahora diputado en el Congreso y candidato a alcalde en Mairena del Aljarafe (Sevilla), dirigía el PP de Sevilla. El dietario del número dos de la red y exsecretario de Organización del PP gallego consta en el sumario del caso.

Díaz manifestó que ya se habló de la posible relación con la trama Gürtel de María José García-Pelayo, la exalcaldesa y candidata conservadora en Jerez de la Frontera (Cádiz), y ahora de Tarno. 'Serán muchas las explicaciones que el PP tendrá que dar en los próximos días de cómo la Gürtel fue entrando en Andalucía de su mano y cómo afecta a sus candidatos en las elecciones municipales'. El PP, preguntado por Público, se remitió ayer a las respuestas que dio el propio Tarno a este diario. Tarno negó con rotundidad haber adquirido deuda alguna con el lugarteniente de Correa y también que este pudiera tener una con él.

'Las explicaciones que ha dado Tarno no son suficientes. Hay una anotación que responde a la realidad', manifestó el secretario de Organización de IU en Andalucía, José Luis Pérez Tapias. 'Este hombre agregó no tiene autoridad moral para tirar piedras sobre nadie al no estar libre de pecado'.

Tarno sí reconoció haber mantenido un encuentro con Crespo antes de la campaña de 2004, en el que este le ofreció preparar mítines. 'Le dije que no. Tenemos otros proveedores en Sevilla y no tratamos con nadie de fuera. Fueron 90 segundos. Jamás he recibido pago alguno de este señor ni he vuelto a verles', dijo Tarno a Público. '¿Deberíamos llamar trincón, comisionista o delincuente al señor Tarno por relacionarse con la trama Gürtel? ¿O deberíamos poner bajo sospecha la campaña de 2004?', se preguntó en el Parlamento el diputado socialista Miguel Ángel Vázquez.

Fuentes del PP insistieron ayer en que sus cuentas de la campaña electoral de 2004 están en perfecto estado. Las fuentes insistieron, al igual que Tarno, en que en aquella campaña electoral su partido contrató a la multinacional McCann, que posteriormente pactó con Rialgreen, una empresa de la trama Gürtel, algunos trabajos. Sin embargo, un informe policial incorporado al sumario del caso Gürtel recoge que fue exactamente al revés.

La Policía dice además que 'los fondos públicos recibidos para la financiación electoral y que se destinan a pagar actos electorales revierten a los responsables políticos del PP encargados del control de los ingresos y gastos, distrayendo estos recursos de forma indirecta para su lucro personal'. El informe recoge que presuntamente Bárcenas y los exdirigentes del PP Jesús Merino, Jesús Sepúlveda y Gerardo Galeote recibieron los pagos.

Rialgreen no justificó ante la Cámara de Cuentas de Andalucía sus servicios al PP durante la campaña de 2004. La candidata entonces era Teófila Martínez, hoy alcaldesa de Cádiz. La compañía facturó a los conservadores andaluces 520.491 euros. Las fuentes del PP consultadas ayer por Público insistieron en que sus cuentas de aquella campaña están en perfecto estado de revista.

Crespo también apuntó en su dietario datos sobre la creación de un partido en Valencia para robar votos al PSOE y otros que prueban que la trama conocía la visita del papa antes de que se confirmase.